Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > ME GUSTARÍA SER BOHEMIO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

ME GUSTARÍA SER BOHEMIO

César Rubio Aracil

España



O, más exactamente, poder serlo. Sin responsabilidades familiares ni sociales. Llevar una vida irregular y desordenada tal vez produzca sensaciones día a día novedosas porque, pensándolo bien –o mal, qué más da si la dicha nos acompaña-, escapar del orden establecido, hacerle pedorretas a Mariano Rajoy mientras se asume, por cobarde necesidad, su política neoliberal en extremo opresora, su desprecio por los derechos ciudadanos, sus métodos insolidarios y su constitucionalismo falaz; esta actitud, aclaro, como bien sabe el que se atreve a pensar, produce un cierto placer compensatorio que, al menos, justifica neciamente el comportamiento medroso de millones de españoles fondeados en la rada del conformismo. Yo, sin embargo, prefiero la deriva. Flotar a merced del viento, el oleaje o las corrientes. Sentir el vaivén de los acontecimientos políticos y al mismo tiempo permitir que en mi mente se configuren estados de conciencia capaces de crear reacciones positivas, y luego transmitirlas a los timoratos sin miedo a nada ni a nadie, ¡oh, Dios, qué dicha!

Quizá la solución estuviese en la bohemia, en una disposición generalizada a vivir sin preocupaciones. ¿Que no tengo trabajo? Pues bien, me emborracho de alcohol, de sexo y de profundo desprecio hacia don Mariano, la Cospedal y otros artífices del aislacionismo, y luego, pues eso, a dormir la borrachera y esperar a que despierte la conciencia ciudadana. Y romper los anclajes familiares, hijos y esposa –también la mujer, claro está- que tantos obstáculos ponen delante de quienes, sin Dios ni patria, a lo que aspiran es, sencillamente, a ir perfilando un mundo mejor, más solidario y ecológico; sin tanto rollo patatero que sólo beneficia a quienes todos sabemos y que, por temor a perder la paguita con que dichos cabrones nos engañan, tragamos lo que nos echen.

Me estoy riendo de mí mismo, de las barbaridades que, sin el menor pudor, estoy trasladando al papel con ánimo de que se publiquen. ¿Acaso no tengo derecho a desbarrar, cuando los que nos están dirigiendo en nombre del Supremo Hacedor, de la familia, la bandera y otros símbolos perversos, están haciendo lo que yo nunca he sido capaz de hacer, aun habiendo tenido oportunidades para conseguirlo, todo ello avalado por la ignorancia del pueblo que gobiernan con tanto descaro?

Se nos acercan las Legislativas, qué bien, y la cuadrilla gubernamental nos está poniendo la zanahoria delante de nuestras narices: descenso del paro, desgravación fiscal cuando están acabando con la hucha de las pensiones, incrementos salariales… ¡Jo!, qué alegría. Me voy a emborrachar, pero solamente de alcohol porque, debemos entenderlo, he cumplido ya los ochenta.

¡Hale!, coleguis, a vivir que son dos días.

Este artículo tiene © del autor.

61

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 25

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3333875 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 634 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0