Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > URNA Y FUNDAMENTALISMO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

URNA Y FUNDAMENTALISMO

Eduardo Bähr

Honduras



Por su interés y actualidad, reproducimos aquí los artículos publicados por Eduardo Bähr -escritor y actor- en el periódico digital de Honduras "HONDUDIARIO.COM" en fechas inmediatamente anteriores al siniestro golpe militar acaecido hoy en Honduras.

Breve anotación biográfica:
"Eduardo Bähr es uno de los escritores contemporáneos importantes de Honduras. Su obra literaria, a la par con la de Julio Escoto y la del poeta Roberto Sosa, se inserta en las corrientes literarias más vanguardistas del mundo, con una temática que expone el absurdo y las manipulaciones del poder en su patria" (Enciclopedia Libre Universal en Español).


URNA Y FUNDAMENTALISMO


Por: Eduardo Bähr

 

"Mercenarios" llama el monseñor Rodríguez, la más alta representación religiosa católica en nuestro país, a quienes sin recibir un solo centavo -el caso de este servidor-, ponen un poco de su esfuerzo para que las consultas de democracia directa -Encuesta primero y Urna después- se lleven a cabo con el objetivo de que la ciudadanía hondureña pueda tener acceso a su voto verdadero (el suyo, de sí, para sí); se instale una Asamblea Nacional Constituyente y se proceda a redactar y aprobar una nueva Constitución de la República que represente una patria para todos y para todas.

A la sombra de la actual, con su arsenal de ’pétreos’ y la pajilla en el daiquirí  se mecen y se mecieron los grupos de acumulación de capital a costillas de una ciudadanía muerta de hambre. Desde hace treinta años no hicieron más que reforzar hasta el blindaje sus instituciones y su actuación; y llámense éstas Corte Suprema de Justicia, Fiscalía Pública, Banca nacional, Tribunal Superior de Cuentas, Congreso Nacional, Iglesia, Opus Dei o lo que sea, han servido para todos los fines que las oligarquías quieren, menos para lo fundamental del buen gobierno: "Procurar el bienestar del pueblo" (Valle).

De su nutrido polvorín ya han salido falacias, generalizaciones, diatribas y mensajes tendenciosos para una lectura que presenta una sola cara de la página. Pero lo que más han utilizado es un arma que siempre le ha dado resultado a las oligarquías en contra del pueblo hondureño acostumbrado, desde tiempos inmemoriales, a ser manipulado sobre todo por las promesas partidistas y los dictados del púlpito: Esa es la campaña de temor.

Para ejemplificar aquí de qué manera grotesca se ha empleado consuetudinariamente la campaña del temor en contra del pueblo permítaseme citar nada menos que a Harry S. Truman, trigésimo tercer presidente de los EEUU., probable apóstol de los poderosos del patio quien, a punto de echar con las manos un par de bombas sobre indefensos niños, ancianos y mujeres se regodea hablando de cómo asegurar el estilo de vida norteamericano: "El peor peligro que enfrentamos es el peligro de ser paralizados por la duda y el temor. Ese peligro lo traen aquellos que abandonan la fe y se burlan de la esperanza. Lo traen aquellos que esparcen el cinismo y la desconfianza y los que tratan de evitar que veamos nuestra gran oportunidad de hacer el bien para la humanidad. El temor y la ansiedad son emociones, son el interés pagado por adelantado por una deuda que puede que nunca debamos; y socaban la fe, en nosotros mismos, en otros, y en Dios". (En Maxwell)

Hemos visto con gran satisfacción cómo las iglesias de nuestro país se han unido y congraciado de manera esperanzadora. Los jerarcas Rodríguez, Darwin, Canales, Reyes y una fidel comparsa de obispos y congregaciones han decidido por fin llevar el consuelo y la Palabra a barrios tan marginados de las ciudades hondureñas como Villavieja, Flor del Campo y otras sólo en Tegucigalpa, en una campaña de caridad santa que con seguridad no parará hasta llegar personalmente a Brus Laguna y Sangrelaya; Ahuasdakura, Casautara y Pinsabila, dentro de de los permanentemente olvidados departamentos de Colón y Gracias a Dios.

Esa divina explosión de humanidad es más extraordinaria aun, porque proviene de estos hombres de Dios que frecuentemente ponen en sus sermones todo el énfasis en la conversión personal, en la relación personal con Jesús y el Espíritu Santo, para evitar que la gente "se meta en política"; para no permitir que participe en las luchas para cambiar las estructuras pecaminosas de la sociedad misma. (Carney)

De estos santos hombres que, antes de este concilio tan ecuménico dentro de la humilde Honduras, ni se permitían pensar que pueda ser posible una iglesia de los pobres, y no para los pobres; una iglesia del pueblo, una casa de acogida, de solidaridad; una casa para los que no tienen casa, la casa de los pobres. (Casaldáliga)

Con seguridad estos santos varones han cambiado su manera de pensar y de actuar, porque saben a ciencia cierta que una sociedad de desiguales como la que presenta esta sociedad de acumuladores de bienes y capitales termina siendo una inmensa fábrica para producir empobrecidos y ¡por Dios mismo!: ¿Cómo sentarse a la misma mesa de la fracción de pan quien se muere de hambre y quien se muere ’harto de superabundancia’? (Padre Camuñas)

Saben que hay que renunciar a la presidencia de cualquier consejo contra la corrupción porque las listas de los corruptos concuerdan con las de quienes los invitan a sus ágapes y fiestas.

Saben que si los hombres son justos, la sociedad será más justa. Que la sociedad injusta, la sociedad capitalista, egoísta, explotadora, excluyente y violenta, como la que protege a esos grupos todopoderosos que se mecen a la sombra de la actual Constitución no puede más que producir ciudadanos y ciudadanas pobres, miserables y cada vez más carentes de dignidad.

Por todo lo anterior no estará de más asegurar que los ’mercenarios’ creemos, y lo haremos saber contundentemente el 28 de junio próximo, que "la Constitución tiene que establecer las bases para el tránsito del subdesarrollo al desarrollo, de la dependencia a la independencia económica y, desde el punto de vista ético y social tiene que ser, digámoslo parodiando a Martí: el culto a los hondureños, a la dignidad plena del hombre y de la mujer. (Ventura Ramos)

2

URNA Y CLÓSET

Eduardo Bähr

"A propósito del cambio del sistema hacia la independencia: la pobreza, la miseria, la ignorancia, el embrutecimiento debían ser efectos precisos de un sistema tan funesto".

VALLE.

Para atemperar un título de vodevil como el anterior fue necesario comenzar con este epígrafe, aunque el escrito que le sigue no resultara tan solemne como el tema requiere.

Se trata más bien de subrayar algunas reacciones simpáticas que el debate nacional acerca de la encuesta popular del 28 de junio y la consecuente implantación de la cuarta urna, el día de los comicios en el mes de noviembre, ha producido en liebres que saltan de donde menos se espera.

La Democracia Directa impulsada por Zelaya ha tenido la virtud de desenmascarar ideologías embozadas de individuos y grupos que han estado arropados y protegidos por una democracia representativa, clasista y excluyente, redactada a su imagen y semejanza. De pronto los que ha estado modificando y violando la Constitución de la República hacia el antojo de sus intereses económico institucionales y partidistas se han vuelto fieles, activos y furibundos defensores del estatus quo. Como es muy probable que la propuesta los haya sorprendido pegando mármoles en la construcción de su Xanadú, la glorificación que nunca acaba, sin duda, a menos de diez días para que la encuesta se lleve a cabo las instituciones democráticas van a desplegar todo su arsenal. Van a tirar a las calles a burguesas con cacerolas y a fundamentalistas con olor a naftalina. Los cómplices amanuenses continuarán sus diatribas desde los periódicos, las radioemisoras y las televisoras de los dueños del fútbol y de la caridad.

Pero la ejecución de las estrategias ya había empezado, a favor de lo que nunca cambia ni desea cambiar y, por supuesto, cuidándose de mencionar siquiera que la Encuesta es una consulta en la que la gente común, la ciudadanía, tiene la facultad intransferible de votar tanto por un NO, como por el SÍ.

Especial fue la participación del embajador norteamericano Llorens, por lo barroco de su metáfora; pues cuando dijo que había que "vivir en la democracia para no volver a la selva" no se supo a ciencia cierta si se refería a la selva en que viven los white trash de su país, los inmigrantes segregados y gran parte de la juventud norteamericana presa de las drogas en las que un sistema de exclusión estricta, marcado por unos pocos winners en contra de millones de supuestos losers, la tiene orillada; por supuesto, dentro de su democracia. Tampoco se supo si se refería a otra selva y no a la que sirve de morada actual a millones de hondureños y hondureñas sumidos en la miseria, aunque convenientemente protegidos por la Constitución de la república y las instituciones democráticas.

En contra de la encuesta y de la cuarta urna han reaccionado al unísono los medios de difusión social en defensa de las instituciones incluyendo, ya esta vez sin el rostro de benefactores de la sociedad, a las empresas de acumulación económica que son en realidad los periódicos, las radiodifusoras y las televisoras, en las que trabajan de manera asalariada los abnegados periodistas que son objeto, durante un mes tal, de una lluvia de premios y agasajos muy merecidos por su humilde apostolado por parte de políticos, empresarios, poderes del estado, candidatos, universidades, farmacias y pulperías, etc.

Tanta es su devoción democrática que en los foros de opinión ya se ha sugerido, con dejes de fino humorismo, que se debe matar al presidente del país, inhabilitarlo de sus funciones por ineficiencia mental o incapacidad y derrocarlo por medio de actualizados golpes de estado.

En contra de la encuesta y de la cuarta urna han reaccionado connotados defensores de los profundos idearios de los partidos políticos tradicionales hondureños; conocedores conspicuos de las comas y comillas de todas las constituciones que en el mundo han sido; abogados del fuero y de la audiencia nacional, empresarios exitosos, banqueros, peritos mercantiles y bachilleres.

La más alta investidura de la religión católica, por puro milagro aliada en este momento con las llamadas protestantes, también está en contra de la encuesta y de la cuarta urna y a favor de las instituciones (la iglesia, una de las más poderosas económicamente hablando) y no sería extraño que los azufres y llamaradas que lanza desde los púlpitos tengan que quemar irremisiblemente a la gente que desde el gobierno y fuera de él se ha atrevido a proponer un escalón superior de la democracia en el que puedan poner paso los hondureños y hondureñas que en nombre del sistema institucional hacen fila cada cuatro años para votar por sus propios enemigos.

Otras congregaciones, acostumbradas a ’protestar’ desde sus capillas de oro protestan también en contra, porque las decisiones directas del pueblo que tienen que ver con su propio destino no hacen más que abrir las puertas del infierno comunista entronizado ya en casi todos los países de Hispanoamérica y el Caribe.

Viejos y conspicuos ’líderes’ de los partidos políticos, incluido el de gobierno, conocidos en todo el mundo por la perfección de su sabiduría, como Pineda Ponce, Ramos Soto y Ortez Colindres hicieron causa común y llegaron a los programas televisados a defender a las instituciones; algunos de estos protohombres reciben, sin que se sepa el porqué, emolumentos por parte del gobierno al que adversan.

De la unanimidad también fue participe hasta el alcalde capitalino quien, mostrando una ingeniosa manera de calificar a los procesos de cambio dijo que ésta se habría de llamar "la urna de Mickey Mouse".

En fin, en contra de la encuesta y de la cuarta urna hubo hasta recursos de amparo por parte del Ministerio Publico, exclamaciones de sabiduría forense por parte de la Corte Suprema de Justicia, amenazas del Tribunal Superior de Cuentas y reclamaciones de la mismísima Procuraduría General de la República.

Con ejemplar unanimidad democrática se han puesto de acuerdo en que el presidente lo que realmente quiere es perpetuarse en el poder junto con su equipo de gobierno y una nube de asesores; y para nada reconocen que el denominado régimen democrático iniciado en 1980 no ha producido un tan solo gobierno de interés nacional y compromiso con sus gobernados los que, por lo contrario, únicamente han sido utilizados para consolidar un sistema de continuismo institucional que hasta hoy no ha hecho más que generar dependencia, pobreza, exclusión y miseria.

En 1982 otra asamblea constituyente redactó la Constitución que en ese año supuestamente terminó con las fuerzas de dominio militar, en el vértice de la pirámide socio económica y cultural. Sin embargo, lo que se hizo evidente fue que las instituciones se sirvieron de la actual Constitución como garante de sus acciones; para ignorarla, someterla o enmendarla conforme a sus intereses y violarla cada vez que hubiese que actualizar la garantía de tales intereses.

El gobierno, por su lado, y en voz del presidente Zelaya, únicamente responde a los ataques con este enunciado: "el proyecto de la cuarta urna, quien mejor lo interpreta y lo entiende es el pueblo hondureño, que es quien al final decidirá su camino". No obstante algunos de sus funcionarios abonan en razones que implican la necesidad de cambiar la actual Constitución. La ministra Riccy Moncada, por ejemplo, ha dicho que "la Constitución vigente cuenta con varios artículos que deben ser revisados, como el capítulo del sistema económico, el manejo de los recursos naturales"; y el ministro Víctor Meza resume todas las razones en una fundamental: "Honduras necesita un nuevo marco constitucional para reflejar la nueva dinámica de la sociedad hondureña".

Empero, aún hay que responder a planteamientos expresados de manera oblicua, como la mayor parte de las razones que se esgrimen en contra de la encuesta y de la cuarta urna: "¿De qué vale una cuarta urna que lleve a una Constituyente con los mismos políticos de siempre redactando una nueva Constitución que responda y actualice los intereses de la clase política de siempre?", se dice. De hecho, una Constituyente deberá estar conformada por las representaciones de todas las fuerzas concluyentes de la ciudadanía, sin distinciones clasistas, étnicas o de género. Esa probablemente es la razón por la que una interminable fila de políticos, actuales diputados que solamente tienen veinticinco años de ocupar curules en el Congreso, aspirantes a tales expone sus razones y los modos que tienen de proteger a las instituciones, al sistema, a la alternabilidad en el poder, a los poderes del estado de manera infame amenazados; a los partidos políticos y a las familias que, de generación en generación heredan hegemonías y mayordomías partidistas ; y "analiza" las implicaciones que la redacción de una nueva Constitución tendrá para sus intereses pero nunca para los intereses del pueblo que dicen representar y gobernar.

Esa también podría ser la razón por la cual la ultraderecha del Congreso Nacional ha desempolvado la hasta hoy engavetada propuesta del plebiscito y el referéndum, en el entendido de que estos mecanismos de consulta popular (formal y temáticamente especificados por su propia naturaleza) puedan dar al traste finalmente con la propuesta de democracia directa implícita en la encuesta y la cuarta urna. Al respecto, el jurista y asesor presidencial Efraín Moncada Silva ha escrito: "¿Puede utilizarse el plebiscito y el referéndum para reformar los contenidos pétreos de la Constitución? Ya expresamos que aun en la hipótesis de que fuera deseable políticamente introducir mecanismos de democracia semidirecta en una Constitución como la nuestra que establece la forma pura de democracia representativa, esos mecanismos ya sea el plebiscito o el referéndum, o cualquier otro, no podrían utilizarse para reformar los llamados contenidos pétreos establecidos en los artículo 373 y 374 de la Constitución de 1982, porque de hacerlo se traspasaría los límites explícitos a la revisión constitucional que estableció el constituyente originario, que en forma clara, precisa y categórica ordenó en el artículo 374 mencionado que no podrán reformarse, en ningún caso, el artículo 373, el propio 374 y los demás artículos a que este último se refiere".

El plebiscito y el referéndum, aduce Moncada Silva, como mecanismos de democracia semidirecta, pueden ser útiles e importantes para consultar al pueblo acerca de cuestiones fundamentales de interés nacional, pero jamás para reformar lo irreformable.

Y, con estilo tajante el también jurista Gautama Fonseca, refiriéndose al carácter oculto e hipócrita de los contenidos y garantías impresos en la actual Constitución: "Para ser claros, ¿quién de nuestros cuatro ricos no está convencido de que, como se afirmaba en la Europa de la segunda mitad del siglo XVII, ’No hay orden social posible a menos que el bienestar de la minoría sea producto de la miseria y el sufrimiento de la gran mayoría’?

"Nadie ignora, por otra parte, que nuestro orden jurídico es tan sólo un puñado de palabras carentes de sentido, ya que lo único real que estatuye es lo que favorece a los menos, esto es, no a los hambrientos, a los necesitados, a los descalzos, ni a los miserables.

"¿Para qué ha servido, por ejemplo, que el artículo 344 de la Carta Magna prescriba que ’La Reforma Agraria es un proceso integral y un instrumento de transformación de la estructura agraria del país, destinado a sustituir el latifundio y el minifundio por un sistema de propiedad, tenencia y explotación de la tierra que garantice la justicia social en el campo y aumente la producción y la productividad del sector agropecuario’, si los cuatro que en verdad nos mandan pasan por alto la señalada prescripción? ¿Qué ha ganado la sociedad hondureña con que la misma norma estatuya que ’declara de necesidad y utilidad pública la ejecución de la Reforma Agraria’, o que el artículo 345 del cuerpo legal en referencia disponga que ’La Reforma Agraria constituye parte esencial de la estrategia global del desarrollo de la Nación, por lo que las demás políticas económicas y sociales que el gobierno apruebe, deberán formularse y ejecutarse en forma armónica con aquélla, específicamente las que tienen que ver, entre otras, con la educación, la vivienda, el empleo, la infraestructura, la comercialización y la asistencia técnica y crediticia’?"

De las aserciones anteriores se infiere que solamente la redacción de una nueva Constitución puede acabar con la actual y su cúmulo de trampas y argucias. Que solamente una nueva Constitución podría, para el caso, legalizar la medición contemporánea del territorio nacional, obtenida tras sentencias y laudos favorables y después de arduas disputas internacionales, pero anquilosada en la actual por efecto de los "pétreos"; o la equidad de género y la inclusión social absoluta y definitivamente democrática.

Es justo mencionar aquí que intelectuales independientes no están a favor de la encuesta y la cuarta urna, o lo están por lo menos en lo que se refiere al desarrollo técnico de las consultas, porque insisten en que la propuesta presidencial suena a "tambores de continuismo". Al respecto diremos que la propuesta es un hecho concreto y redactado de manera que sus objetivos sean claros y directos y que "el continuismo" pertenece y ha pertenecido al ámbito de la especulación.

Es posible, también, que la propuesta presidencial haya propiciado el que pájaros oportunistas se disfracen de frutos en los árboles. Esa es una opción que la gente empoderada tiene y que debe ser de tal manera inteligente que sepa diferenciar a los leales y activos creyentes en el cambio y a los asalariados de maletín, muy fáciles traidores cuando los vientos cambian.

La propuesta que da paso a la encuesta y a su consecuente cuarta urna no tiene dobleces. Así lo ha entendido la ciudadanía, ahora organizada y dispuesta para lograr el éxito en una causa real y común para todos. No nos parece malo que en este debate (no muy definido como tal, por cierto) los que están en contra hayan decidido salir del clóset y cerrar fila para proteger sus intereses y privilegios de clase y para darse a conocer de manera meridiana en su pensamiento, ya sea éste honesto, conservador u oportunista; al fin, en la encuesta del 28 de junio y en la cuarta urna de noviembre sólo se podrá entrar y la opción democrática es el voto, tanto por el NO, como por el SÍ.

Tegucigalpa, junio, 2009.

3

DEMOCRACIA DIRECTA

LA ENCUESTA POPULAR Y LA CUARTA URNA

 

La Democracia Directa impulsada por Zelaya ha tenido la virtud de desenmascarar ideologías embozadas de individuos y grupos que han estado arropados y protegidos por una democracia representativa, clasista y excluyente, redactada a su imagen y semejanza. De pronto los que ha estado modificando y violando la Constitución de la República hacia el antojo de sus intereses económico institucionales y partidistas se han vuelto fieles, activos y hasta furibundos defensores del estatus quo. Aparejada a esa defensa han desenrollado una estrategia de ataques y ofensa en contra del Presidente y su equipo de trabajo, con la colaboración taxativa de los medios de comunicación, para tratar de convencer al pueblo de que este gobierno es lo que no es.

Las banderas enarboladas tienen que ver con falacias fácilmente rebatibles. Las más importantes son las siguientes:

-La propuesta de Democracia Directa mediante la encuesta y la cuarta urna por parte del Presidente Zelaya se debe a que éste quiere reelegirse y continuar indefinidamente en el poder.

El Presidente Zelaya ha dicho y asegurado reiteradamente que el día 27 de enero del año 2010 va a entregar la presidencia de la república a su legítimo sucesor, elegido entre los candidatos inscritos, en los comicios de noviembre próximo.

-La propuesta de Democracia Directa del Presidente Zelaya es ilegal.

Los más connotados juristas del país han demostrado que una encuesta acerca de la participación popular en relación a la instalación de una cuarta urna durante los comicios presidenciales, de diputados y alcaldes para que la ciudadanía pueda decidir si se llama a una Asamblea Nacional Constituyente que redacte una nueva Constitución actualizada conforme a los retos del siglo XXI y con la participación de todos los sectores sociales de la nación es, además de genuina, legal.

-La propuesta de Democracia Directa del Presidente Zelaya tiene como objetivo eliminar a los partidos políticos constituidos.

Eso no puede ser así por la sencilla razón de que son esos mismos partidos políticos los que están participando con sus candidatos en la justa electoral de noviembre próximo y la encuesta del 28 de junio no tiene que ver con partido alguno sino con la opinión de la ciudadanía.

-La propuesta de Democracia Directa del Presidente Zelaya divide a los poderes del Estado.

Las dirigencias de los poderes del Estado correspondientes al Legislativo y al Judicial han tomado partido contra la propuesta del presidente Zelaya como si esta propuesta representara en su conjunto al poder Ejecutivo el que, tanto en su estructura como en sus ejecutorias estás funcionando de manera normal, con el presupuesto del 2008, lo mismo que los otros poderes del estado. La propuesta de Democracia Directa es una iniciativa progresista y necesaria por parte del presidente Zelaya.

-La propuesta de Democracia Directa del Presidente Zelaya divide a la sociedad hondureña.

Por lo contrario, la propuesta sugiere la inmediata participación activa en la toma de sus propias decisiones por parte de la gran mayoría del pueblo hondureño que ha estado excluido por una minoría enquistada en poderes económicos, sociales y políticos fácticos, amparados por una constitución redactada conforme a sus intereses.

Para todas estas banderas, fácilmente arriables, la institucionalidad privilegiada ha estado utilizando todo tipo de amenazas que incluyen la formulación pública, desde sus medios de comunicación, de atentados contra la vida del mandatario, peticiones de golpe de estado, inhabilitaciones, etc., sin que hasta este momento la ciudadanía se haya hecho eco de tales campañas.

Según el latino barómetro, que mide la percepción y aceptación que los ciudadanos tienen acerca de la democracia, en Honduras, y debido a la naturaleza actual del sistema, hay una severa crisis que se ve reflejada en la certeza de que apenas el 2% de la ciudadanía confía en los políticos, de cuyos partidos ya no queda nada de credibilidad. Después de 30 años de haberse instalado la democracia electoral o formal se hace absolutamente necesario profundizar y mejorar la naturaleza de la democracia. En los inicios de un nuevo milenio, la población exige una democracia participativa, mucho más incluyente; una democracia superior en la que el pueblo deba ser consultado en forma permanente sobre aquellos temas que van han estado y que van a afectar sus vidas.

Esto sólo es posible mediante un sistema político que incluya mecanismos de democracia directa que devuelvan el poder soberano y que haga valedera la máxima universal de que la democracia es el poder del pueblo, para el pueblo y por el pueblo; exactamente como su etimología lo prescribe: "Demos: Pueblo. Kratos: Poder".

LA PROPUESTA DE DEMOCRACIA DIRECTA NO ES DESCONOCIDA EN EL MUNDO ACTUAL

El proceso que la propuesta de Democracia Directa del Presidente Zelaya ha impulsado ya se dio y existe en países avanzados, civilizados y democráticos. En Europa y EE.UU., a partir de los noventa. En Latinoamérica: Chile, Colombia, Argentina, Brasil, Ecuador, Costa Rica, Bolivia, Venezuela y Paraguay se han dado plenamente las condiciones para que suceda; y en Honduras, la propuesta del Presidente ya ha pasado a convertirse en una verdadera y genuina aspiración de miles de hondureños y hondureñas que quieren ser tomados en cuenta, que exigen que se les consulte y que quieren decidir en un sistema verdaderamente democrático las vías que conducen a un destino de desarrollo y equidad. En suma, que haya y se permita una patria para todos.

En muchos de estos países el cambio no sólo ha sido difícil sino dramático y a veces también violento. Eso ha sido el resultado de una oposición cerril y terca de los grupos privilegiados que a toda costa están opuestos a los procesos de profundización, actualización y modernización de la democracia. En esos procesos, sin embargo, han quedado en el camino no sólo los grupos, sino los políticos tradicionales y los partidos políticos que no han sabido interpretar esta aspiración de su pueblo y no han tenido la visión de colocarse al frente y liderar con valentía estos procesos de cambio y de transformación.

En todos esos países los enemigos de hacer avanzar a la democracia y de darle participación y poder de decisión a los ciudadanos han pertenecido siempre a estamentos ultraconservadores; los enemigos del cambio ha sido los grupos de poder que se han beneficiado y enriquecido de los recursos y los beneficios del estado y han usufructuado las instituciones a su conveniencia absoluta, manteniendo sus privilegios a la sombra de la constitución y mediante un sistema político formalista, cerrado y excluyente.

Con esa sola razón bastaría para que la propuesta de Democracia Directa del Presidente Zelaya, mediante la encuesta del 28 de junio y la implementación de la cuarta urna sea un derecho del pueblo hondureño; para que sea de manera fehaciente una exigencia de los ciudadanos y una forma de llevar a la práctica el ejercicio de los derechos constitucionales de participación ciudadana, de los derechos políticos, de la libre expresión del pensamiento, la libertad de expresión y sobre todo el ejercicio de la soberanía por parte del pueblo, que es el que da fundamento al sistema democrático de derecho y fuente del cual emanan todos los poderes del estado.

El gobierno de la república ha hecho una propuesta para realizar una encuesta de opinión el próximo domingo 28 de junio, para que el pueblo decida si quiere que se instale una cuarta urna en el próximo proceso electoral de noviembre, además de elegir a un nuevo presidente, a diputados y alcaldes. Tan simple es la propuesta que brilla por su legalidad y sencillez.

Mediante la encuesta el pueblo también decidirá si quiere que se instale una asamblea nacional constituyente para que se dicte una nueva constitución política que nos permita avanzar como sociedad hacia una democracia superior, incluyente y participativa.

Como puede verse, la propuesta no tiene doblez alguno. No se quiere un camino de violencia y confrontación, como el que se está incitando diariamente desde los medios de comunicación convertidos en poder fáctico impune e inmune, al servicio de las fuerzas más retrógradas de la nación. Ese camino, tan cerca presente, ha enlutado y llenado de tragedia a otros pueblos, a otros países.

Queremos que esa transformación necesaria se haga de manera pacífica y democrática y estamos, por ello, amparados en la legalidad, nuestra y universal: La soberanía corresponde al pueblo del cual emanan todos los poderes del estado. (Artículo 2 de la constitución). Se garantiza el principio de la participación ciudadana. (Artículo 5). Se declara punible todo acto por el cual se prohíba o limite la participación de los hondureños en la vida democrática del país para ejercer sus derechos. (Art.45). Se establece que la persona humana es el fin supremos de la sociedad y del estado y debe protegérsele y defendérsele. (Art.59). Que los hondureños tienen derecho a la libertad de opinión y a la libre cocirculacion de las ideas. Que los ciudadanos tienen derecho a la libertad y hacer todo lo que no esté taxativamente prohibido. (Arts.64.70.71) Y finalmente se basa en la Ley de Participación Ciudadana, que otorga el derecho a los hondureños a pedir al gobierno que se les consulte sobre temas de interés nacional, tomar en cuenta a la opinión pública; y que el pueblo se exprese en ésta y cualquier consulta.

LA PROPUESTA ESTÁ AVALADA POR TRATADOS INTERNACIONALES

La propuesta de Democracia Directa del Presidente Zelaya se fundamenta además en los tratados internacionales. En la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En la Declaración Americana de Derechos. En el Pacto Internacional de Derechos Legales y Políticos. La Convención Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José. Todos ellos suscritos y vigentes en Honduras. Todos ellos garantes del ejercicio de los derechos políticos; el ejercicio de la democracia participativa y la libertad de opinión y de pensamiento.

El gobierno del Presidente Zelaya, después de la encuesta del 28 de junio remitirá un anteproyecto de ley al Congreso Nacional avalado por la opinión de los ciudadanos que se expresan libremente en la encuesta, para que se instale en las elecciones generales de noviembre una cuarta urna con las mismas prerrogativas que las tres urnas que marca la ley y en la que los hondureños y hondureñas podrán decidir si quieren o no la instalación de una asamblea nacional constituyente para dictar una nueva constitución que nos permita, en base a un nuevo pacto social de todo el pueblo, enfrentar con responsabilidad de éxito los retos del siglo XXI.

La garantía de que esta propuesta es legítima lo da el hecho de que éste ha sido el gobierno más exitoso desde que se retorno a la democracia hace 30 años. Que ha propiciado un mayor crecimiento económico. Este gobierno es el que ha logrado una mayor reducción de la pobreza y, junto con el desarrollo económico y la libertad de empresa, ha hecho posible que se beneficien también a los más pobres e indefensos del país. Este gobierno ha sido el más exitoso porque ha llevado a cabo acciones concretas a favor de las mayorías y de las clases medias, como la matricula gratis, la merienda escolar, la reducción de tasa de los intereses bancarios, la baja precio del precio de los combustibles mediante cambio de fórmula. Mantiene la energía más barata de Centroamérica. Ha implementado un salario mínimo digno para la clase trabajadora, sin que hasta este momento se haya decretado un solo impuesto o ’paquetazo’. Este gobierno ha salvado a la ENEE; ha garantizado la protección del bosque y del medio ambiente; ha impulsado proyectos sociales con los acuerdos de Petrocaribe y la ALBA. Este gobierno ¡no ha devaluado la moneda! Ha instaurado por primera vez en la historia del país una política exterior independiente y soberana de puertas abiertas con todos los pueblos y países amigos del mundo.

Sin embargo sabemos que todo eso no es suficiente. Que nuestro sistema político y social requiere transformaciones importantes que nos permitirán rescatar los sectores estratégicos de nuestra economía, modernizar y adecuar los servicios públicos y las empresas estatales en función del desarrollo del país. Un sistema económico en el cual el ser humano sea el fin y el eje principal de nuestro desarrollo con énfasis en un estado incluyente de los pueblos y culturas indígenas nacionales, en la equidad de género y el respeto de los derechos ciudadanos. Que disminuyan las asimetrías sociales, económicas y culturales. Que nos garantice el ejercicio de nuestras libertades políticas en multiplicidad de ideologías, creencias y fundamentos. Que se democratice a los medios de comunicación. Que garantice el usufructo de nuestros recursos naturales en función del beneficio colectivo y que sean permanentes los mecanismos de la Democracia Directa en beneficio de una patria para todos, con una constitución y una Honduras en pleno dominio de su pueblo.

Año de la Democracia Directa en Honduras

4

MANIFIESTO UNO

AL PUEBLO HONDUREÑO

La Consulta ¿Crimen contra la Democracia?

Los ciudadanos y ciudadanas que firmamos este Manifiesto: artistas, escritores, poetas, docentes, catedráticos, cientistas e intelectuales hondureñas y hondureños, deseamos dejar constancia histórica de nuestra posición ante la situación política que vive Honduras en este momento, de la manera siguiente:

1- La propuesta del Presidente Zelaya en relación con la encuesta popular del 28 de junio del 2009 y la consecuente instalación de la Cuarta Urna para que el pueblo decida, si quiere o no, que una Asamblea Nacional Constituyente redacte una nueva Carta Magna para Honduras es el paso más significativo que se ha dado desde hace treinta años en procura de un sistema político que incluya mecanismos de democracia directa para asegurar el postulado universal de que la democracia es el poder del pueblo, para el pueblo y por el pueblo.

2- El fenómeno social que implica el proceso de pasar de una democracia puramente representativa -electorera, formal y excluyente- a una democracia participativa directa e incluyente, como ya existe en muchos países civilizados del mundo, es una aspiración genuina del pueblo, organizado o no, que desea ser tomado en cuenta para decidir sobre su propio destino dentro de un sistema que permita una patria para todos.

3- Tanto la encuesta del 28 de junio del año en curso y la consecuente Cuarta Urna son un derecho y alternativa de garantía para el ejercicio de los derechos constitucionales de plena participación ciudadana, de los derechos políticos y de la libre expresión del pensamiento y, sobre todo, de la aplicación de la soberanía por parte del propio pueblo, sustento democrático de derecho y fuente de la cual emanan todos los poderes del Estado.

4- Ante la brutal arremetida de las instituciones usufructuadas por una minoría económicamente todopoderosa, sus medios de manipulación y sus cómplices amanuenses en contra de esta propuesta es indispensable la unidad del pueblo para evitar que se imponga, una vez más, un fracaso histórico que va a sumirnos en la ignominia, la sumisión y la imposición de la misma democracia clasista y autoritaria a caballo sobre los partidos tradicionales y las oligarquías.

5- Por lo anterior, firmamos el presente manifiesto para apoyar la propuesta de encuesta y la Cuarta Urna en todas sus partes y manifestaciones.

Tegucigalpa junio del 2009

Eduardo Bähr

Saúl Toro

Ezequiel Padilla

Juan Domingo Torres

Dino Fanconi

Víctor Manuel Ramos

Rafael Murillo Selva

Rigoberto Paredes

Virgilio Guardiola

Ernesto Paz Aguilar

Rodolfo Pastor Fasquelle

Efraín López Nieto

Roberto Sosa

Fabricio Estrada

Samuel Trigueros

Armida García

Nelson Echenique

Mayra Oyuela

Vladimir Rodríguez

Sergio Rodríguez

Héctor a. Castillo

Juan Almendares

53 nombres más hasta el momento.

 

Ver en línea : Biografía de Eduardo Bähr en Wikipedia

Este artículo tiene © del autor.

508

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 18

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3238656 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 747 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0