Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > LA TRIBUNA
{id_article} Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA TRIBUNA

César Rubio Aracil

España



Todos los partidos políticos la desean por ser la golosina de la palabra. Da lo mismo la clase de oratoria que la engalane o le ponga crespones negros. El caso es que a los de abajo les alcance el eco de la mentira, la inesperada tronada o el ángelus de mediodía en desentonada copla medieval.


A lo largo de esta misma mañana se ha desarrollado la consabida temática parlamentaria. Que se moje el más tonto. Por ejemplo, VOX, emulando en boca de sapo la síntesis del discurso franquista, tratando de exhumar el virión dictatorial como unidad estructural de los virus, y la fusta para acallar bocas y voluntades. Ha sido lo normal, lo previsto en esta clase de política a ras de tierra. Lo digo en representación anecdótica para, acto seguido, centrarme en la actitud del PP. Veamos.


Ya digo, sin mojarse en la agüita del sí o del no, el hemiciclo a su entera disposición, don Pablo Casado ha trillado la espiga para aventar la paja capaz de aleccionar a su populacho y cegar al pueblo del voto. Misión cumplida. Ataque continuado a la gestión gubernamental sin aportar soluciones y puesta de largo a su reata de voceros que, con toda seguridad, ya estarán sembrando de sustancia excrementicia las redes sociales y los sufridos móviles. Todo este enjambre de palabros y mensajes mediáticos a los difusores de su cuerda, ¿para qué? ¡Hombre, por Dios!, hace tiempo que ha comenzado la precampaña electoral. El PP espera el descalabro de sus oponentes para aprovechar el desconcierto económico que le dé más fuerza aún para privatizar, modificar la enseñanza y doblegar, hasta besar el suelo, a quienes intenten referirse a las bondades del progreso. ¿Ha quedado claro mi mensaje?


El confinamiento seguirá hasta que Dios quiera. Mientras tanto, valiéndose del conocimiento sociológico de sus adláteres, el Partido Popular irá sembrando la semilla de la confusión y de la discordia; y sino, al tiempo.


No creo necesario elaborar un largo discurso para hacer comprensible lo que está sucediendo en este país. El análisis sesudo del acontecer parlamentario le corresponde a los politólogos y catedráticos de la quisicosa. Nosotros, los de a pie, nos conformamos con escuchar lo que nos cuenta nuestra experiencia de años y más años de explotación laboral, de paro, de búsqueda provechosa de los contenedores de basura. Poco más necesitamos para comprender lo que los sesudos varones y cultas señoras de nuestra sociedad caduca nos digan; porque no creo que nadie con un par de dedos de frente se crea lo que nos cuentan quienes nos tildan de comunistas bolivarianos a los que les decimos: tururú.


César Rubio Aracil

Este artículo tiene © del autor.

9

Comentar este artículo

   © 2003- 2020 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visiteurs connectés : 5

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3868547 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 239 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0