Portada del sitio > LITERATURA > Literatura Ertica > DOLOR DE ESPALDA (5 PARTE)
{id_article} Imprimir este artculo Enviar este artculo a un amigo

DOLOR DE ESPALDA (5 PARTE)

Antonio Nadal Pera

Espaa



Mara habla con Elena entre los pasillos de las estanteras del supermercado, ha notado la primera que la segunda estira la espalda en un intento de aliviar las molestias. "Esta tarde, al salir de aqu, podamos ir a casa de esos clientes masajistas si estn libres", le sugiere. "Me da vergenza y no he trado dinero", alega. "El primer masaje no te lo cobran y si quieres estoy yo contigo en el cuarto para que te d menos vergenza. A m me pasaba lo mismo al principio pero ahora voy con toda tranquilidad, son muy amables". Pareci convencerla y cuando entraron Marta y Carlos al supermercado para comprar algunas cosas les abord y les dijo que su compaera Elena estaba dispuesta a acudir esa misma tarde a su casa si ellos podan atenderla. "Haremos un hueco con gusto", contest Marta. "Venid en cuanto salgis de aqu", aadi Carlos. "Iremos sobre las tres y cuarto. La he convencido para estar presente durante el masaje, as que espero un buen espectculo", anunci Mara.

A la hora de terminar el turno, tras cambiarse de ropa, Mara le record a Elena la cita con la pareja de masajistas. "Los dos dan el masaje", pregunt con temor. "Te lo da quien quieras de ellos dos o ambos, lo que prefieras". "Prefiero que sea slo la mujer". "Se llama Marta".

Cuando lelgaron a casa del matrimonio ya estaba preparado el cuarto con la camilla en medio, msica relajante, luz a medias y olor a incienso. "Mi compaera quiere que el masaje se lo d Marta", anunci Mara. "De acuerdo", aceptaron ellos. Le indicaron que entrase en el cuarto, se quitase la ropa, se tumbase boca abajo en la camilla y se tapase con una sbana. "Si quieres te ayudo", se ofreci Mara. Elena asinti con un movimiento de cabeza. Unos minutos despus entr en la habitacin Marta mientras Carlos empezaba a preparar la comida en la cocina. Ante la mirada atenta de Mara, Marta masaje la espalda de Elena colocada delante de su cabeza tras bajarle la sbana hasta la cintura. Despus de unos diez minutos le descubri las piernas y procedi del mismo modo. Sus manos se deslizaron de3sde los tobillos hasta la parte ms alta de los muslos, excitando a la joven. "Es mejor que el masaje sea ms completo", le propuso Marta empezando a deslizar hacia abajo se braga, que dej a la altura de sus pantorrillas. Elena di un respingo pero su compaera le dijo que no se preocupase, que le gustara. Marta le trabaj las nalgas y el valle entre ellas con gran habilidad, haciendo que la excitacin fuese a ms. Lleg un momento en el que le desprendi totalmente de la braga y a dej en una silla y le separ las piernas. Mara se acerc a su cuerpo para contemplar su hendidura. No pudo aguantarse, con ambas manos le separ las nalgas y le pas la lengua por el ano y la parte exterior de la vagina. Elena emiti un suspiro, hizo un movimiento como si quisiera levantarse de la camilla pero Marta le presion por la espalda para que permaneciese quieta. Despus de un par de minutos, le dijo que se diese la vuelta en la camilla y se colocase boca arriba. Elena lo hizo cerrando los ojos. Marta le separ las piernas para que Mara siguiera con la incursin de su lengua por sus interioridades mientras ella le masajeaba los senos. Terminaron al cabo de casi una hora, satisfechas las tres. "Te sientes mejor?", le pregunt Marta. Elena asinti con un gesto de la cabeza mirando intensamente a Mara.

Este artculo tiene del autor.

25

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 19

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3421681 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 560 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0