Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > SonSonando
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

SonSonando

Hablemos de la música cubana

María Eugenia Caseiro

USA



                          Son_sonando.© Por María Eugenia Caseiro


          No creo que pueda esquematizar la historia del Son Cubano, que como los cuarzos blancos y ambarinos que salen de nuestra caña de azúcar, el son se exporta y consume a granel en el mundo entero.

          La música cubana tiene orígenes en el toque y cante africano, como muchos saben, pero encontró además, en esas mismas raíces, los antecedentes que la llevaron a la abundancia en su diversidad, ya que los géneros con que cuenta nuestra música son en ritmos y en lenguaje, la mezcla del temperamento apasionado, y corrientes que no solo están comprometidas con la música, sino con el culto a ella.

          Entre los diferentes toques africanos que arribaron a Cuba con la llegada de la colonia y la institución de la esclavitud, también se encuentran viejos cantos funerarios, motivo por el que no solamente una serie de ellos dedicados a las deidades africanas, posteriormente fueron comprometiendo, en una mixtura, las expresiones del folklore musical español y algo de influencia francesa. Pero definitivamente el caudal del folklore español, combinado con la fuerza de la música africana, generó rápidamente lo pródigo y lo explosivo de la esfera musical cubana. Del aquel híbrido maravilloso nació la criollez, y con ella la evolución, tanto de la vida como de la cultura, y lo que hoy conocemos como ritmos cubanos.

          Los aspectos folklóricos que han rebasado la fusión y hoy toman parte de nuestra música no son otra cosa que esplendorosa “popularidad”, que no conforme con su haber de la música cubana, ha ido ganando terreno, e influenciado de manera paulatina, en el quehacer musical de otras culturas.

          Es en el siglo XX que nuestra música alcanza gran florecimiento, luego de que ya muchos compositores cubanos de la llamada música popular habían creado extensos repertorios en amplitud de géneros, como canciones, danzones, sones, boleros, habaneras, guajiras, zapateos, guarachas, pregones, sones montunos, guaguancoes, cha, cha chaes, mambos, rumbas, congas, tangos congos, pregón, canción de cuna..., como también debemos destacar compositores que llevaron el nombre de Cuba muy en alto a la hora de crear música clásica o de conciertos; zarzuelas, óperas, operetas y mucho más.

          Pero el son, ese son cubano del que estamos pendientes a la hora de redactar este artículo y del que debemos hablar en unas pocas palabras, necesita algo de historia para que quienes aún no lo saben, encuentren mayor motivación a la hora de escucharlo y de sentirlo.

          Dicen que el son nace en la parte más oriental de Cuba, y se cree que específicamente en Santiago, aunque hay quienes no descartan a Guantánamo, lugar en donde se celebraban fiestas populares que datan de tiempos bastante remotos.

          Como género musical y forma dentro de la parte de la nacionalidad de la música cubana, el son se da en las postrimerías del siglo XIX. Es cuando, en los llamados carnavales de Santiago de Cuba, comienza a ganar popularidad, ejecutado en esos inicios con un instrumento llamado “tres”, que se convirtió en el símbolo del son que prevalece hasta hoy día.

           En sus comienzos, el son tenía una estructura musical de repetición de estribillos coreados, de cuatro compases o menos. Esto era conocido como Montuno y en medio de esos estribillos, el solista improvisaba la letra.

           Muy pronto el son se fue estableciendo en las regiones no tan rurales del país hasta alcanzar el centro urbano, y fue entonces adquiriendo elementos de la música europea en cuanto a ordenación, al tiempo que una sección cerrada iniciaba el canto seguida por el estribillo o Montuno, motivo que lo llevó a mejorar las variantes con el ensamble de la improvisación.

           Originalmente y además del tres, la guitarra y el bongó se combinaban en la interpretación del son, las maracas y las claves; estas últimas llamadas la vida del son, ya que se dice que sin claves no hay son posible.

           Ya a principios del siglo XX, el son se extiende por toda Cuba, comenzando a ser interpretado por cuartetos, y seguidamente por sextetos ya entrado 1920. Aquí cabe mencionar al Sexteto Habanero, que ya había tenido su antecedente cuando anteriormente fuera fundado como el Cuarteto Oriental.

           El son: son de los pobres; son de la gente rechazada y marginada por las clases acomodadas del país, que incluso llegó a ser prohibido por el gobierno que lo consideraba un baile inmoral, se permitió el lujo de entrar con un esplendor, sin precedentes, en los salones de baile de La Habana y de otras ciudades importantes, pasando a ser representativo de la música cubana, y seguidamente a recorrer el mundo, llegando a superar, en gusto popular, al propio danzón.

           De gran variedad de formas es nuestro son ya que el son montuno, el son habanero, el changüí, y otros, conforman la lista de tan rico representante de la música cubana.

            Afirman los expertos que el son, es el género musical cubano que ha ejercido su gran poder en la salsa, en su formato y estructura musical, logrando una mezcla arrolladora.

           Opinen ustedes, mis lectores. Yo les dejo con este son, y sigamos:

           Son_sonando


“Son de la loma" autor Miguel Matamoros

Mamá, yo quiero saber
de dónde son los cantantes,
que los encuentro galantes
y los quiero conocer
con sus trovas fascinantes
que me las quiero aprender.

¿De dónde serán?
¡Ay, mamá!
¿Serán de La Habana?
¿Serán de Santiago,
tierra Soberana?
Son de la loma
y cantan en el llano.

¡Sí, señor!
¡Cómo no!

Mamá, ellos son de la loma,
mamá, ellos cantan en el llano.
Mamá, ellos son de la loma,
mamá, ellos cantan en el llano.

 

María Eugenia Caseiro
Ciudad de Miami
2006

Ver en línea : Revista Estrellas Poéticas #12

Este artículo tiene © del autor.

444

Comentar este artículo

   © 2003- 2014 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 27

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 2597408 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 1016 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0