Portada del sitio > BLOGS Y DIARIOS > La Crisis de la edad.
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

La Crisis de la edad.

Carlos Reyes Lima

España



Yo me masturbaba con los ojos cerrados, en silencio, esperando que los personajes de los libros se contagiaran de mi apetito.

Descubro, a mi edad, los juegos amorosos. Busco la juventud, regresar al vértigo de los nuevos amores, de los amantes clandestinos que ayer desaproveche. Las salidas (diurnas, vespertinas, nocturnas) con el gusanito en el cuerpo de la picardía, en acecho, para coleccionar cariños. Antes que el amor me abandone, me transforme en una mujer transparente.

Los mareos internos es el resultado, inevitable, de mi conciencia por el mundo que termina con la edad y, comienza
el sobresalto del amor. Captura y caza. Atrapar y amar. Juguetear con la existencia. ¿Será, el amor pasajero, la nueva fuente de la juventud? No lo sé, jolines, ni quiero saberlo.

Manuel aún espera. Manuel sentirá nervios en las nalgas. Dice que es nuestra comunicación secreta. Predice con escalofríos los malos momentos de nuestra relación.

Con Manuel tuve un subidón la primera vez. Con él llevo años provocando los caminos, pero todo camino cotidiano, como el que lleva al curro, termina por ser aburrido, conocido. Un paisaje que ya no huele, ni sabe a nada, que se deteriora de tanto transitarlo, de tanto conocerlo.

Con Manuel descubrí el sexo y la ideología del amor.
Era una tarde de esas que se me antojan, ahora, como la hora del amor. En la radio casete sonaba la voz de Silvio Rodríguez “Ojalá pase algo que te borre de pronto. Ojalá por lo menos que me lleve la muerte”

Los besos transcribieron con las manos la música que se escuchaba, terminamos componiendo nuestra canción. La estantería con libros no sabía que los cuerpos de los amantes pueden provocar un terremoto. Que los cuerpos se sacuden, que las manos se aferran con pasión a su débil estructura de sostén. Manuel me abrazaba por detrás, me besaba el cuello, buscaba mi sexo recién estrenado para él, preparado para su amor. Al tiempo que leo los títulos de los libros, mientras sus manos rebuscan en mí mis pasiones.

Libros y cuerpos se confundieron en eso que llamamos: “nuestro primer orgasmo”.

Y Manuel no seguía, yo necesitaba más. No recuerdo si más de su pene o más de sus caricias o de los libros con las páginas arrugadas en la prisa del amor.

Manuel quedo semi-desnudo y cómplice de un sueño. Manuel tenía la praxis sexual de las películas porno consumidas en cines de función continua XXX, películas de los 80. Vistas hoy hasta dan nostalgia.

Yo me masturbaba con los ojos cerrados, en silencio, esperando que los personajes de los libros se contagiaran de mi apetito.
Todo orgasmo termina en mí cerrando las manos, queriendo detener el placer. En aquel momento mi mano cogió un libro, arrugo sus páginas, mi humedad se transfirió al libro de Mario Benedetti “Tus manos son mi caricia/ mis acordes cotidianos/ te quiero porque tus manos /trabajan por la justicia / si te quiero es porque sos / mi amor mi cómplice y todo y en la calle codo a codo / somos mucho más que dos”.

De esa forma y sin aviso Manuel se transformó en un personaje de ficción. Y los personajes de los libros en seres reales.

Luego otro libro, ese si contenía las huellas de mis caderas por estar debajo de mí, era el manifiesto del Partido Comunista, leí “Un espectro se cierne sobre Europa: el espectro del comunismo. Contra este espectro se han conjurado en santa jauría todas las potencias de la vieja Europa…”

Así, entro la ideología en nuestro amor.

Ahora me siento escritora, partera del destino de Manuel.

Manuel fuma en la ventana encorvado sobre su tristeza. Mientras Silvio Rodríguez continua su canción “Ojalá pase algo que te borre de pronto, una luz cegadora, un disparo de nieve”… Ojalá pudiera odiarte… “por lo menos… en todos los segundos, en todas las visiones”

También es triste pensar que soy la memoria de lo vivido, de lo tomado, de lo comido y de lo servido. Quiero ser otra pero hasta las canciones, la literatura son de otra época. Jolines con la fuente de la juventud. Joder con mis recuerdos.

Abril 2016

Ver en línea : La Crisis de la edad. TEXTO Fátima Amanda

Este artículo tiene © del autor.

179

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 18

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3238656 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 747 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0