Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > navegando... por el bajío con Augustus.
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

navegando... por el bajío con Augustus.

Diana Gioia

ESPAÑA



También he sido navegante, Augustus, muchos años, he tenido embarcación, estudié y aprendí a llevar su timón, pero lo tuve que dejar: me mareaba. Tuve que reconocerlo: lo mío es la tierra firme, cuando hay marea “j'ai mal au coeur”. Quién me iba a decir a mí que, años más tarde, volvería a navegar en otros mares, desconocidos y peligrosos, desde mi puerto en el campo donde decidí vivir... Internet es un extraordinario medio de compartir conocimientos, sentimientos, aficiones, placeres, pero también es difícil evitar encallar, las aguas, a veces, no son tan cristalinas como se espera y desea, y, si se logra salir, hay que regresar a puerto para arreglar los desperfectos de la embarcación. ¿Debo entender que más vale que hablen de uno aunque sea mal? ¿Qué se nos conozca porque metemos ruido? He frecuentado diversos portales en los que lo interesante era la bomba del día, caiga quien caiga, he visto demasiadas veces para mí cómo se hundía a una persona, virtual, sí, pero tras la que se encuentra un ser de carne, hueso y sentimientos.

No estoy por el sarcasmo, así se lo he manifestado a Ramón Fernández Palmeral hoy mismo, con quien he podido conversar vía correo electrónico (lo cual me ha alegrado mucho pues, ya lo he expresado reiteradamente, soy mujer de diálogo, consenso y sinceridad emocional).   Tal vez con calma chicha no se avance, cierto, pero con vendavales nos rompemos las velas, nos rasgamos los velos, nos quedamos con las vergüenzas al aire, y, pasado el tiempo, leídos los textos y comentarios con la neutralidad que da la distancia, nos preguntamos si no había otro medio de impedir el desastre verbal. También yo me he liado la manta a la cabeza y he arremetido contra alguien cuando me sentía injustamente tratada públicamente. Pero luego no me he gustado porque, con doctorado o sin él, la elegancia es lo más difícil: la sencillez, sin estridencias. Llevo años especializándome en cortesía verbal, ahora en el campo del cognitivismo lingüístico, y cada vez temo más a las palabras, las que decimos a los demás y las que nos decimos a nosotros mismos (la cortesía bien entendida empieza por uno mismo). Son un arma letal, amigo Augus, mortífera, usémoslas con mesura. Preguntémonos si lo que estamos diciendo nos gustaría que nos lo dijeran a nosotros - aunque sea implícitamente - y si no es así, tomemos otro rumbo verbal. Si nos hemos sentido maltratados podemos recurrir a algo tan sencillo como: “Lo que acaba de decir, me ha molestado, me ha hecho daño por tal motivo ... le pido que no lo haga de nuevo”. Si lo vuelve a hacer, ya sabemos con quién estamos tratando, pero cabe la posibilidad de que, ante tal sinceridad emocional, esa persona se quede tan cortada - no se acostumbra a escuchar manifestaciones de sinceridad emocional -, que decida no seguir con la estrategia de acoso y derribo. Será entonces una pequeña victoria de la sinceridad incruenta.

No valgo para la política, lo sé, pero deseo contribuir a apaciguar un poco este mundo virtual, que puede ser de una inmensa riqueza para todos, y si para ello tengo que “amordazar” a alguien, sí, aunque sea a la fuerza y usando de mis prerrogativas, en algún lugar - que no éste, evidentemente, aquí no soy más que una colaboradora de Denis -, lo haré. La democracia, la libertad de expresión no creo que se vean mancilladas por ello, unos pocos insultos o vejaciones más en el éter no van a contribuir a fortalecerla.

Gracias, Augus, siempre por tu interés en todo y en todos, por ser inquieto y sincero, también por ser impulsivo pero tierno, difícil conjugación.

 

Diana Gioia

Este artículo tiene © del autor.

422

1 Mensaje

  • > ... navegando ... por el bajío con Augustus. 7 de diciembre de 2005 19:25

    Diana: de acuerdo en toda la extensión de tu válida reflexión. Muchas veces faltan las palabras humanas, cordiales y sobre todo sensibles, para poder cohexistir en este gran universo de Internet. Un abrazo para ti y para Augusto. Vuestra amiga: Gisela Cueto

    repondre message

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 24

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3239787 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 735 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0