Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > La trampa / La fatalidad , dos poemas inéditos de Oscar Portela
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

La trampa / La fatalidad , dos poemas inéditos de Oscar Portela

El poeta y las horas de la vida: Oscar Portela

Oscar Portela

Argentina



Un corazón con demasiadas preguntas
Por Juan Archibaldo Lanús

" Como acostumbras nos sorprendes con resonancias que salen de un alma desgarrada, para rebrotar en el firmamento como fuegos luminosos, que pueden ser descifrados sobre la cosmogonía adonde llegue su espanto.

Los abismos del Ser que busca la consagración de una plegaria sin otro destino que las lágrimas de un naufrago, que espera encontrar la mínima orilla; los laberintos de un corazón con demasiadas preguntas.

El tema del asilo siempre vuelve como querencia o refugio distinta de aquella Itaca de Odiseo porque no se puede volver sino "ir como se va al Paraíso".

El paisaje de una naturaleza exuberante lo construyes con vientos y mediodías, junto a sueños y esperas, estableciendo una unidad entre el hombre y el mundo.

... fluye tu obra con el ritmo jadeante y progresivo que me hizo recordar al mismo tiempo a Frost y Whitman. Sin tiempo como "belonging to the wind" (convirtiéndose en el viento)".

París, 25 de diciembre de 1996

La trampa

poema de Oscar Portela

A Issa: M. Martínez Llongueras.

El zureo de la paloma de la lascivia

Atrapada en la trampa del deseo.

Y el misterio del duende que en otoño

Apaga las cenizas del rescoldo

De la pasión que en el habla

Recóndita del ritmo

Se convirtió en poema.

Eso es todo: el niño que se ahoga

En las miasmas de una espera

Transfigurada ya en estigma del sueño

Del “decir para ser y no del ser para decir”:

El habla ama en mí: habla es deseo.

Intemperie infinita donde se pierde

El calculo y es el silencio guarda

De lo que no llegó.

La paloma es el ángel en la imagen del niño

Que ahora visceralmente herido

Se desangra en la música del cielo

Vacío como ayer cuando el zureo de la lascivia

Se inclinaba al vació de lo que no nació.

FATALIDAD

poema de Oscar Portela

a Luis Prieto

Fatalmente encarcelado en mí

y en la sombría forma de arrojarme a mí mísmo

hacia el lenguaje y ser mundo en el “mundo”

mutilado y sombrío príncipe de Aquitania

de la torre abolida ya condenado al círculo

del laberinto pérfido que apaga todo ardor

de ser en cuerdas ay, vibración y canto.

Por ello mi corazón ya no pregunta.

Los hados del destino me conminan

A proseguir en sombras mí destino.

Fatalidad sin término.

Todo quejido de dolor informa

del luctuoso eclipse

que nos amarra a la imposible espera.

¿Que hacer maña? En ataúd vacío

yace el cadáver de quien fuera el otro

de mi mismo sosias.

Mientras cantaba el canto del camino

en un profundo sueño la cicuta he bebido

para que Poe viva como la firma mía

que es la firma de un ciego.

En ciego túnel.

Los ciegos me rodean.

Ahora Luís, que los feroces hados del destino

me conminan a proseguir en sombras

el camino.

Aquí el poema

P.-S.

LEER A OSCAR PORTELA POR
ISSA MARTÍNEZ

"Quien lee a Óscar Portela se vuelve hambriento, sediento náufrago, humilde y agradecido. Quien lo lee se encuentra a sí mismo en la brutalidad infinitamente bella de sus versos.

Leer a Óscar Portela es darse de frente con la propia vulnerabilidad, con el ser libre que existe conforme con su esencia, y conforme con su nimiedad y grandeza.

No hay una división o límite preciso entre vida, muerte y poesía, por lo tanto el ser se yergue en su soledad, se reconoce en el viento y la flor, en el pasado y en el futuro perfecto que solo existe en el poema, porque se ha nacido desnudo y vulnerable, hecho poema: porque se morirá en el sueño eterno “escribiendo las profecías de lo que no vendrá…”.

Leer a Óscar Portela es reconocerse en la soledad, en la lascivia, en la madurez que lleva implícito al niño, y permanecer en el dolor que, sin éxito, constantemente quiere expulsarnos de sus entrañas.

“Saberse vivo en muerte” es quizá el destino y para llegar a él, tal vez tengamos que nacer y morir mil veces en la cosmogonía de nuestro propio poema, cuyos versos se irán creando a partir de nuestros propios sentidos, de tal forma que podamos existir paralelamente en cada elemento que compone el universo.

Hambrienta, sedienta náufraga o mortalmente herida y sin embargo, más viva que nunca. Así se siente uno después de leerlo"

Ver en línea : www.corrientesaldía.com.ar

info portfolio

Portela en el paraíso de Sevilla con Juanjo Folguera Portela en su viaje hacia las Espérides.

Este artículo tiene © del autor.

470

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 14

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3336129 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 627 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0