Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > Nueva selección de poemas de Marié Rojas
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Nueva selección de poemas de Marié Rojas

Marie Rojas Tamayo

Cuba



Noche de azules

 

 

Escribe un verso, alma mía,

sobre brújulas y barcos de papel,

sobre rosas amarillas en tu infancia

y ese rostro que ves reflejarse en los espejos,

el aroma a misterio de las catedrales,

la eufonía de campanas que brota

en las noches azules del desierto…

 

Sobre la lluvia que acude a borrar el caos ordenador de la memoria

donde anida un invierno que no quiere ser evocado,

pero vuelve, en la respiración entrecortada de mi amante,

dormitando junto a mi vigilia y ese matiz arcano

que tienen los olivos centenarios cuando sueño.

 

Deja fluir el anima mundi hacia mis dedos,

no temas las evocaciones,

nada es locura en este mundo irracional,

nada existe más allá del árbol que florece en mi ventana,

hoy mi mente es el vacío que llena todo espacio.

 

Ven, contempla la luz oscura de mis ojos,

ven y asómate al pozo del recuerdo.

 

Somos bidimensionales figuritas en papel,

nuestra esencia anida en otra conjunción,

esto es una entelequia de lo que pudo haber sido real,

¿y qué lo es?

 

Dejo ir a lo que amo,

por ver si Amor toma su mano y lo regresa.

Dime si fuimos uno en otra vida,

si lo somos, si nos reencontraremos

 

Pero no me dejes morir en los estruendos de la nada,

no hay tormento peor que ese silencio

donde las palabras pugnan por ser vistas:

cántale al hambre y a los duelos,

cántale a la orfandad del universo.

 

Hay tanta soledad… tan sin remedio,

que ya ni Dios se asoma a vernos.

 

 

Marié Rojas Tamayo

 


Ronda de las estaciones

 

 

Un coro de ranas saluda al que viene desde lejos.

Tres rosas trae, para la reina,

Cubierto de cenizas llega, como el tiempo,

La espada reposa en el zaguán,

Verde amanece en la colina del estero.

 

Bajo la sombra serpentean los recuerdos,

Nadie les dio cobija en el otoño.

La reina duerme al conjuro de su encierro,

El vientre cubierto de hojas muertas,

Ay, del que acuda a perturbar su sueño.

 

La puerta de cristal se quiebra como hielo,

Él, tornándose manjar de bestias,

Saborea el placer de ser veneno,

Ausente de colores y de afanes,

Perdida memoria de otro invierno.

 

¿Dónde quedó el aroma de los velos,

El beso prometido, el hálito del polichinela?

Nadie lo recuerda, todo se torna cruel boceto.

La reina abre los ojos y sonríe,

De su capa caen flores de embeleso.

 

El coro calla, brota el agua del venero,

Fluye del ramaje una oscura eufonía…

Renace en el marjal la sombra del destierro,

Verano sabe más de lo que esconde,

El enigma insondable del deseo.

 

 

Marié Rojas Tamayo

 


1422

 

 

Nadie aplaude a los hacedores de arco iris,

Los mares están llenos de cantos de sirenas

Destinados a apagarse en el anonimato.

 

La piedra filosofal rueda por los caminos

Y cada cinco segundos muere un hada.

No hay hogueras para los que sobrevuelan los tejados.

 

Sin violines ni conjuros practicamos la eutanasia

De una vida sin fuego, sin alquimia, sin la duda

De saber quiénes somos, dónde estamos…

 

Suerte de tus pasos en mi puerta, suerte de tus ecos

En mis sueños - “solo para saber si estás bien… hasta mañana” -

Suerte de la invisibilidad que generamos.

 

 

Marié Rojas Tamayo

Este artículo tiene © del autor.

139

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3242081 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 726 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0