Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > LA MENTIRA POLÍTICA Y SU REPERCUSIÓN EN LA SOCIEDAD
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA MENTIRA POLÍTICA Y SU REPERCUSIÓN EN LA SOCIEDAD

César Rubio Aracil

España



Cuando un político miente –sea del partido que sea- con la finalidad de conseguir más votos, de ocultar sus despropósitos y corruptelas, de lograr más poder, de arruinar a un adversario o por la causa que sea, además de frustrar a multitud de ciudadanos y de degradar la democracia está inoculando en muchas conciencias el virus del odio, la sed de venganza y el más vigoroso desaliento. Además de estas conocidas reacciones negativas, aun sin darse cuenta de las consecuencias de su perversidad y egoísmo, en la mente del embustero comienza a dictarse la pertinente normativa para prevenir sucesos desagradables. Si, como consecuencia de la falsedad política, se genera una respuesta violenta que por cansancio, hastío y perjuicio social le estalla por sorpresa a la dirigencia estatal, queda el manido recurso de la represión. Irán a la cárcel los “antisistema”, “anarquistas”, “terroristas” y toda una larga lista de personajes desamparados tanto por la mansedumbre social como por la auténtica justicia. Porque, claro, los jueces no pueden atribuirse el poder de juzgar antiguas o recientes mentiras, de las cuales se originan las rebeldías callejeras. Y, comoquiera que el sistema modela mentes y conciencias para defender intereses espurios, quien pierde siempre es el ciudadano que, forzado por la necesidad de insubordinarse, delinque según las amañadas leyes al uso. Por esa razón, en ocasiones he llegado a pensar si es más digno robar que mendigar. (Aclaro este concepto, no sea cosa que vaya a levantar sospechas sobre mi conducta.) Mendigar mediante sumisas postraciones que los políticos cumplan con su deber, ¿es digno? Claro que no. Sin embargo, parece ser que esa es la manera más cívica de proceder. Robar lo que nos han robado y siguen robándonos descaradamente, ¿es menos digno? Negativo. Yo creo que no. En consecuencia, ¿qué hacer? Yo, por mi parte, con este escrito me estoy rebelando, porque a mi edad ya no sirvo para liarme la manta a la cabeza, ¿se me entiende? “España va bien”. ¡Mentira cochina! Paro, salarios de miseria –en ocasiones, no pocas, propios de ancestrales etapas esclavistas-, niños y niñas desnutridos, enseñanza mediatizada por la Iglesia, sanidad muy mermada de recursos y con intenciones de privatizar, abusos energéticos, desalojos forzados del hogar, rebelión de enfermos graves, impedimentos a los pobres para poder realizar estudios universitarios, fuga de cerebros, maltrato a los inmigrantes, corrupción desmadrada, pérdida de soberanía, sumisión a la economía alemana (la foto que no falte para opacar desvergüenzas), marasmo: inmovilidad ciudadana, paralización, quietud… La España que nos merecemos.

César Rubio (Augustus)

Este artículo tiene © del autor.

14

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 19

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3242081 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 726 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0