Portada del sitio > LITERATURA > Ensayos > HIPER-PRESIDECIACIALISMO:HIPERTROFIA Y AUTORITARISMO
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

HIPER-PRESIDECIACIALISMO:HIPERTROFIA Y AUTORITARISMO

Crónica de una muerte anunciada: Oscar Portela

Oscar Portela

Argentina



Juan Achibaldo Lanús

Querido Oscar:

Muy buen articulo. Es impecable tu analisis y argumento. Al estado mafioso no se lo puede destruir solo con elecciones, aunque triunfen los anti K.

Es una estructura sólida y organizada : a) por los sindicatos con las obras sociales que les dio la Revolución Argentina, b ) las provincias con poca población pero sobre representadas en el Congreso - merced a una reforma introducida por Lanusse y Mor Roig - que viven de la coparticipación y de las prebendas. C) los grupos empresarios que tienen contratos de concesión y obras publicas con el Estado que son la fuente del cohecho generalizado, y c) grupos de politicos movidos por la codicia y la ambición de poder sin proyecto alguno para el país.

La mega corrupción está impune y la justicia garantiza la situación.

Todo esto se maneja desde un Poder Ejecutivo Hegemónico que actúa con pocos controles.

La constitución de 1994 consolidó el sistema.

El país está paulatinamente decreciendo en su rango en el mundo.

Carecemos de políticas con visión estratégica y la anomia ha pasado a ser la regla. La literatura confirma el descenso y algunos escritores - como Samuelson o Abrams - nos consideran un caso perdido.

No ha tocado vivir un momento malo de nuestra historia. Yo, si embargo, he tratado de sacar lo mejor que pude de las circunstancias.

Estemos atentos a lo que va a pasar en los próximos tiempos.

Resulta muy dificil difícil anticipar el final.

Deseando que estés muy bien te envío un abrazo.

Juan Archibaldo Lanús.
Ex Embajador Argentino en Ginebra y Francia.

HIPER-PRESIDECIACIALISMO:

HIPERTROFIA Y AUTORITARISMO

por OSCAR PORTELA


La hipérbole surgió espontáneamente – como debía ser – en una de las innumeras alocuciones públicas que la Primer Mandatario Argentino dirigió a su pueblo: “los fundadores buscaron nuestras identidades – no cito de
memoria – y la encontraron. Hoy se trata de conseguir definitivamente la liberación y el reconocimiento de esas identidades en el mundo”…

Evidentemente existe pues un antes y un después del protagonismo de América del Sur como bloque Cultural, Político y Económico a partir del trasvasamiento de poder de las antiguas dirigencias a las modernas Democracias de la América del Sur actual: Lula, Bachelet, Chávez, Uribe y otros presidentes latinoamericanos.

En la Argentina – debemos suponerlo o deducirlo – después de 1853- debíamos esperar la llegada de la administración Kirchner para lograr consolidar definitivamente nuestra posición en el mundo.

Una posición que logró ostentar el sello de la octava
potencia del mundo y que en hoy esta por debajo de la posición treinta y seis.

En los últimos veintitrés años Argentina cedió ocho posiciones en la escala de los países mas evolucionados del mundo.

¿A que se debe pués esta exaltación que convirtió al grupo Gobernante en los nuevos Fundadores de una Nueva América Latina?

A tenor de la evolución de la deuda
externa Argentina desde 1976, momento en que el monto de la deuda externa argentina era de 6.000 millones de dólares, -cifra que parece hoy insignificante ante los mas de 170.000 millones a que asciende en la actualidad - creemos que no existen datos que nos permitan tanta exuberante presunción retórica que indicaba de que asistíamos a un milagro Refundacionál en lo Político Institucional, en lo Cultural y en lo Económico que nos permitía tanto delirante optimismo.

En 1853 se sancionó una Constitución de Corte Liberal que dejó en aparente olvido las ideas sostenidas tanto por San Martín como las del Dr. Manuel Belgrano – egresado de la Universidad de Salamanca – y que hacían coro al pedido de Maximiliano de Habsburgo- cuando propuso a Juárez en el exilio el modelo de una Monarquía Constitucional en la que el Rey delibera pero no gobierna.

El mismo que sostienen aún algunas democracias europeas. Sistemas en los cuales – recordemos la intervención de Juan Carlos de Borbón para evitar el golpe de Tejedor en el periodo de transición hacia la República- tanto reyes como Primeros Ministros, pueden restablecer los desequilibrios estructurales de un sistema parlamentario, reconstruyendo un gabinete incluso permitiendo el acceso de las minorías al gabinete en crisis, lo que hoy intenta desguazarse en una Argentina donde las ambiciones hegemónica siguen atravesando el destino de un República hasta hoy perdida.

De este modo se evitan las hipertrofias y necrosis institucionales enquistadas en los presidencialismos y que conducen inevitablemente a la oclusión de la verdadera representación, cuestión vigente hoy y exacerbada en los discursos fundamentalistas de quienes aún gobiernan en las naciones de los llamados países emergentes como el nuestro.

Estos dislates discursivos que abarcaron todos los
mensajes presidenciales durante este periodo de extrema crisis institucional, llegan a los “debates” del senado de la mano de la banca oficialista y evidencian hasta que punto el hiperpresidencialismo y los fundamentalismos, pertenecen a una sola genealogía – el autoritarismo- ignorando la verdadera naturaleza jurídica de toda verdadera institucionalidad.

La soberanía del mandante que constituye la medula de toda democracia abierta: el ciudadano.

Cuando este senador afirmó alguna vez dejándose llevar por la intemperancia “Cristina nos trajo acá”, olvido en un acto de amnesia, que el más humilde de los ciudadanos Argentinos está presente en el recinto del Congreso de la Nación amas de nuestros grandes repúblicos, y que este recinto constituye el alma de toda representación autentica que respira por los pulmones de sus representantes y que desde el punto de vista constitucional - desde la comuna – palabra acuñada durante la revolución francesa, y sus concejales comunales, hasta las legislaturas provinciales y las gobernaciones, tienen el mandato de deliberar y gobernar de acuerdo a la representación otorgada por los soberanos de una verdadera República: las Constituciones Provinciales y el Ciudadanos.

Sin querer se continúa asestando de este modo un golpe mortal a la legitimidad de las instituciones. De este dislate a afirmar que las bancas pertenecen a un partido político existe un solo paso.

En el Soviet si pertenecían al Partido porque el partido era el Estado.

El ánimo totalitario sobre el cual la jurisprudencia y no los agregados a las leyes que rigen la aduana fue una constante del país unitario y en esta siempre se juega la última carta.

Evitar que después de haber emitido un sufragio con listas sabanas se produzcan las diásporas de los representados que comienzan a representarse a si mismos - colectoras, candidaturas falsas- depende de una reforma substancial que rija la vida interna de los partidos políticos y su relación con la sociedad en todos sus estamentos.

Se trata de un desafío pendiente para el manejo de una democracia que nesecita legitimar día a día el poder necesario para gobernar una sociedad.

No existiría o sería innecesario todo proceso el juicio político si la legitimidad de un gobierno estuviera asegurada durante todo un periodo.

Remover a un funcionario de su cargo por cuestiones de inhabilidad o por mal manejo de las cuestiones públicas constituye un mandato de la Constitucional Nacional.

Si bién la cuestión de la crisis económica que pone en riego la capacidad de gestionar el riego país (aumentos de tarifas en luz, gas, medicina prepaga , alquileres, alimentos, etc ) e imposibilidad de enfrentar la creciente deuda externa, sumados a los más 15.000 millones de argentinos por debajo de la linea de la pobreza -constituye la chispa que encenderá, tarde o temprano el fuego de la crisis que hoy paraliza el país- lo que verdaderamente jaquea a nuestra sociedad, la golpea y la lleva a la violencia, a la desesperación, o la indiferencia en muchos casos, constituye lo que acá hemos expuesto de manera sumaria.

Crisis de legitimidad en el manejo del poder nacido de la oclusión de la verdadera representación republicana dentro del marco de una democracia abierta y dinámica.

Mientras los marcos normativos en los que encuadran las leyes no encuentren formas de regular el manejo del poder, la tentación totalitaria y el discurso fundamentalista y mesiánico, serán siempre un peligro latente para la sociedad Argentina.

Hemos dicho en otras circunstancias que la Argentina ha carecido de grandes partidos que constituyeran la columna vertebral de las transformaciones de los poderes sociales y que esto dió origen en todo momento a la anarquía, el caos y la violencia.

Queda claro que el acto de desobediencia de la izquierda a Juan Domingo Perón en 1973 respondió a que ni los partidos ni los movimientos consiguieron la disciplina del consenso que consiga un discurso franco rente a lo que eufemísticamente llamamos ahora políticas de Estado, cuando la descomposición social amenaza con la paz interna del país.

Para finalizar diremos que tanto políticos como analistas y hasta “locutores” hablan del flagelo que significa la reelección en un sistema Republicano y Federal de Gobierno.

Ninguna Constitución contiene la revelación bíblica de dogmas que perduran a través de la historia. No se puede afirmar como Grondona que “los platos rotos lo paguen los que vienen”.

¿Pensaron así los norteamericanos cuando exigieron la renuncia de Nixon luego del pronunciamiento del Gran Jurado?

Todo depende de las circunstancias históricas por las que atraviesa un pueblo: el pacto de la Moncloa que resulta ya un lugar común en las referencias políticas de hoy fue un logro de Juan Carlos de Borbón educado por Franco para hacer frente a estas situaciones.

Una de esas situaciones llevó a que Franklin Delano Rooselvet fuera por cuatro periodos presidente de los Estados y que a su muerte durante la Segunda Guerra Mundial su sucesor Harry Truman -luego de un segundo periodo- dejara a los Estados Unidos luego de un periodo de oscuridad solventado por el talento de Rooselvet como primer potencia del mundo.

Nadie debe esperar milagros en una Argentina libanizada en la cual el ex Presidente Kirchner parece ignorar que su gran logro consistió el lograr una vez más que en la Argentina del peronismo histórico - lejano ya - se pueda pasar de ser un “gerente” a un enemigo y que hoy se convierta por imperio de nuestra cultura política en un “peronista disidente K”.

Violencia, pobreza creciente, exclusión, pérdida de diálogos bilaterales, aumento alarmante del déficit fiscal, inflación, libre comercio de la droga, desculturalización y sobre todo una sociedad, que solo existe para sobrevivir sin esperar para las generaciones futuras sino la huída hacia horizontes de mayor excelencia.

P.-S.

¿Odio? ¿Ineptitud? ¿Proyecto en ciernes de tercerización bolivariana de nuestra defensa? ¿Odio, mas ineptitud, mas proyecto de tercerización en marcha? Cualquiera sea la causa eficiente solo hay un final predecible: el absoluto daño patrimonial y político para la República, a soportar por nosotros y por las generaciones futuras.

Dr. Alberto Robredo ( Derecho Constitucional- Buenos Aires- Argentina)

Ver en línea : www.corrientesaldia.com.ar

info portfolio

Las formas "demokráticas" de ejercer la autokracia propia de los (...) "Kristina" Fernández de Kirchner juega a solas con el abismo del (...) La realidad que golpea día a día en un país en el cual se mata por un (...)

Este artículo tiene © del autor.

344

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 14

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3242081 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 726 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0