Portada del sitio > LITERATURA > Relatos > Desde el recuerdo
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Desde el recuerdo

Antonio Martinez Jurado

España



Sentado en el umbral de la puerta se encontraba Samuel, una persona entrada en años, jubilada, que veía pasar cada mañana a los niños que iban al colegio; había sido maestro, sentía la nostalgia de las nueve de la mañana, ver entrar correteando a los pequeños con sus madres y los mayores formando filas para entrar al patio.

Aquella mañana se sentía triste y abatido, era una mas en la rutina diaria, mirando en uno de sus bolsillos de su vieja chaqueta encontró un folio arrugado, era una carta que creía que había escrito hace años y no sabía por qué motivos se encontraba en su bolsillo.

Dejó de observar todo lo que había a su alrededor y se puso a leer:



“Hola mamá:

¿Como te encuentras en tu otra vida? No creo que me podrás contestar, pero alguien te podrá leer todo lo que ha sucedido desde que te fuiste. Además lo hiciste como tu querías, tu viaje al mas allá fue rápido unas pocas horas y adios.

Cuando nos dijeron que te habias ido nos fuimos Lucía y yo rapidamente a la Residencia, cogí el traje que tenías preparado, aunque una chica de allí también me lo recordó. Bueno, te pusimos lo que querias, desde ese instante yo me coloqué la medalla tuya, la llevaré siempre te lo prometo.

Avisé a la tita, los primos empezaron a llamarme para despedirse de ti, en segundo lugar avisé a Angustias para que gestionara la misa que Federico te iba a decir en la iglesia de San Juan, nuestras conversaciones me di cuenta de que no querias en el tanatorio.

Empezó a venir mucha gente conocida, tu temías de que no iba a venir nadie, pues te equivocaste, durante toda la noche estuvimos los tuyos contigo, Inma allí también al pie del cañón y toda la gente de Angustias, decían que lo hacían por tí, quién mejor que tú, porque tu te lo mereces.

Aquella noche fue la mas corta de mi vida se me pasó pronto, fue agotadora por el día que llevabamos, pero la mañana llegó y lo primero que hice fue ir con mi esposa y con el primo Pedro, según me dijiste, a deshumar los cadáveres de tu esposo e hija. Lástima del arreglo del nicho, te dije que no lo deberiamos de hacer, pero como fue tu gusto se hizo, como casi siempre no me hiciste caso, igual que a la hora de irte deberías haber disfrutado de tu plaza mas tiempo, pero por un lado te querías estar, pero por otro ir.

Se me olvidaba ¡cuantas coronas y centros florales llevabas! me llamó la atención mucho el de Ana, que sentimiento y cariño tenía hacia tí.

Llegamos a la iglesia aquello estaba rebosante, mucha gente, la familia de Pedrico el de la tienda, mis compañeros y los de mi mujer y dos personas que estuvieron contigo esos cinco últimos años que fueron Cati y Marcia además mucha gente conocida por mi o por mi hermano la gente de Fernández... y las personas de tu querido y amado pueblo.

Federico no dijo misa pero el sermón fue sublime y sencillo, que llegó al alma de los alli presentes, al final nos fuimos a tu última morada, los familiares mas cercanos a tí y algunos otros, allí quedaron tus restos, pero con nosotros estarás para siempre.

Recibe un fuerte abrazo de tu hijo que nunca te olvidará,

Samuel”



Daba la casualidad que aquel día hacía cinco años que su madre había fallecido, desde el recuerdo apareció aquella carta que nunca escribió y que siempre la tuvo en su mente.

Una madre de un niño se le acercó y le dijo: ¡ Buenos días, Don Samuel! ¿Qué hace con esa flor de Pascua en la mano?

Samuel le dijo: Es Navidad y,
como todos lo años, tengo que adornar mi casa con una flor de Pascua.

Samuel entró en la casa con gran asombro creyendo que todo aquello sucedido le había llegado desde el recuerdo...

 

 

P.-S.

A Virtudes.

Nota: todos los personajes que aparecen son reales aunque sus nombres han sido cambiados.

Este artículo tiene © del autor.

152

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 8

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3241481 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 739 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0