Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > PRESENTACIÓN DEL GATO GOYA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

PRESENTACIÓN DEL GATO GOYA

Antonio Nadal Pería

España



Tardé un par de semanas en convencer a mi esposa de comprar y llevar a casa un gato con la excusa de que desde que me jubilé permanecía mucho tiempo solo en casa y echaba de menos una compañía. En su ausencia, se me ocurría un gato. A ella no le agradó la idea pero al final cedió con la condición de que yo me ocuparía de él y de que la casa no olería mal. Compré un gato siamés en una tienda de animales del casco antiguo de la ciudad. En cuanto me vio entrar en la tienda, el gato, desde su jaula, me maulló como si pidiera auxilio. Era el único que había en la tienda, así que lo adquirí. El dueño, de nombre Mateo, lo sacó de la jaula, lo metió en una caja de cartón en la que abrió unos agujeros para que respirase y la aseguró con una cuerda. "Se lleva un gato especial, se lo garantizo", me aseguró. Pensé que otra cosa no me podía decir si quería venderlo. Una vez en casa, liberé al gato, dio un salto al suelo y desapareció en algún lugar de la casa. Tengo entendido que a los gatos les gusta conocer el terreno en el que han de vivir y eligen sus rincones preferidos. Me había dicho Mateo que tenía unos cuantos meses, sin precisar su edad y me entregó una cartilla con sus vacunas al día, que sospeché falsa. Cuando llegó mi esposa a casa después de su jornada de cajera en un supermercado, el gato apareció, nos rodeó con su cuerpo las piernas y maulló, no sé si en señal de bienvenida o agradecido por nuestro acogimiento en casa. "¿Qué es eso?", me preguntó ella. "El gato del que te hablé, lo he comprado hace un par de horas". Apartó al animal con un pie, suavemente, y marchó hacia el dormitorio para cambiarse de ropa. "Creí que no lo comprarías", me comentó. Unos minutos después salió del dormitorio y aproveché para anunciarle que lo llamaría "Goya". "¿A qué te refieres?", me preguntó. "Al gato, a quién va a ser", insistí. Profirió una carcajada y marchó a la cocina. A pesar de que paso varias horas en casa no sé cocinar ni mi mujer quiere enseñarme. Realizo otras labores caseras, pero nada de cocinar, al menos para los dos. A veces, si me veo apurado, solo en casa por la noche hasta altas horas, me hago una tortilla francesa o me frío un huevo.
Al cabo de unas semanas, mientras leía un periódico sentado en el sofá, el gato Goya, que descansaba a mi lado, levantó la cabeza y habló con voz aguda: "¿Por qué me llamas Goya?". Me quedé sorprendido, no me creía lo que oía. "¿Es que hablas?". "Claro que sí, pero sólo te hablaré a ti y has de mantener el secreto. Si cuentas a alguien que hablas conmigo te creerá un loco porque jamás nadie me oirá decir una palabra, salvo tú", me aclaró, dejándome boquiabierto. "¿Por qué sólo a mi?", acerté a preguntar. "Porque lo he decidido así, sin más", contestó. "¿Te ha enseñado Mateo a hablar?", quise saber. "Aprendí en la tienda escuchando a la gente. Mateo me hablaba con frecuencia y me contaba sus cosas porque se aburría mucho, vendía poco. Me dijo que los dueños de animales caseros hablan a menudo con ellos. Pero no me has explicado por qué me llamas Goya". Le expliqué que fue un pintor aragonés del siglo XIX, uno de los más famosos pintores españoles, reconocido en todo el mundo. "Y qué tengo que ver con él?", quiso saber. "El nombre", le aclaré. Se calló, bostezó, se acomodó en el sofá y se durmió.

Este artículo tiene © del autor.

16

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 23

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3240273 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 727 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0