Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > TOREROS Y MEDALLAS
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

TOREROS Y MEDALLAS

Camilo Valverde Mudarra

España



Se debe especificar la razón y el mérito

En la cuestión de las medallas, se acumulan los disparates; despropósito es la concesión arbitraria, la devolución orgullosa y el desprecio y animadversión mostrados entre toreros.

ZP ha ampliado los ministerios innecesariamente y con gente sin valía ni altura. No se puede hacer ministro a cualquiera. El Ministerio de Cultura ha de ocuparlo alguien, que, al menos, sea culto. La concesión de las Medallas de Bellas Artes no parece ser un gran acierto. No sabemos quiénes son los expertos que designan al torero merecedor, ni qué criterios se han tenido en cuenta para la distinción; si no se especifica la razón y el mérito que se premia, se pueden dar numerosas interpretaciones y agravios comparativos muy desagradables, como así ha sucedido.

No es el interesado el capacitado para determinar su calidad artística. Devolver las dichas distinciones es además de una descortesía, un acto de soberbia basado en apreciaciones subjetivas. La soberbia obnubila y entontece; se dice, que la soberbia desagrada tanto a Dios como a los hombres. En este caso, queda patente que la devolución se ha debido a que se le concedió también a Francisco Rivera, a quien José Tomás y Paco Camino parecen considerar inferior y, por tanto, indigno del galardón; a ellos se unió Morante, con una expresión impropia y despectiva. La devolución ha sido una decisión acalorada, tomada a la ligera bajo los vapores de la comida y del vino. No queremos con esto valorar al nieto de Antonio Ordóñez, no entramos en su calidad como torero, que es relativa y ciertamente, discutida; con sus detractores y partidarios, divide las plazas en pitos y olés.

No será, no debe ser el propio torero el que debe determinar su valía, ni propio de la caballerosidad y cortesía toreras establecer agravios comparativos con un compañero, y menos, ofenderlo y minusvalorarlo. Los toreros se respetan, se aprecian, no se desacreditan, al menos en público. Paco Camino tuvo una excelente trayectoria pisando con fuerza el albero de las plazas, pero no debe dejar que el calor sesteante de la bebida se le suba a la boca ni mostrar la vejez de la gana de caucar y Tomás que, en su fluctuante carrera, ha mostrado aciertos y torpezas no es quien ha de calificarse ni autoencumbrarse en el escalafón.

No se debe gloriar uno por su cuenta; corre el riesgo de ser corregido y devuelto a su sitio. ¿De qué se enorgullece este Tomás, de andar rodando en los cuernos de los toros y de salir ensangrentado casi todas las tardes? ¿De ser un suicida? El buen aficionado sabe, que, en el arrimón y la cogida, no reside el arte del toreo. Toda cogida es signo de error, de descolocación, de haber perdido su sitio y no haberle dado al toro la debida salida, que exige el pase; se debe a que no ha respetado el espacio y el tiempo. No es ninguna maestría exponerse temerariamente a la cornada por suscitar el temor, el grito y el espanto de la sangre por las escalas de los tendidos. El aficionado no va a la plaza a sentir la muerte del torero y saborear su sangre; el aficionado quiere ver que el torero sale con compostura a mandar, templar y someter a la fiera, llevándola siempre toreada y dirigida por los cánones que manda la tradición y el buen gusto. Torear es lidiar; es el arte de dar vistosos pases al toro en el orden del rito y la liturgia, matar con destreza en la cruz a la primera y con elegancia y salir de la plaza indemne y a hombros por la puerta grande. La lidia exige una intención estética, no temeraria.

C. Mudarra

Este artículo tiene © del autor.

160

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 11

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3292325 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 779 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0