Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > LA FIESTA DEL UNO DE MAYO
{id_article} Imprimir este artculo Enviar este artculo a un amigo

LA FIESTA DEL UNO DE MAYO

Camilo Valverde Mudarra

Espaa



Se ha transformado en un evento vaco e insulso, inmerso en un tinglado oficialista

El 1 de Mayo, fiesta de S. Jos Obrero, se ha institucionalizado como el Da de los Trabajadores, que se manifiestan contra la terica explotacin capitalista. Algo que se poda entender en el pasado y que hoy es una antigualla, un objetivo desfasado.

El 1 de Mayo, en efecto, se ha transformado en un evento vaco e insulso, inmerso en un tinglado oficialista, que se zafa de la realidad; en lugar de atacar al Gobierno Socialista que llega a este Mayo con cuatro millones y medio de parados y va hacia los seis, critican al PP y amenazan a la CEOE con la huelga general; esto ya no interesa; en todo caso, slo salen a la calle y jalean los liberados sindicales y sus allegados, para ocultar que viven sin trabajar, para camuflar curiosamente, que ellos, los que no trabajan son los que celebran el da del trabajador.

La manifestacin sindical de este 1 de Mayo se ha prestado a defender cariosamente el inadecuado formulario socialista aplicado a la superacin de la crisis: el derroche y el gasto, aumento del dficit y la eludida reforma laboral. En la crisis econmica que padece Espaa, la afectividad radical del PSOE les ha concedido un culto y favor desmesurados. Zapatero, en su indolente cerrazn, rehsa acometer la insoslayable reforma laboral, por miedo a romper el falso idilio con los sindicatos, que agradecidos le mantienen en buena parte la "paz social".

No les preocupa que sean los propios trabajadores con sus impuestos los que sufraguen los enormes despilfarros de esta larga casta de polticos; ni que se llegue a asfixiar a las empresas hasta el agotamiento de sus actividades y el despido de la plantilla; ni que la clase obrera, que tanto dicen defender, sea, en buena medida, propietaria de las compaas a las que pretenden expoliar; ni, en definitiva, que su desleal postura destruya por todos los costados, la estabilidad financiera del proletariado. Los proletarios, con sus ahorros, se han forjado su patrimonio, compuesto de piso, tierras o acciones de compaas privadas, accediendo as a la propiedad de los "medios de produccin" y al rea del capital, de modo que hoy en el s. XXI, es muy difcil clasificar el mundo del trabajo y poder determinar, si un trabajador autnomo es un patrn explotador o un asalariado sometido. De hecho, las diferencias entre las "clases sociales" ya no son tan patentes como pretende hacer ver la izquierda.

Estas salidas callejeras de mayo han perdido su carcter y fundamento; se han quedado sin su irreal discurso ideolgico; en su arrobamiento izquierdista con ZP, llevados por el sentimentalismo y la demagogia, no atienden ni abordan el debate econmico ni la penuria de muchos cados en la pobreza. Esta gente, acomodada en sus buenos sueldos y subvenciones, en medio de la ruina del empleo y la recesin, entonan el clsico “ande yo caliente” mientras distorsionan su discurso. Slo as, rebuscando argumentos y rehuyendo la reflexin sobre la crisis y el paro galopantes, para no herir al Ejecutivo, han llegado a convertir el Da del Trabajo en un acto mitinero de viso electoral, para apuntalar a sus benefactores del Gobierno, que ha logrado la cifra ms alta de paro producido en la historia de Espaa.

C. Mudarra

Este artculo tiene del autor.

118

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3421670 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 560 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0