Portada del sitio > LITERATURA > Ensayos > EL ROMANTICISMO (II)
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL ROMANTICISMO (II)

El Romanticismo en Hispanoamérica

Meria Albari (Antonio Tortosa Sánchez)

España



EL ROMANTICISMO EN HISPANOAMÉRICA

 

Pretender hacer un estudio de todos los países que, en un tiempo, estuvieron bajo la influencia de la Corona Española, de la Portuguesa, de la Francesa o de la Inglesa sería pretencioso por mi parte, por lo que  solamente citaré aquellos que más directamente tuvieron una implantación en este movimiento.

 

Espero de la benevolencia del lector que sepa perdonar los olvidos y que piense que este modesto estudio solamente pretende ser un paseo para el divertimento del que lo lee y del que lo esta escribiendo.

 

Tradicionalmente, la Literatura Hispanoamericana se ha dividido en  cuatro periodos: Periodo Colonial, Período de Independencia, de Consolidación y periodo Contemporáneo. Serán  el Periodo Independencia y de Consolidación  los que van a coincidir de pleno con el Romanticismo. No en balde este movimiento literario ha sido considerado  como el movimiento más importante de todo el siglo XIX en Hispanoamérica.

 

Estos dos periodos van a coincidir con la independía de estos países de la metrópolis, de ahí  que las características del romanticismo  en Hispanoamérica  tengan unas connotaciones propias: nacionalismo, exaltación de lo autóctono, lucha por la libertad, denuncia social y moral, junto con un exacerbado antiespañolismo a favor de una admiración por lo francés.

 

Otras de las características es la estrecha vinculación que la mayoría de los autores, con independencia de su nacionalidad, tuvieron con la política; quizás esto fue la causa de que, amén de la narrativa, sobre todo la novela histórica y de exaltación de los héroes populares, la poesía, el ensayo y los artículos periodísticos adquirieran un desarrollo relevante. 

 

Londres fue la capital europea  que acogió a un gran numero de escritores hispanoamericanos y, por lo tanto, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que sirvió de puente entre la vieja Europa y América. Las áreas que estaban bajo la influencia de otras naciones europeas  siguieron caminos muy parecidos, salvando las diferencias culturales propias de cada metrópolis.

 

El género literario que más se desarrolló  fue, sin lugar a dudas, la narrativa en sus distintas  modalidades.

 

Aunque está fuera de toda duda que este movimiento entra de la mano de Argentina y México, no por eso tenemos que olvidarnos del cubano José Maria Heredia, del venezolano Andrés Bello y del ecuatoriano José Joaquín Olmedo.

 

ARGENTINA

 

Para hablar del Romanticismo en Argentina necesariamente tenemos que hacer referencia al Salón Literario fundado en 1837 por el  librero y escritor uruguayo Marcos Sastre, en la ciudad de Buenos Aires y de la clandestina Asociación de Mayo. Este salón fue el lugar de encuentro y reunión de las mejores plumas de romanticismo y dio nombre a la llamada "Generación del 37"

 

Pensar que esta generación solamente se limitó a un quehacer meramente literario es, cuanto menos, infravalorarla. Esta generación tiene una serie de características propias: casi la totalidad de sus miembros tuvieron que exilarse a los países vecinos donde algunos de ellos  ocuparon puestos relevantes en la política; exilio debido a la férrea oposición que le hicieron a Rosas. Muchos de ellos viajaron a Europa para completar su formación, viaje que en algunos casos hicieron a cargo del país que les dio acogida y en otros gracias a su propio patrimonio. Todos tienen un marcado sentido patriótico, junto con un visible distanciamiento de España, y, algunos, hicieron compatible su actividad literaria con la política llegando  a la presidencia del país, caso de Faustino Sarmiento. La influencia francesa es notoria, bien directa o indirectamente a través de los textos ingleses y alemanes que le llegaron traducidos del francés. Las  influencias, en su pensamiento, de  la escuela de Saint-Simón, los eclécticos franceses y las doctrinas evolucionistas de Herbert Spencer y Charles Darwin son manifiestas.

 

Tradicionalmente se ha considerado al relato El matadero (1838) y al poema La cautiva (1832) incluido en Elvira o La novia del plata, de  Esteban Echeverría ( 1805- 1851) como las primeras manifestaciones románticas en el continente. Las influencias de Lord Byron y de Espronceda se pueden ver claramente en su poema, publicado después de su muerte, El ángel caído.

 

Unas de las personalidades más ilustres del cono sur fue, sin lugar a dudas, Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888). Hijo de militar, autodidacta, desarrolló una intensa actividad tanto literaria como política y pedagógica. Intervino con el grado de Subteniente en la Guerra civil que se desencadenó en las provincias  Unidas de Río de la Plata al lado del bando liberal. Enemigo declarado de Rosa se exilia a Chile regresando en el 1836 a San Juan donde había nacido. En su ciudad ejerce como maestro y  continua con su oposición a Rosas   por lo que tiene que volver a exiliarse a Chile,  afincándose en  Santiago, donde comienza su actividad como periodista.

 

En 1842 funda el Progreso y es nombrado director de la escuela Nacional de Preceptores. Un año después publica Mi defensa  y aparece Su memoria sobre la ortografía americana; hacia el 1845 empieza a publicar, por entregas, en el Progreso,  su Facundo, civilización y barbarie.

 

En este mismo año es comisionado por el gobierno de Chile para  estudiar los sistemas educativos de distintos países de Europa, África, Estados Unidos y Canadá. Las experiencias de este viaje fueron recogidas en su obra Viajes por Europa y América, 1845-1847.

Su regreso definitivo a Argentina se produce en el 1855, afincándose en Buenos Aires donde trabaja como redactor en el Nacional y  como profesor de  Derecho Constitucional en la Universidad Nacional. Anteriormente toma parte en la batalla de Caseros (1852) que supuso la caída definitiva de Rosas.

 

En 1859, siendo concejal y senador por Buenos Aires, participa en la Convención Constituyente que, un año después, reformaría la Constitución de 1853 para poder integrar la provincia de Buenos Aires como parte de Confederación Argentina. Entre el 1862 y 1864, fue gobernador de la provincia de San Juan donde había nacido. Los próximos tres años los pasa en Estados Unidos como ministro plenipotenciario. A su regreso en 1868, y tras vencer a Bartolomé Mitre, es elegido presidente de la Republica.

 

Durante su mandato (1868-1874) se realizaran mejoras tanto en el plano social como el económico. Da un gran apoyo a la enseñanza a la que considera un pilar fundamental en el desarrollo de la nación. Durante este tiempo codifica el Derecho Civil.

 

Posteriormente  es nombrado Director General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires,

cargo que compatibiliza con el de senador, e inicia una reorganización del sistema escolar. Muere en 1888,  en la ciudad paraguaya de Asunción país al que se había desplazado para preparar un proyecto educativo para este país.

 

Antes de su muerte, amen de varios ensayos sobre problemas educativos, publica Conflictos y aramonias de las razas de América (1883) y una biografía de su hijastro, La vida de Dominguito (1886)

 

Juan Bautista Alberdi (1810-1884), sociólogo, jurista y político argentino, su obra ejerció una considerable influencia en las instituciones políticas argentinas.

Nació en Tucumán y murió en París, ciudad en la que se exilió después de la derrota del general argentino Justo José de Urquiza. Su vida estuvo plenamente entregada a una actividad política e intelectual en la que se combinaron la acción social con la reflexión crítica sobre la misma. Fundó varios centros culturales y sociales, así como diversos medios de comunicación. Desempeñó misiones diplomáticas como ministro plenipotenciario en Francia, Estados Unidos, Reino Unido y España.

Su obra sociológica más importante fue publicada después de su muerte por iniciativa del gobierno argentino. El núcleo central de sus reflexiones gira en torno a la creación de las bases de un derecho público en toda América Latina. Para ello realiza un análisis pormenorizado de las posibilidades económicas de Argentina y del resto del continente, prestando especial atención a sus estructuras sociales.

A la caída del gobierno de Juan Manuel de Rosas escribió Bases para la organización política de la confederación Argentina (1852), obra que influyó poderosamente en la redacción de la Constitución de ese mismo año. De entre sus obras destacan: Sistema económico y rentístico de la Confederación (1854), Estudios económicos (1895) y Ensayos sobre la sociedad (1898).

La critica literaria nace con el abogado bonaerense, Juan Maria Gutiérrez (1809-1878), su oposición a Rosas le llevó a exiliarse a Montevideo. Igual que sus compañeros de la  Generación del 37, viaja por distintos países de Europa y de América del Sur. Durante una temporada vive en Brasil y en Chile donde fue nombrado director de la Escuela Náutica.

A su regreso a Argentina es nombrado rector de la Universidad Nacional de Buenos Aires, ocupa un escaño como diputado y la cartera del Ministerio de Exteriores.

En 1875 fue nombrado miembro de la Real Academia Española pero no aceptó este nombramiento.

Aunque hizo algunas incursiones en la poesía, Los amores del payador (1838), su obra fundamentalmente se refiere a la crítica de la obra de autores tales como Pedro de Oña o Esteban de Luca, así como la antología de poesía, América Poética (1840).

Seria un olvido imperdonable no referirnos al que se puede considerar el padre de la Historia moderna del continente y fundador del prestigioso diario La Nación, Bartolomé Mitre (1821-1906).

Es casi reiterativo decir que se opuso a Rosas y que tuvo que exiliarse a países de su entorno. A su regreso en 1852 ayuda al general Urquiza a derrocar al presidente Rosas y un año después, tras su nombramiento como ministro de la Guerra en el gobierno provincial de Buenos Aires, y desde su cargo, se opone al proyecto de Urquiza de que la provincia de Buenos Aires pasara a pertenecer al la republica Argentina. Esto le lleva a un enfrentamiento armado del que sale victorioso Urquiza, en la batalla de Cepeda (1859). Posteriormente es nombrado (1860) gobernador de la provincia de Buenos Aires y en 1861, tras un nuevo enfrentamiento con el general Urquiza, vence a éste en la batalla de Pavón. Un año después es elevado a  la presidencia de la República Argentina.

Durante su mandato, Argentina participa en la Guerra de la Triple Alianza (Brasil, Uruguay, Argentina) contra Paraguay (1865-1870).

Escribió poesía, tradujo a los clásicos, especialmente a Dante; entre sus obras de historia podemos destacar: La Historia de san Martín y de la emancipación sudamericana (1877-1888) y la Historia de Belgrano y de la independencia Argentina

La novela histórica tiene su representante en Vicente Fidel López (1815-1903) quien nos dejó, al más puro estilo de Walter Scott, La novia del hereje (1854) o La loca de la Guardia (1896)

Partiendo de un punto de vista diametralmente opuesto al de Bartolomé Mitré y basándose en leyendas y tradiciones escribió, en diez años, una pintoresca Historia de la República Argentina (1883-1893).

Interesante, Olegario Victor Andrade (1839-1882) poeta, periodista y político. No tuvo necesidad de exiliarse ya que nació en Brasil durante el exilio de sus padres. Políticamente se opuso a los mandatos de Bartolomé Mitre y Faustino sarmiento.

Su actividad como periodista esta ligada a la dirección del periódico bonaerense "La tribuna nacional".

A Andrade se le puede considerar como un romántico tardío  muy influenciado por Victor Hugo. Su obra poética esta recogida en Obras Completas (1887) o los poemarios La vuelta al Hogar y el Consejo maternal  de un marcado carácter intimista.

Por último citaremos a José Mármol (1817-1871), su evolución política, primero partidario de Rosas y después detractor, le sirvió para dejarnos una historia, con influencias de Stendhal, Amalia, sobre la dictadura de Rosas.

Antes de terminar, tenemos que hacer referencia a un movimiento poético que se desarrolló paralelamente y que tiene unas características propias. Me refiero a la llamada Poesía Gauchesca que apareció en la región del Río de la Plata y cuyos máximos representantes fueron Bartolomé hidalgo e Hilario Ascasubi. Este movimiento que por si solo merece un estudio no es el objeto de este trabajo por lo que solo hacemos referencia de su existencia.

 

Este artículo tiene © del autor.

52322

1 Mensaje

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 5

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3384504 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 487 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0