Portada del sitio > ARTES PLÁSTICAS > ARTÍCULOS > Proyecto "Galería Postal"
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Proyecto "Galería Postal"

Samuel Riera

Cuba



Desde hace seis meses un grupo de profesores y egresados de San Alejandro, además de un estudiante de Diseño del Instituto Superior de Arte (ISA) se involucran en los mecanismos del arte postal, mail-art o net working-red1. Tienen claras las experiencias precedentes a partir de Ray Jonson, el neo-dadaísmo de Fluxus, la conceptualización del fenómeno por Robert Filliou (Eternal Network) y la cierta institucionalización de esta práctica en los ochenta con la organización de exposiciones en galerías y museos, vale citar la sección de arte postal, en 1981 durante la XVI Bienal de San Pablo.

Cuba se manifiesta como espacio propicio para este nuevo medio de asumir la comunicación artística dada la perenne contingencia de protagonizar roles estratégicos buscando acceder de alguna manera al circuito artístico nacional, constante en la praxis de los más jóvenes artistas plásticos. Se trata también de procurar el patrocinio imprescindible para promover un proyecto artístico no insertado en el medio.

Aunque su nombre es Galería Postal (G.P), no crea que se trata de un recinto convencional e institucionalizado. Tampoco se consideran grupo, a pesar de estar conformado por varios integrantes y de que prevean asumir a otros según sus presupuestos. G.P prefiere llamarse Proyecto, y sus acciones son Estrategias.

Su “estrategia” está dirigida, en principio y fundamentalmente, a cuestionar la institución arte y dentro de ella a quienes se encargan de legitimar la producción artística. Otro de sus propósitos; además de remover la institución arte, meterse con sus niveles; es establecer ese intercambio también por otras vías; la comunicación con personas que han contactado con ellos a través del correo electrónico, y que se convierten en supuestos cómplices desde una posición, ha sido uno de los resultados más interesantes. Su accionar se concentra, por ahora, en el envío por el correo ordinario de un tipo de obra de arte que se enmarca en este soporte. Hay una búsqueda de identidad formal signada por el empleo del amarillo y el negro, para el diseño de sobres y carteles. Mucho de sorpresa ha tenido la propuesta para casi todos los receptores, nos preguntamos acerca del establecimiento de un diálogo fluido después de dos envíos regulares: uno abriendo el canal de comunicación y otro discursando acerca del término papel, además de otro opcional con la participación de algunos de los integrantes, siempre con el consenso de los demás en una especie de taller que define la unidad en las propuestas. Con un “lenguaje sencillo, un lenguaje que cuando se reciba, transmita enseguida la información, que provoque otro tipo de cuestionamientos.”

El azar no decide quién será receptor, esta es una idea motivada por la necesidad de hacer circular la producción artística que se siente al margen de la institución arte. Se trata de controvertir la estructura difusora del arte en la misma medida en que se pretende formar parte, desde otro soporte mediático.

El servicio postal nacional ha sido el vehículo conector entre el emisor y el receptor elegido. Una forma hiperdirecta de entablar diálogo con creadores establecidos e instituciones culturales. En sobres diseñados para llamar la atención del destinatario se colocan “obras” distintivas del discurso a develar en cada envío. Antes, se discute la idea general y cada artista elabora una propuesta que será curada por el grupo. Todo envío tiene un sobre en específico, en el que llegará también un texto referencial.

Como ellos mismos dicen: “G.P tiene un trabajo fijo que es hacer envíos periódicamente y tiene un hobby. El hobby es hacer determinadas intervenciones en determinados espacios, galerías, eventos públicos, que estén vinculados con el arte, porque en definitiva es lo que nos interesó desde un principio”.

“No se elimina otra manera de hacer arte, está la cuestión performática.” Durante los días de la Octava Bienal, en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, realizaron una intervención que involucraba su accionar al tema del evento. Siguiendo las instrucciones de un cartel adjunto había que “votar” con respecto a la pregunta: Cuando se dice: El Arte con la Vida, ¿se siente usted implicado? El receptor tenia la posibilidad de emitir un criterio, rasgando una boleta que ofrecía las siguientes posibilidades: sí, no, tal vez o indiferente. De una manera muy directa se meten con la Bienal, se meten con el impacto que ha tenido la Bienal y su Tema en la gente, y si de verdad funciona como slogan para promover un tipo de arte que realmente nos incluya. Los resultados según esta encuesta están por verse, pero no se debe dudar del atrevimiento de estos jóvenes y su intención de remover los cimientos del circuito artístico: producción-recepción-mercado.

A esto hay que sumarle otra intervención que también tuvo lugar por esos días, esta vez en el Centro de Experimentación de las Artes Visuales José Antonio Días Peláez, en 23 y C, donde fueron invitados a participar. Decidieron “cuestionar, no agredir” a Subasta Habana. Cuadricularon un lienzo y le dieron la oportunidad a los allí presentes, fundamentalmente estudiantes, de plasmar “una obra” en una cuadrícula y ponerle precio. Luego esto se recortaría y se metería en un paquete para ser enviado a Subasta Habana.

“Nosotros planeamos hacer un bombardeo para afuera también”. El “bombardeo”, consiste en saturar al destinatario. Lo mismo puede ser un barrio, un grupo de personas, una institución. Pero siempre con este criterio de confrontar, generar un diálogo, interactuar de cierta manera, y hacer un llamado de atención a las problemáticas que a ellos como jóvenes artistas les inquietan. En esta comunicación que ellos establecen, no te puedes quedar pasivo, hay que tomar partido, hay que decir algo. Y eso es lo que ellos buscan. Crear estados de opinión puntuales, para de esa manera darle validez a esos discursos no legitimados, y negar aquello que se hace llamar masificación, en la cual entra una buena parte del circuito del arte cubano actual, el que sale de las instituciones y que muchas veces no es sometido genuinamente al proceso de puesta en valor.

Al plantearnos la subsistencia de este proyecto, responde G.P: “...se va a expandir el accionar y será mediante un Boletín digital...está la página web que vamos a hacer para mostrar el trabajo de todos nosotros en colectivo e individual, va a tener un link para una multimedia...nos vamos a dedicar a eso, manteniendo el servicio postal y el correo electrónico”. Mediante la red pretenden ampliar su impacto, y ya no sólo a escala local. El boletín se nos anuncia como una página abierta también a la reflexión, al pensamiento crítico, al debate, con lo cual no invalidan para nada su base conceptual, sino que la globalizan y hace que aunque no nos lo propongamos, vayamos a formar parte de sus proyectos, y nuestros criterios se conviertan en algún momento en punto de giro conceptual para seguir en el largo camino del cuestionamiento a las categorías e instituciones ya establecidas y legitimadas.

Encarar y deconstruir las posibles formas de recepción de cada uno de sus textos significará para G.P el punto de inicio cada vez que propicien un hecho perceptivo.

G.P nos promete una alternativa para recordar que “El arte es lo que hace la vida más interesante que el arte”2

Galería Postal tiene como objetivo principal,
la expansión de una actitud estética y comunicacional
a través de un espacio alternativo: la correspondencia, medio que por varias décadas ha ofrecido una de las confrontaciones más deliciosas acerca del
Arte, su valor y función.

De este modo inauguramos un circuito, red, o espacio, con la finalidad de mover una obra -condicionada por el medio en el que se desplaza- hacia un receptor concreto elegido por el autor. Lo resultante sería parte de la experiencia futura.

Para nosotros Galería Postal constituye una estrategia
de intercambio ilimitada a la medida de un destinatario interesado en dialogar, para ello G.P estructura su trabajo mediante envíos temáticos, sin llegar a asumir una frecuencia rígida.

Escogimos este medio, no por negación de otros -que también serán utilizados- sino por permitir la movilidad física de una obra que pudiera o no tener valores adicionales como mercancía, pero sí funcionales, estéticos, dialécticos y decorativos.

Con la presente, dejamos inaugurado este evento que pronto le será común. Galería Postal le invita a participar, del modo que usted entienda que deba hacerlo; es un espacio extendido a todos los que deseen contraer el compromiso y el riesgo que ello implica.

GP 2003

1 El grupo lo integran Anyelmaidelín Calzadilla, Ángel Madruga, Pável Piteira, Carlos Wolf, Harold Rensoli, Alexis de la O, Samuel Riera.
2 Robert Filliou. El arte es lo que hace la vida más interesante que el arte, Colección Inter. Éditeur, Le Lieu, Centre en Art Actuel, Québec, Canadá, 2003.

Este artículo tiene © del autor.

1247

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 Mundo Cultural Hispano

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 22

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3397850 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 532 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0