Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > ESTABILIDAD POLÍTICA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

ESTABILIDAD POLÍTICA

César Rubio Aracil

España



El concepto estabilidad política, muy aireado en la actualidad por nuestras dos grandes formaciones parlamentarias, me hace sonreír y a la vez me llena de indignación. ¿Qué se pretende comunicar al pueblo con dicha frase? En mi criterio, de manera perversa, inculcar a los votantes la idea de que inestabilidad significa desorden y desconcierto político, lo que traducido a un lenguaje simplificado quiere decir rumbo errático y, finalmente, atentado contra el bienestar social: más paro, menor protección por parte del Estado , mayor pobreza y para no extendernos en consideraciones nefastas ni en posicionamientos virulentos, regreso a nuestras antípodas: pan y garrote. Me hace sonreír, digo, porque tan burdo manejo a estas alturas del tiempo, aun siendo consciente de que la formación cultural de la mayoría de españoles es primaria, no lo es tanto el instinto ni tampoco la astucia irracional de quienes, sin entender de oratorias, están inoculados contra el virus de la desvergüenza de algunos de nuestros parlamentarios. Sin embargo, debido al poder tremendo de la sinrazón política, a las acometidas europeas contra los logros laborales alcanzados durante decenas de lustros –Rajoy el primero de la foto-, y a la miseria reinante en este país de ya insoportable deslealtad al deber, los súbditos que conforman el sustrato popular de España sonríen, sí, pero sin poder espantar de la mente el temor que les acosa. Me indigna, sigo diciendo, que se nos esté tomando el pelo diariamente, y cada cuatro años, con todavía más empeño, se burlen de la tropa con promesas que jamás se cumplen pero que llegan a encandilar a los bobos. Bobos estos que, por ejemplo, sin saber lo que dicen ni por qué lo dicen, arremeten despiadadamente contra Grecia, sin darse cuenta, porque muchos de ellos lo ignoran, que el país heleno nos regaló cultura: filosofía, letras y tantas otras virtudes que, ya olvidadas, se han convertido en saetas contra quienes nos ilustraron.

España me da pena, tanta que muy gustoso me ausentaría de la tierra que me vio nacer para recluirme en el silencio de la vida, lejos del cacareo diario de los eternos padres de la patria. Conque desestabilidad política, ¿no? ¿Por qué no decir, en cambio, reposo, inmovilismo, quietud y no acción para evitar sobresaltos a los usuarios de la puerta giratoria, a quienes en su álbum de fotos mantienen una sonrisa forzada que los convierte en arlequines y a tantos otros que, después de habernos choriceado la dignidad, se atreven a sacramentar sus bellaquerías en el comulgatorio?

A nuestro país le hace falta con urgencia hacer temblar el suelo patrio. Sin matar a nadie ni atropellar, gritar a pulmón abierto, sin temor alguno a la “ley mordaza” ni a seguros apercibimientos: Soy un declarado antisistema, porque ya no creo ni en el dios que me habéis estando vendiendo a cambio de mansedumbre y sumisión

César Rubio (Augustus)

Este artículo tiene © del autor.

21

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 19

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3239181 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 737 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0