Portada del sitio > BIBLIOTECA VIRTUAL M.C.H. > Por Santiago Castellano: "Fugaz aunque aleccionadora experiencia bajo los (...)
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Por Santiago Castellano: "Fugaz aunque aleccionadora experiencia bajo los influjos de "Historietas del Amor"

Rolando Revagliatti

Argentina



 
 

A modo de epílogo para “Historietas del Amor”-e

 

 

 

 

 

Fugaz aunque aleccionadora experiencia bajo los influjos de “Historietas del Amor”

 

 

 

 

 

 Abre la puerta: Habitación a oscuras. Entra (entro) con decisión pero no sin cautela, tantea, lo tantean, se deja tantear: Tanta manito para qué. Es hurgado. Oh. Es desvestido. Oh. Es desnudado. Oh. Tanta manito para qué: Ahora ya lo dejan (in)tranquilo, a solas. Encerrado (dentro de sí) en la penumbra comienza a ver. Mira (miro), no sin asombro ve: ¿Ojos de gato? ¿Luciérnagas? ¿Cerraduras? Se acerca, se agacha, se acurruca y ve: Monumental, la contoneante figura avanza, hasta mostrarle el mapa, en detalle, de una anhelante pollera a cuadros. Escucha voces, además. “Sé que para vos, yo, de alguna manera y a contramano, existía, aunque no correspondiese a tu tipología favorita.” Gatea (gateo) hacia un costado: Otra cerradura. Espía, fisgonea, observa, y la fruición lo comienza a desbordar. “Creadas las condiciones de río revuelto, pescar, arrebatar los numerosos peces, los peces atávicos de tu soterrada lujuria.” Se deja llevar. Los cuerpos del otro lado se abrazan, se enloquecen, se sobrepasan. Un temblor lo (me) atraviesa. ¿Fiebre? ¿Éxtasis? Se siente demasiado solo (se siente sentirse solo, más profundo en el hueso aún). Decide probar con otra puerta, roza el picaporte e intenta abrir. No puede. Aguza la pupila y se enfrenta con un par de ojos, ávidos, saltones, neblinosos, que le devuelven la mirada. Se ve mirar en el agua de esos (propios) otros ojos y, horrorizado, súbitamente, se aleja latiendo a más no poder. Decide (decido) seguir el juego hasta el final (¿juega? ¿es un juguete? ¿se deja jugar?), camina, tropieza, se agacha; las escenas, escenarios, giran dentro de sí. “Boca arriba, me anegó un estado de hondo misticismo. La tristeza era una sustancia densa y liviana. “La última cerradura es una tiniebla que lo envuelve en su abrazo cegador, felpa de la noche despidiéndose. Los susurros se acercan, lo toquetean, lo recorren, lo visten, lo empujan hacia afuera, hacia la luz.

 Cierro la puerta, levanto los ojos, dejo de leer.

 

 

 

 

Santiago Castellano

Verano del ‘91

 

 

*”Fugaz aunque aleccionadora experiencia bajo los influjos de “Historietas del Amor”, a modo de epílogo fue incluido en el volumen “Historietas del Amor” de Rolando Revagliatti (RundiNuskín Editor, Buenos Aires, 1991). El texto de Santiago Castellano fue concebido a partir de las versiones de entonces de las prosas “Vergüenzas que afrontar”, “¡A escena, actores!”, “La llama de la patria”, “Debut inocuo”, “La mujer que me llevó a la cama”, “Espectador”, “Her-manos”, “Roger Vadim” y “Llegaron los reyes”.

 

__________________________________________________________

Ver en línea : http://www.revagliatti.net

Este artículo tiene © del autor.

322

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 9

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3243214 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 704 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0