Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > Incerteza Cuántica
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Incerteza Cuántica

Marie Rojas Tamayo

Cuba



INCERTEZA CUÁNTICA 
 

A José Luis Fariñas, por su amistad. 

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

 
 

Seré ese grano de arena

Que viajará a transformarse en perla. 

 

Los Dioses

Quieren de nosotros una perfección que no tuvieron. 

 

¿Qué pasará si me niego a la resurrección? 

 

Si las lágrimas se tornan arco iris…

¿Valdrá la pena haber llorado? 

 

Tengo mariposas en las manos: Soy luz nocturna,

Soy árbol seco, soy la única flor en medio del invierno 

 

El rojo del cristal en mis manos.

Pálidos cráneos de piedra,

Rojas catedrales, roja sangre, roja

El agua bendita, rojo sol. 

 

Donde había luz

Solo vio manchas 

 

He muerto demasiadas veces.

¡Déjenme ahora dormir sin sueños! 

 

Bienaventurado sea el que escuche la música

Que no me ha sido destinada.

Bienaventurada

Quien bese tus labios

Cuando yo retorne a ser un Eco. 

 

El castillo infinito de mi mente.

El laberinto sin puertas de la tuya. 

 

En la carretera un hombre muerto.

¿A dónde fue a parar su alma? 

 

Tu aroma en mi almohada

Me hace cuestionar lo incognoscible 

 

Un muro de contención

¡Y tantas pesadillas! 

 

Eran realmente dos frutos: El del mal,

El de la ciencia del bien.

Nadie sabe cuál tomó Eva.

(Se desconoce el paradero de su opuesto). 

 

Oraciones a un dios que vive tras las puertas.

Música de mi barrio, trinos, azucenas.

Añoranza de ti, ausencia… 

 

Por causa de la luz,

No veo caer una estrella. 

 

Si somos la materia creada en el Big Bang,

¿Desde cuándo nos sabemos de memoria? 

 

La única magia cierta es la que inventan los niños

Con piedras, agua, una rama y flores secas. 

 

Soñé, de nuevo, con ese Alguien que me abraza,

Cuyo rostro, familiar, no veo.

¿Será el que me espera tras la luz?

(¿Será que no deseo reconocerte?) 

 

Hemos asesinado La Vida, triste paradoja.

Peter Pan vuela inconsolable,

De ventana en ventana, buscando historias. 

 

Fui destinada a habitar el nido del cuco.

Ningún lugar me pertenece. 

…. 

La incertidumbre de saber quién soy.

El temor de que llegues a olvidarlo. 

 

Anclada en ti, desde entonces, aquella melodía.

Ancladas en mí, desde siempre, las letras de tu nombre. 

 

La hiedra toma mis manos:

Como duende, adivina mis silencios. 

 

Una lápida con mi nombre, en algún lugar del cosmos,

Sin prisas me aguarda. 

 

El camino más recto

Es el más lleno de encrucijadas. 

 

Tu voz nocturna me hace volver el rostro

Y regresar desde el fondo de la eternidad. 

 

El vendaval que lleva a Oz no llega. 

 

Sostengo una tristeza de milenios.

Desde que te adivino, la siento leve. 

 

Se han apoderado de mi sombra.

¿Habré, por eso, de olvidar mi nombre? 

 

Caminé entre escombros diminutos. Supe del odio,

De la saña. Desperté, feliz, de no ser otra Yo. 

 

Mi hija

Me salva de todos los abismos. 

 

Me pregunto por qué, entre tantos colores,

Eligió el Creador el azul para pintarte. 

 

La exquisitez que anida en la pluma de un gorrión.

El mundo entre dos luces, el sonido de la lluvia,

Polvo de mariposas. 

 

El Hombre murió en ella, ¿cómo

Llegó a ser talismán de buena suerte? 

 

Un libro que se escribe solo cada noche,

Un río circular, no entender

Por qué mi mano no traspasa las paredes. 

 

En lo alto de una colina

Una puerta retiene el eco de mis pasos. 

 

Un ángel viejo se posa en mi antesala.

En algún lugar fuera del tiempo comulgo con la muerte. 

 

¿Alguna vez fuimos parte del mismo árbol? 

 
 

Marié Rojas Tamayo

Ilustración: Ray Respall Rojas

(Convergencia, técnica mixta)

 

INCERTEZA DOS: PRELUDIOS 1 
 

Al espectro que colecciona mis grafías 

 
 

¿Cómo se puede recordar lo desconocido? 

…. 

El gato en mi ventana, preludios de Chopin.

El aroma del incienso en los rincones…

Las musas acuden en tropel, saben que hay fiesta. 

 

La semilla sabe que llegará a ser árbol. 

 

Lo invisible,

Lo inconsútil,

Lo eternamente renovado…

 

Mi exceso de recuerdos,

Tu inocente desmemoria… 

 

Un duende vegetal, verde y sinuoso

Juega en tu sonrisa al terminar el día. 

 

¿Qué pasaría si, de pronto,

Hablasen los espejos? 

 

Mido tu amor por la cantidad de veces que imagino

Que piensas en mí, cuando estoy lejos. 

 

El ave que me despierta, cantó ayer. Ni ella,

Ni yo sabíamos que iba a ser su último trino. 

 

Desde el otro lado del cristal, mi rostro

Me pregunta por qué lo he dejado a la intemperie. 

 

¿Qué es más triste: ver la luz de una estrella,

Sabiendo que está extinta, o pensar

En los millones de estrellas que arden sin ser vistas? 

 

Veo demoler una casa.

Me pregunto a dónde irá a morar ahora su fantasma. 

 

¿Cuál será la última letra que yo escriba? 

 

Trata de recordar lo que te dije anoche, en sueños.

Me falta la osadía de decirlo. 

 

Todo nos parece poco y la Vida es demasiado. 

 

Se hizo el silencio. No pasó un ángel:

Los ángeles disponibles estaba consolando

Víctimas de desastres. 

 

El espíritu de los árboles talados viene, manso,

A beber de mi sol y de mis manos. 

 

Mis sueños me llevan al Universo

Donde realmente pertenezco. 

 

Soledad de dos, mejor fórmula

Que soledad en compañía. 

 

Nos marchamos de la casa paterna

Porque allí quedó atrapada nuestra infancia. 

 

Ayer fuimos al bosque donde pastan las quimeras.

En ellas volaron los años en que no supe que existías. 

 

A siglos de distancia

Escucho tus pasos, adivino tus palabras. 

 

¿Cuál, de las que muestro, formará parte

De la oscura sumatoria de mi esencia? 

 

Si un día ves mis alas, jura a los demás

Que nada viste. 

 
 

Marié Rojas Tamayo

Ilustración: Ray Respall Rojas

(“Quimera”, dibujo)

 

INCERTEZA TRES: Serendipias 
 

a esas casualidades aparentes… 

 

Contemplo desfilar los acontecimientos de mi vida.

La mayoría, desconocidos. 

 

Un árbol de ensueños deja caer sus hojas.

No es otoño. 

 

Es inmensamente rico

Quien sabe que nada posee. 

 

¿Me viste al anochecer, reflejada en tu espejo? 

 

La oruga no sabe de milagros

Y se transforma en mariposa. 

 

El mundo que yo veo,

¿Cuán semejante será al que ven los otros? 

 

Encontré una perla en las arcas del joyero, tan perfecta,

Que corrí a ofrendársela a las aguas. 

 

Cada oso de peluche guarda cientos de abrazos. 

 

Si traigo una flor de un sueño: pruebo que nada es real.

Si traigo una flor desde el futuro: rompo la ecuación que sostiene lo creado. 

 

Soy la variable infinitesimal

Que impide que borres el pasado de tu memoria. 

 

La esquela que descubrí en el viejo tomo,

¿Habrá sido escrita para mí, desde otro tiempo? 

 

Guarda la nube la totalidad de inasibles formas

Que puedan caber en nuestra entelequia. 

 

¿Qué nos lleva a creer que nos pertenecemos? 

 

El más inocente de los animales:

La serpiente. 

 

Presume la ola de que borrará tu nombre, e insiste,

Hasta que se retira la marea. 

 

Al agitar un abanico, no sabemos,

A cuántos lémures damos aire. 

 

¿De qué hablan tantas horas los amantes? 

 

Nací sabiendo las respuestas. Con el tiempo

Las fui olvidando. 

 

La sirena cayó en la redes del pescador

Por no creer en leyendas sobre humanos. 

 

Los cien modos de decirte que te amo,

Un solo método de ignorarlos. 

 

El futuro es un error de nuestras mentes. 

 

Tuve un sueño perfecto, al despertar lo había olvidado.

Mejor así, no tengo que explicar esta felicidad sin causas. 

 

Armas de suicidas, templos que atesoraron mensajes,

Residuos de celebraciones y duelos,

Trozos de cristal romos, joyas de la mar. 

 

Eufonía de campanas en medio del desierto. 

 

Más allá del poder de distinguir las señales:

La paciencia y la voluntad para seguirlas. 

 

Si no hubiera nacido, si no te hubiera encontrado,

¡Si no hubieras tomado mi mano!

Si no tuviera que cerrar los ojos para inventarte… 

 

A Borges 

Soñé que alguien me soñaba.

Soñé que mi soñador moría.

¿Cómo pude despertar?

¿Cómo sé que estoy despierta? 

 
 

Marié Rojas Tamayo

Ilustración: Ray Respall Rojas

(El beso, técnica mixta)

 

P.-S.

Marié Rojas Tamayo

Ciudad Habana, 23 de mayo de 1963.

Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC. Licenciada en Economía del Comercio Exterior, Universidad de la Habana, 1985. Graduada de inglés y francés.

Libros publicados: “Tonos de Verde”, relatos, 2004 y 2005, “Adoptando a Mini”, novela, 2005, ed. Fundación Drac, Mallorca. “De príncipes y princesas”, relatos, 2006, Editorial El Far, Colección El Viajante, Mallorca. “Cinco minutos a solas con las musas”, relatos, “Viaje a los astros”, “Locuras temporales”, “Algoritmos y ciudades”, poemarios, Inventiva Social, Argentina, 2010. “En busca de una historia”, novela, Colección Mundo Imaginario, Editorial Andrómeda, España, 2011.

Su obra ha merecido reconocimientos internacionales, los más recientes: Mención Especial en el Premio Lazarillo de Tormes, OEPLI, España, 2009; Premio Ana María Matute 2008 de Ediciones Torremozas y Segundo Premio de Novela Andrómeda de Ficción Especulativa 2008. Sus cuentos y poemas aparecen en más de 50 antologías. Nominada por el American Biographical Institute en el 2004 entre las mujeres destacadas por su relevante aporte a la sociedad. Miembro de Honor de la Academia Brasileña Virtual de las Letras, ABVL.

Este artículo tiene © del autor.

105

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 18

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3240273 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 727 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0