Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > LA PRIMA DE RIESGO.
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA PRIMA DE RIESGO.

Un nuevo integrante de mi familia, no deseado, la PRIMARIESGO

Carlos Reyes Lima

España



Tanto calor que hasta “la prima de riesgo” sube. La temperatura atmosférica, 30-40 grados. La temperatura económica 400-507 puntos de riesgo, de números que nos aproximan a un sofoco, de cifras altas y de oscuro futuro. la “prima esa”, que sin ser familia nuestra se coló en nuestra mesa.

http://www.mundoculturalhispano.com/IMG/jpg/dsc02100_2.jpg

LA PRIMARIESGO.... Tanto calor que hasta “la prima de riesgo” sube

Autor Carlos Reyes Lima.

Articulo de opinión.

Enero 1999
El verano del cohete
“Un minuto antes era invierno en Ohio; las puertas y las ventanas estaban cerradas, la escarcha empañaba los vidrios, los carámbanos bordeaban los techos, los niños esquiaban en las pendientes; las mujeres envueltas en abrigos de piel caminaban pesadamente por las calles heladas como grandes osos negros”
… “El cohete, instalado en la plataforma de lanzamiento, soplaba rosadas nubes de fuego y calor de horno. El cohete se alzaba en la fría mañana de invierno, creaba verano con cada aliento de los poderosos escapes. El cohete transformaba los climas, y durante unos instantes fue verano en la tierra”…

Ray Bradbury. Crónicas Marcianas. (1946)

El calor artificial

Y así, se hizo este verano de tanto calor. Y así, la temperatura subió.

Tanto calor que hasta “la prima de riesgo” sube. La temperatura atmosférica, 30-40 grados. La temperatura económica 400-507 puntos de riesgo, de números que nos aproximan a un sofoco, de cifras altas y de oscuro futuro. la “prima esa”, que sin ser familia nuestra se coló en nuestra mesa, en nuestro devenir, ya no preguntamos por otro familiar, por las hermanas, por los tíos, por las primas hermanas. Ahora, cada mañana, escuchamos la salud de la PRIMARIESGO. Esperando siempre que ese familiar invasor indeseado deje de existir y se marche con su herencia de miseria.

Ya desde 1946, los cuentos de Ray Bradbury nos habla del calentamiento global y luego más luego de invasiones a Marte, de gente que quería ir a Marte; “Él y otros miles como él, todos los que tuvieran un poco de sentido común, se irían a Marte. Ya lo iban a ver. Escaparían de las guerras, la censura, el estatismo…” (Ray Bradbury) Ahora ya no hay otro mundo, ni un Marte conocido, ni bombas nucleares, no hay tiempo para esas pequeñas cosas, solo mercados, primas, bancos, bolsas, desempleo, la “bomba solo mata pobres”, la explosión y desaparición de nuestro estado de bienestar, de nuestro ahorros.

Con el tiempo descubriremos a los verdaderos invasores, a los beneficiaros de la crisis, rostros conocidos, una y otra vez en la lista de los más ricos del mundo, en revistas que hablan de la riqueza. Pocos son los elegidos en “el mundo de las finanzas”. Nosotros, que somos el mundo real, no saldremos en la foto, ni en las revistas de los más ricos, sí, en las tristes cifras del desempleo, de la mal nutrición, de la mala educación y hasta si me apuran en las listas de los delincuentes.

En fin, no sé cómo hacerlo pero quiero detener a la PRIMARIESGO que solo beneficia a unos pocos y calienta mi verano, mi economía domestica, me deja sin futuro. Quizás lo único que me quede es salir a la calle, sentarme en una plaza, sentarme en una sucursal de un Banco (seguro tienen aire acondicionado) y pedir: quiero ver al jefe, al dueño. Y decirle, que no quiero más primas, ni créditos que no viví, ni burbujas, ni riesgos que no son mis riesgos. Porque los míos, mis riesgos, los que asumo, no me llevan al suicidio, me llevan a la vida. Soy, un poco, más libre y a su vez pringado, por no ser “emprendedor”. Solo quiero llevar un plato de comida, un techo y alguna tarde en el cine con mis hijos e hijas, no dejar deudas ni económicas, ni morales.

Algún día se cansaran de mí en la sucursal y cuando venga el gran jefe, no los payasos, el dueño del circo, le podré decir: Sea capaz usted de llevarse a su familia, su PRIMARIESGO, a su casa, paguen su existencia, dele de comer, cómprele un móvil, que vea la tele, que se distraiga en otras cosas. Dele su apellido, por ejemplo PRIMARATO, PRIMABOTÍN, PRIMACONSTRUCCIÓN… y así hasta que las cosas sean nombradas en su justa procedencia, develando el árbol genealógico de los verdaderos responsables de la crisis.

Yo soy feliz con mis primas de Escaleritas y ellas no son de riesgo.

Carlos Reyes Lima
carlosreyeslima@yahoo.es
Las Palmas de Gran Canaria.

http://www.mundoculturalhispano.com/spip.php?auteur169

Ver en línea : La PRIMARIESGO entro en mi casa

Este artículo tiene © del autor.

183

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 21

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3238656 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 747 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0