Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > OTRO SECUESTRO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

OTRO SECUESTRO

Camilo Valverde Mudarra

España



Reconocen que “aquella fue desgraciadamente una gestión errónea”

 Se ha producido otro secuestro de unos cooperantes catalanes. Un informe del Ministerio del Interior revela que España y sus ciudadanos son un objetivo primordial para "Al Qaeda en el Magreb Islámico" (AQMI).  

  Ya lo dijimos hace unos días con ocasión del atunero, Alakrana; el espectáculo ridículo y bochornoso que dieron, ha asentado el precedente peligroso de que los intereses españoles son carne fácil de piratas, los españoles son suculenta presa de bucaneros. Estos gobernantes, pacifistas vacuos e ilusos, escenificando la ceremonia de la confusión y de su impericia en la gestión y negociación, han dejado patente que el Gobierno Español es débil, que paga al contado y no dispara, que no responde legítimamente con furia al que le ataca, que no se impone ni reprime los saqueos de la delincuencia.

 Han constituido el mismo gabinete de crisis, que, por su impericia y enfrentamientos, fracasó estrepitosamente en la gestión anterior del atunero. Ahora, en boca de Moratinos reconocen que “aquella fue desgraciadamente una gestión errónea”. Veremos si su ineptitud produce mejores resultados esta vez. Ellos mismos temen que este sea un secuestro largo y tal vez con exigencias políticas. Los servicios secretos españoles advirtieron en febrero de 2008 que por esa zona, que transitaban los cooperantes, operaba Al-Qaeda, siendo esto así, ni ellos debieron ir ni permitírseles emprender esa ruta. Se trata, quizás, de un suceso enormemente inquietante y de muy difícil resolución para nuestra diplomacia que ha demostrado su ineficacia y debilidad. Más allá de esto, se sabe que las ONG españolas están en el punto de mira de AQMI: ideológicamente, los islamistas ven en ellos un instrumento occidental contra las enseñanzas del Corán, una empresa de occidentalización inadmisible; estratégicamente, el islamismo dispone de sus propios sistemas de cooperación y ayuda a los pobres y necesitados, convenientemente encuadrados en la yihad global; ni quiere ni puede tener rivales y destruirá las ONGs sin pestañear. En el peor de los casos, el secuestro puede encuadrarse en estos cauces argumentativos y ser una advertencia para los demás.


 En Mauritania y en el Magreb, el terrorismo islámico persigue a los gobiernos apóstatas, los malos musulmanes, y a los gobiernos occidentales que los apoyan y sostienen. Estos revolucionarios no sólo creen que la dominación occidental se ejerce por la fuerza militar, sino que los intercambios económicos, las relaciones institucionales y la cooperación y el desarrollo constituyen una declaración de guerra al Islam; los cooperantes que actúan en Mauritania han sido recientemente declarados enemigos por los islamistas. El triángulo formado por las fronteras de Mauritania, Argelia y Mali es un avispero: grupos muy activos de centenares de miembros de Al Qaeda, cada vez más asentados y bien conectados entre sí y con el exterior pululan entre traficantes de armas y de seres humanos y tribus nómadas, bien adaptados al terreno y al modo de vida nómada, la rapidez con que se mueven dificulta las labores de búsqueda y localización. Encontrarlos será cuestión de mucha suerte.  

 
 La cúspide de Defensa Española debe plantearse la necesidad de dotar a sus topas de la capacidad adecuada para poder actuar en cualquier lugar del mundo, rápida y eficazmente, en defensa de civiles atacados o secuestrados por fuerzas terroristas. Nuestras Fuerzas Armadas merecen conservar toda su dignidad, nunca ser humilladas ni maniatadas por pacifismos fatuos e ingenuos; el Alakrana y este caso señalan claramente qué se debe hacer y qué evitar; esos episodios exigen al Gobierno una total coordinación y gran contundencia en el empleo de los medios diplomáticos y policiales en unión con los mauritanos, orientados por la esencial información de los servicios de Inteligencia.

 Esperemos un feliz resultado de los dispositivos de búsqueda y liberación. El mayor desafío de la sociedad occidental hoy es el terrorismo islámico.

 

 C. Mudarra


Este artículo tiene © del autor.

85

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 12

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3243214 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 704 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0