Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > SOBRE "ARCAÍSMOS E HIPERRACIONALIDAD"
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

SOBRE "ARCAÍSMOS E HIPERRACIONALIDAD"

En respuesta a Óscar Portela

César Rubio Aracil

España



Aun no sintiéndome a la altura filosófica e intelectual del escritor Óscar Portela (amigo de las Letras y de la Verdad, a quien se le estima en MCH), me atrevo a comentar su artículo, cuyo título abre este escrito, comenzando por el final de tan agudo trabajo.

En efecto, creo, como Poincaré, que "donde termina la física comienza la poesía". Siendo de esta manera –si es que la poesía, también pura matemática, nos puede desplegar hasta cierto punto la película de la esencia universal-, podremos, con la indispensable ayuda de las imágenes literarias, alcanzar cierto grado de verdad negada por el raciocinio maniqueo; porque el discurso heredado por el ser humano, tendente a reducir la realidad a una oposición entre el bien y el mal, sólo funciona en beneficio de los intereses espurios.

El homo sapiens sapiens (hombre que sabe que sabe) se distingue del llamado ser irracional en que éste sabe, mientras el primero es consciente de que sabe. En síntesis, ésta es la diferencia primordial entre ambos animales. El resto de desigualdades, morfológicas y genéticas, no son tan acusadas como para elevar al hombre a la dignidad de dioses. Sin embargo, la cultura griega –sin despreciar el conocimiento de otras civilizaciones- nos ha legado un portentoso caudal de ideas, de las que no es posible desprenderse sin tener a nuestro alcance la exacta alternativa capaz de suplir la sabiduría helénica. ¿Qué filósofo, pues, ha profundizado tanto en el alma humana como para anular la dualidad? Bien y mal, interpretados de manera interesada, nos llevan, como asegura el señor Portela, a la eterna batalla entre ángeles “rubios” y demonios; mas, ¿cómo evitar dicha dicotomía, si la manifestación universal es la que es en esencia y en potencia? ¿Puede algún filósofo desarticular aquello que la Naturaleza ha creado, ella sabrá por qué y para qué? Si en la psique radica el poder humano –la fuerza bruta queda reservada para los seres irracionales-, se necesitaría una imposible revolución contra los designios del Universo (obsérvese que no digo, los designios de Dios) para, al final de la confrontación (irracionalidad suprema), quedar el ser pensante lamentablemente aniquilado. Ésa es, creo, la esencia humana por antonomasia: la desigualdad creadora.

Bien y mal coexisten, ¿cómo no?; debemos aceptarlo aunque sea a regañadientes, pero no de la manera que nos ha sido inculcada dicha idea. En ese espacio es donde quiero ver desplegarse la filosofía, no creando escuelas dispuestas al inacabable enfrentamiento. Claro, esto no es posible ni lo será jamás, al menos mientras los filósofos -no pocos de ellos amparados por los poderes terrenales-, dejando marginados sus intereses intelectuales y crematísticos, no se pongan de acuerdo respecto a una manera de vivir honesta, sin olvidarse de que su esencia (la de la propia vida) es indestructible.

Cito, lo mismo que el señor Portela, a Heidegger: “No existe peor enemigo del pensar que la razón”. Leí a este filósofo, lo mismo que a Nietzsche y a los sofistas. ¿Y qué? Nada especial, aparte de razonar, de la misma manera que los filósofos no pueden prescindir de la “razón” para crear sus inmortales obras.

A estas alturas de mi vida no creo que la razón sea un estorbo para avanzar por el camino de la sabiduría, siempre que nuestros pensamientos respondan a la verdad que nos anima. Verdad ésta no asimilable a la llamada, "verdad absoluta", inexistente desde mi punto de vista. Descartando el dogmatismo y otras intolerancias; permitiendo el poder terrenal el libre raciocinio, ¿qué de malo puede tener la razón? Lo nefasto de la inteligencia humana es la creatividad del miedo. Mientras se alimente el temor con ideas opuestas a nuestra verdad individual, crecerán las fantasmagorías. La ilusión de los sentidos nos traiciona y se opone abiertamente a la capacidad de pensar serenamente.

Espero que algún día, no sé cuándo ni cómo, aparezca una filosofía de la rebelión, no contra el mal, necesario tanto como el bien, sino, como apunta Nietzche, contra las barreras de ambos conceptos.

Señor Portela, corríjame si me equivoco, por favor. Bien y mal están unidos de manera indisoluble, siendo nosotros, los llamados seres inteligentes, quienes estamos fragmentados. ¿Cómo, pues, llegar a este razonamiento sin hacer uso de la razón? Mas no me refiero a la "razón impuesta", sino a la que está "por encima del bien y del mal".

Un saludo, estimado escritor.

César Rubio (Augustus)

Este artículo tiene © del autor.

305

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 12

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3260463 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 461 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0