Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > LONDRES, CUESTIÓN SOCIO-EDUCATIVA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LONDRES, CUESTIÓN SOCIO-EDUCATIVA

Camilo Valverde Mudarra

España



 Londres, se han dado unas revueltas, no han sido disturbios raciales, ni políticos ni laborales. Londres es una megalópolis descomunal y cosmopolita, un remedo de la Roma Neronia­na en pleno siglo XXI; allí se han ido agrupando en distintos barrios gentes de distintos sitios y colores, pero que no se integran ni lo intentan siquiera; forman guetos, siguen con sus lenguas y costumbres. No ha ocurrido más que lo mismo que en otras ciudades; es que se han desvanecido las teorías y las promesas de la izquierda, la oferta socialdemócrata se ha derrumbado; han muerto las ideologías del s. XX. A la gente, no se la adormece con subsidios y ayudas, que sólo producen vagos y gandules incapaces de reaccionar ante cualquier contratiempo. El vandalismo y la barba­rie venían llegando, se acercaban sigilosos por las calles londinenses a lomos de la incultura, de la falta de educación paterna y escolar, lo cual fabrica futuros delincuentes, en definitiva la crisis de valores globales que campea en Europa. El que, hoy, con gran fre­cuencia miles de personas, en democracia o dictadura, salgan y se manifies­ten hace pensar que algo está pa­sando, especialmente, cuando eso se convierte en algo corriente y habitual en muchos puntos del mundo. Estos movimientos sociales no parecen simples alborotos callejeros; reflejan un fenómeno socio-polí­tico de alcance que aún no ha recibido su definición histó­rica; pero es un hecho de mucha más gravedad de lo que creen los poderes públicos, los políticos y la gente en general.

No es un problema étnico ni multicultural. Lo sucedido en el Reino Unido es una cuestión socio-educativa, que es algo infinitamente más gra­ve y que afecta a la construcción de las estructuras del Estado; y no es sólo local, es un mal europeo; las falsas teorías educativas de la socialdemocracia ha fracasado. El sistema educativo laxo, lúdico y vacío de contenidos crea niños veleidosos, abocados a la delincuencia; sin estudio y sin esfuerzo personal, sin disciplina y exigencia no hay resultados convincentes. Es cues­tión de ignorancia, de incultura. Estos adolescentes han mostrado su mala formación y su indigencia educativa. Europa, además de la económica, sufre una galopante crisis de valores, por eso, no hay más que re­construir los valores morales y sociales e in­vertir en educación, que los polí­ticos escuchen a los expertos y se tomen medidas serias, incluso, ra­dicales, porque cada día que pasa se convierte en una oportunidad perdida. Los líderes de Eu­ropa deben tomar nota, porque éste es nuestro futuro, si no se corrige esto con sensata rapidez, el porve­nir es ineludible y negro.

Cameron, enérgico y brillante, lo ha explicado perfectamente: «De­masiados hijos nuestros han crecido sin ver jamás a su padre ni su madre ir a trabajar», y añadía: «El gran problema de nuestra sociedad es que muchos chicos crecen sin saber la diferencia entre el bien y el mal». Son los jóvenes inconsistentes, blandengues, delincuentes en potencia que andan sin principios, como los de Tottenham, los vemos en otros sitios, incluso aquí, son los mis­mos. La desgracia es transversal, como el talento y la gra­cia. Esperaban poder pasar por el mundo sin tener que trabajar. Se tragaron todas las iniciativas socialdemócratas sin sentido, en especial la más nociva de todas, la de los derechos adquiridos, pero sin inculcarles justamente los deberes ineludibles; lo realmente adquirido es lo que se obtiene por el esfuerzo y el estudio, los sanos hábitos y el trabajo, como es justo y necesario.

La política de recortes que tra­ía el premier Cameron en estos tiempos de crisis ha soliviantado a la gente acostumbrada a vivir de la sopa boba del bienestar mal en­tendido y eso, sumado a un siste­ma educativo profundamente de­ficitario y devaluado, ha creado el caldo de cultivo del desastre de es­tos días, de ahí, al saqueo el paso ha sido corto; los héroes de esta juventud anárquica son los cantantes de rap y los vende­dores de drogas; está claro que hay que cambiar el sistema de arriba a abajo. La gen­te está cansada de las palabras vacías, de las decisio­nes ineficaces de los gobiernos; demanda cambios políticos y económicos radicales. Mu­chas palabras y muchos gestos, pero todo sigue igual con bolsas de pobreza, de paro, de marginación so­cial que afectan a millones de seres humanos. Por esto y por muchos más motivos, hay masas en las calles y las plazas de aquí y de allá, en este vacío mundo.

 

 C. Mudarra

Este artículo tiene © del autor.

52

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 3

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3239181 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 737 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0