Portada del sitio > EN LAS LIBRERÍAS > EL GRAN FENICIO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL GRAN FENICIO

Raimundo Escribano

España



 

Acaba de aparecer la novela EL GRAN FENICIO, del autor alicantino Raimundo Escribano, con prólogo del escritor José Luis Ferris y editada por el Instituto Alicantino de Cultura Juan GiI-Albert.

Se trata de un texto cuya acción se desarrolla en el interior de unos grandes almacenes por cuyas plantas y departamentos pasan vidas que se mueven, vidas que van de un lado para otro y se cruzan, a veces.

Los Grandes Almacenes son el fenómeno sociológico por excelencia de nuestro tiempo. Forman parte de nuestra vida, marcan estilo y crean adicción. Las cosas que pasan -o podrían pasar- al otro lado de los escaparates de un gran centro comercial, están aquí; han quedado atrapadas entre las hojas de este libro como fragmentos de vida intercalados en el quehacer diario.
 
 
Capítulo 13
 
La historia de amor y desamor de Carlos y Lorena data de cuatro años atrás, cuando él trabajaba en la sección de Deportes de la Sexta Planta. Se conocieron en la cafetería una mañana en que ambos libraban en sus trabajos y enseguida hicieron planes para un futuro compartido. Se casaron dos meses más tarde.
Al principio vivieron unos días apacibles y dulces, en los que a veces, sin siquiera ser conscientes de ello bajaban, abrazados en la escalera mecánica, las diez plantas del centro comercial, como si descendieran de una nube. Fue aquel un único tiempo de entendimiento, justo el que Lorena tardó en darse cuenta de que las ausencias nocturnas de Carlos no eran simples pecados de juventud. A partir de entonces, las cosas tomaron otro cariz. Ninguno sabía nada del otro y ello trajo, sobre todo para Lorena, fatales consecuencias. Carlos se estaba convirtiendo en un tipo sin remedio y pasado el primer encandilamiento, esfumados los efluvios amorosos de los primeros meses, comenzaron los problemas. Una de las mayores decepciones que la joven esposa tuvo que sufrir fue con ocasión del nacimiento del pequeño Charly, en cuyo trance Carlos ni siquiera estuvo a su lado. Se enteró de la noticia por el mensaje que a su móvil le enviaron los padres de ella; mensaje que apenas pudo leer entre vapores de alcohol, en el bar que solía frecuentar y en el que pasaba varias horas diariamente, a veces hasta altas horas de la madrugada.
A pesar de su juventud treintañera, Carlos tiene ideas arcaicas acerca de la familia: viene de una generación en que la mujer casi nunca trabajaba fuera del hogar y su actividad quedaba reducida al matriarcado familiar, desde su condición de reina de la casa. Habiendo hijos -era su criterio- la mujer no debería trabajar fuera, sino dedicarse en exclusiva a su cuidado y educación.
Sobre la cómoda del dormitorio hay una fotografía de la boda, que Lorena ha colocado boca abajo, creyendo que así quedaría despejado su futuro, sin reparar en que las fotos, estén donde estén y cualquiera que sea su posición, siempre miran al pasado. Cualquier día la romperá o la guardará en un cajón, donde quedará olvidada para siempre; aunque, de momento ahí sigue, testimonio gráfico de una fecha y un acontecimiento que deberían ser inolvidables, pero que ella desea olvidar a toda costa. Como único vestigio de aquella malhadada ceremonia, Lorena lleva aún en su mano derecha el anillo de casada, como un escudo protector frente a posibles asaltantes de corazones heridos, conocedores, o no, de su complicada situación sentimental.
Al poco tiempo de ingresar en la empresa, Carlos empezó a tener problemas con varios compañeros y con algún jefe.
Rebelde y desatento, áspero con la clientela, tuvo que ser llamado al orden en varias ocasiones, hasta que, desmotivado y herido en su soberbia, solicitó la baja y desapareció de la empresa y de la ciudad. Días más tarde, mediante un mensaje de móvil comunicó a Lorena que había encontrado trabajo como delegado de ventas de una importante firma de material ortopédico, ocupación que le obligaba a viajar continuamente por todo el territorio nacional.
Carlos llama por teléfono cada semana interesándose por el pequeño Charly, fruto de una convivencia que, no por breve dejó de ser tempestuosa, sobre todo en los tiempos previos a la separación. En algunas de esas llamadas pide tiempo para reflexionar, y en los momentos de mayor lucidez reconoce que no sabe encontrar las coordenadas de su vida. Hace unos días le ha propuesto a su ya casi ex pareja viajar juntos a algún lugar lejano y propicio al descanso y la reflexión, por si fuera posible, poniendo cada uno lo que esté de su parte, evitar la ruptura definitiva. Dice que ha reflexionado mucho, que está arrepentido. Sin embargo Lorena no acaba de decidirse.
Aún quiere a Carlos, pero en los casi cuatro años de vida que compartieron ha descubierto aspectos de su personalidad que la inquietan y la mantienen en guardia. Uno de esos aspectos, acaso el más preocupante, es su recién descubierta propensión a la bebida. Todo indicaba que iba camino de convertirse en alcohólico y más tarde en Dios sabe qué. En más de una ocasión su estado de semiembriaguez ha dado lugar a situaciones de violencia verbal que, por el momento, quedaron
sólo en eso. Lorena intuye, sin embargo, que esas voces, esos primeros gritos pueden ser el prólogo de un futuro doloroso que no está dispuesta a afrontar.
 
...

 

 

 

PUEDE CONSEGUIR ESTE LIBRO EN...

 

En España, el libro está a la venta:

- en la sección de libros de "El Corte Inglés"
- en Alicante, en el Instituto Juan Gil-Albert, calle San Fernando 44

Las librerías interesadas pueden hacer sus pedidos de esta obra a su distribuidora oficial: La Tierra (teléfonos 965/110 192 Y 965/110 288). También se encuentra a la venta en el propio Instituto Alicantino de Cultura, calle San Fernando, 44 en Alicante.

Este artículo tiene © del autor
y no se puede utilizar sin su expreso consentimiento.

195

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 17

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3237549 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 762 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0