Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > EEUU y el golpe: un genuino golpe de timón o un vacilón?
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

EEUU y el golpe: un genuino golpe de timón o un vacilón?

Rodolfo Pastor Fasquelle

Honduras



Un aplauso para la Unión Europea, con que la posteridad seguirá agradecida por su postura consistente, de suspender su ayuda desde el segundo día. Conmueve la solidaridad de México y por supuesto la de toda América Latina y las NNUU. Nunca antes en la historia han respaldado todas las naciones del mundo a un gobierno derrocado. A nadie se le escapa que, sin embargo, la posible solución o la degeneración del predicamento actual que vive Honduras pasa por un esclarecimiento de la política estadounidense, única que tiene los instrumentos materiales para doblegar la terca locura de los usurpadores, si quisiera usarlos. Y pareciera que priva una ambivalencia.

A pesar de que la Embajada en Honduras sin duda advirtió a los golpistas en contra de ese curso de acción, no logró convencerlos y quizás no tenga tampoco argumentos suficientes para persuadirlos de permitir la solución única contemplada por la comunidad de las naciones y que favorece la pluralidad de los hondureños. Quizás trató –EEUU- de buscar de descompresionar el conflicto. Pero tiene un registro objetivo de los hechos. La Embajada en Tegucigalpa tiene que saber cosas que quizás no entienden allá en el Capitolio (que la renuncia es falsa igual que las famosas órdenes de captura para el Presidente), pero no hay una posición inequívoca de Washington que, además, es un mundo políticamente complejo. Y aunque ha jugado hábilmente con la idea de alinearse con la OEA y NNUU, a la política estadounidense le ha faltado contundencia y concreción. Como dice un editorial estadounidense hoy, la oficina de América Latina del Departamento de Estado está poblada con enemigos del gobierno derrocado, heredados de Bush. Un par de los miembros de la comitiva que recibió al Presidente Zelaya en Washington han declarado en el pasado que la Cuarta Urna era “una distracción de manera” y tendrían pocas razones para simpatizar con su defensa.
El primer comunicado después del golpe no descalificaba lo sucedido. Después seguramente la solidaridad latinoamericana inclinó la balanza y obligó a una serie de declaraciones más claras que calificaban lo acontecido como golpe de Estado, los EEUU votaron con la unanimidad de la OEA y de NNUU y firmaron resoluciones internacionales que aseguran que esto ha sido un golpe de Estado y adoptaron una postura consistente: exigiendo el retorno del Presidente constitucional del país, aun si dejando entrever que ese retorno podría sujetarse a una negociación y a una serie de condiciones.

Luego la Canciller Hillary Clinton, varios de cuyos ex colaboradores han sido vinculados a los golpistas y a la conspiración de la derecha que los respalda, pidió al Presidente Zelaya que “cooperara” con el proceso de mediación que encargó al Nobel Arias, incluso cuando eso supone cierta indignidad y ella lo sabe. Pero se ha mantenido la ambivalencia, mientras el Sr. L Davis hace para el CEAL un lobby sucio y publica en EEUU documentos originados en la burocracia de un gobierno al que no reconoce EEUU, distorsionando las posiciones, manipulando los hechos, las declaraciones oficiales estadounidenses retroceden.

En conversaciones recientes con delegaciones de hondureños de sociedad civil, Christopher Warren, personero de la cancillería de EEUU ha insistido en que, “aunque Obama hubiese dicho que este era un golpe, esa calificación es una determinación técnica, que no ha sido oficializada” y un supuesto “vocero” se burló ayer públicamente, en la Casa Blanca, de la falta de conocimientos de la ley hondureña del Presidente de los EEUU, esquivando y tomando todo el tema del golpe de Honduras a burla, mientras nosotros nos enfrentamos a violaciones sistemáticas de derechos humanos y al duro prospecto de una guerra civil; y no se dan cuenta o no les importa que se les acuse de jugar a un experimento. Recientemente, personeros de la Embajada de Honduras han respondido a los ciudadanos estadounidenses que proponen medidas de presión, que la misión no está lista para recomendar esas sanciones.

La derecha estadounidense ha sido perfectamente congruente. Se ha movilizado con su poder formidable rodeando a los poderosos senadores de las comisiones correspondientes con traficantes de informaciones falsas y con distorsiones perversas de lo que está ocurriendo. Los medios alineados con la conspiración derechista en EE UU nos difaman impunemente, reproducen las acusaciones sin fundamento de los golpistas. Otros artículos en medios influyentes han seguido insistiendo en el más o menos absurdo tema de la intención oculta del Presidente por un lado de continuar en el poder y por otro, puesto que allá el tema de la reelección no es rechazado, en la idea de que la intención era establecer una dictadura comunista alineada con H. Chávez. Esa profecía se podría cumplir solita.

Senadores estadounidenses como J. Kerry que tendrían, por sus obligaciones, que estar mejor informados, han insistido en que el Presidente Zelaya trató de darle la vuelta y torpedear al Congreso (y eso no es cierto Sr Kerry, usted debe ser mejor asesorado), mientras otros continúan con la cantaleta formalista sin tomar en cuenta el delito de origen, que fue la instrumentación de la judicatura para fines políticos. Ni tampoco que, si proponer cambios a la constitución es delito, quienes lo han hecho formalmente son los candidatos y los diputados Nacionalistas, porque nosotros sólo propusimos levantar una encuesta.

Para contrarrestar ese daño, en el gobierno depuesto no tenemos el mismo tipo de recursos. Los EEUU no deben intervenir unilateralmente, deben alinearse como ha dicho en el pasado que haría el Presidente Obama, con la voluntad mayoritaria (aquí puede decir unánime) de la comunidad internacional, incluyendo a la totalidad de sus amigos y aliados. La política anunciada por Obama (de renunciar al unilateralismo) pasaría a ser una burla si EEUU evade los riesgos de ser congruentes.

Afortunadamente no estamos solos dentro de EEUU. Los sectores progresistas simpatizan con nuestra causa y saben que nuestro pecado fue tratar de democratizar nuestro país y quitárselo de las manos a un grupo criminal. No siempre coincidí con el ex Embajador Ford, pero estuve de acuerdo con él cuando, en privado, me expresó su convicción de que el nuestro, Honduras, es un país rehén de una casta de politicoides. Porque no son políticos sino delincuentes disfrazados. La democracia no puede ser cualificada. Es o no es democracia. Y ésta no lo es, menos después del golpe. Un congreso de académicos estadounidenses, expertos en América Latina, que se reunió la semana pasada, exigió a sus autoridades ser congruentes con sus posiciones democráticas. Además muchos otros académicos independientes y críticos nos expresan su apoyo, así como a sus redes de contacto y al Departamento de Estado, proveyendo al menos información corregida y veraz con que se pueda contrarrestar la trampa del lobby.

Una determinación del Consejo de Seguridad de NNUU tendría que superar el veto de EEUU para los que por lo demás sería costoso. EEUU no puede darle la espalda otra vez a su noble tradición de respeto por la libertad de expresión, por el debido proceso en un Estado de derecho, por la independencia de los poderes republicanos y los derechos humanos. No puede retroceder frente a la política anunciada sin sufrir un desgaste de su prestigio internacional, que debe preservar para sitios más estratégicos. No puede traicionarse impunemente volviendo a la antigua política de proteger a “sus hijos de puta”.

Atrás del telón prevalece sin embargo una actitud un tanto cínica (esa que se expresa en chistes acerca de la legislación hondureña) que quiere pasar por realpolitik y que darle la espalda a las primeras declaraciones de Obama y los votos en OEA y NNUU. Si no hay presiones efectivas para la restauración del gobierno, después de lamentar esta tragedia, todos nos vamos a reir siglos de la pretendida nueva política… Soon enough. Hoy sábado vamos a saber cuál es la verdadera política de EEUU al culminar las negociaciones.

 

Fuente: diario TIEMPO de Honduras

Este artículo tiene © del autor.

83

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3261061 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 468 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0