Portada del sitio > LITERATURA > Cuentos > EL ENCUENTRO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EL ENCUENTRO

Antonio Nadal Pería

España



Sale del despacho en donde trabaja por las tardes y se encuentra con sus dos cuñados, que le invitan a un velador de bar a tomar unas cañas. Después de ser servidos, pregunta a sus cuñados la razón de ese encuentro. "Esto no es casual", dice. "Está claro, queríamos hablarte en privado, sin citas previas ni teléfonos de por medio. Nuestra hermana no ha de enterarse de esta entrevista", le comunica uno de sus cuñados. "Nunca ha de enterarse", insiste el otro. "Me huele mal este asunto", manifiesta. "Te queremos proponer un plan. Nuestro padre, tu suegro, al que sufres en casa, está demasiado viejo, es una carga para todos, especialmente para ti y tu mujer. Hay de por medio una gran herencia y nos corre prisa cobrarla", le anuncia uno de ellos. "Nosotros recibimos un dinero por mantenerlo y no nos corre prisa la herencia", replica. "Sabemos que necesitas el dinero tanto como nosotros o más. Tu mujer, nuestra hermana, nos lo dice, se nos queja de aguantarlo en vuestra casa y vosotros dos andáis mal por eso". "Procuro estar lo menos posible en casa, eso es cierto, y allí siempre discutimos ella y yo por culpa de vuestro padre. Es un hombre inaguantable". Uno de sus cuñados extrajo de un bolsillo del pantalón una cajita. "Dentro hay un par de pastillas. Se las puedes administrar a tu suegro en un vaso de agua, de zumo o de leche. No notará nada. En un par de horas morirá asfixiado. No deja huella, pero no le harán la autopsia. Con 95 años es normal morir por un fallo de corazón". Puso cara de asombro. "¿Me estáis poniendo a prueba o es que queréis reiros a mi costa?". "No creo que tengamos cara de broma", le dijo uno de ellos. "Además de lo que le corresponda de herencia a tu mujer, te daremos nosotros 20.000 euros más". "Sigo sospechando que no habláis en serio", opinó. "Sabes que sí", le replicó uno de sus cuñados. "Me lo tengo que pensar", dijo. "Nuestro padre puede hacerse centenario, como su padre y su abuelo", le recordó un cuñado."¿Aguantarás cinco o más años a tu suegro en tu casa?". "Creo que no", contestó tras pensarlo unos segundos. "Pues coge esta caja y actúa, esta misma noche", le animó un cuñado. Esperó un minuto, después alargó la mano y cogió la cajita, que metió en un bolsillo de la chaqueta. "Esperamos prontas noticias, cuñado", dijo uno de ellos sonriendo. "Y ya sabes, nuestra hermana nunca ha de saber esto", remató el otro.

Este artículo tiene © del autor.

14

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3238656 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 747 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0