Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > La importancia del lector
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

La importancia del lector

María Eugenia Caseiro

USA



                                   A Julián Yanover
                                           A Poemas del Alma.
                                                    A nuestros lectores,
                                                               almas buscando el alma.

La escritura está a menudo formulada como complemento al juego de la reflexión, especialmente la poesía, que con el uso de imágenes, metáforas, y todo tipo de herramientas que conforman el arte del poeta, descubre a través del lenguaje lírico, de la subjetividad, los efectos de las emociones en el marco de lo que se escribe. Salen a flote sentimientos, que motivados por el deseo y la tendencia de transcribir las ideas, dan origen a una forma, digamos más libre de expresión. Libertad de expresar sentimientos, aunque paradójicamente esté sujeta a reglas de lenguaje, de sintaxis gramatical, de género literario, y también al estilo; y es aquí donde toma sentido la exigencia, aquello que nos mueve a mejorar lo escrito y que a veces nos lleva a cuestionarnos con respecto al resultado.

Valoramos el tiempo de quien hace suya la palabra leída; hecho que estimula y redunda en una mayor aplicación al trabajo, y que a su vez beneficia la relación con el lector, pero también valoramos la buena crítica. El escritor, además de su propio lector, es también lector; debe, por ende, ser su propio crítico llamado a formar parte del constante aprendizaje que nace de ambas actividades.

Muchos sienten el llamado de la escritura, pero no todos tienen la suerte de escribir guiados por una inspiración excepcional, incluso por una no tan excepcional, sin embargo les motiva y les nutre la certeza de saberse leídos, de no quedar al desamparo de la escritura en soledad, y es por ello que escritor y lector crean esa connivencia que genera además un nuevo vínculo: una articulación entre el lector y el texto, que hoy día se facilita en una mayor proporción debido a la propagación y difusión de este tipo de trabajo y de todo arte en general, por la utilización de un medio veloz y de gran alcance, como lo es la Internet.

Si bien sabemos que la escritura es un acto de comunicación; la lectura, es complemento indispensable para esta comunicación. El lector es parte activa y vital que corona o aplasta lo escrito, que añade su propio punto y sabor. Y la escritura, que no es otra cosa que una invitación a la lectura, tal vez provocación a la misma, logra desentrañar, muchas veces con estricta limpieza, los pensamientos y los debates internos de quien escribe, y despertar otro tanto en quien los lee.

Todo acto de comunicación está matizado emocionalmente y pasa, de forma inevitable, por el filtro de subjetividad, tanto de quien emite el mensaje como de quien lo recibe. En la interrelación escritor-lector, la peculiaridad de la función comunicativa o el modo en que el receptor debe tomar el texto, no es exclusiva del texto literario; cada cual obedece a una función comunicativa específica que conlleva a un conjunto de particularidades, reguladas a su vez por principios dilucidados en su condición de fenómeno de interacción social y de actividad cognoscitiva.

Tanto quien escribe como quien lee, aportan su ración al producto, por lo que el fruto del acto de escribir, en un plano subjetivo de comunicación tiene de uno y de otro; recoge, en las más íntimas vivencias, un resultado de esta comunicación, que a su vez origina un nuevo producto que pasa directamente a influir en el lector de manera que lo articula con episodios creados expresamente para ello. Esta comunicación subjetiva, ánima elemental que interrelaciona al lector con el texto, y a su vez con quien lo escribe, no es otra cosa que la fusión de dos actos y el acto de leer, pasa a formar parte del acto de escribir desde el punto en que es concebida la escritura, una vez que incluye al lector en el proyecto del escritor.

Un libro no leído, es como un libro nunca escrito.

Les dejo con estas reflexiones que tal vez les permitirán una nueva valoración del acto de la lectura, y con quienes, en este presente, y en cada número de Poemas del Alma, han dejado en las páginas de este boletín literario, el deseo de que sus palabras pasen a ser, vuestras palabras.

María Eugenia Caseiro
buhowriter@hotmail.com

Ver en línea : Poemas del Alma

Este artículo tiene © del autor.

3887

Comentar este artículo

   © 2003- 2014 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 6

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 2633750 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 797 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0