Portada del sitio > LITERATURA > Cuadernos de Viaje > LOS TRANVÍAS DE SLAVIA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LOS TRANVÍAS DE SLAVIA

FRAGMENTO

Valentín Justel Tejedor

ESPAÑA



 

LOS TRANVIAS DE SLAVIA
 
La tímida llovizna teñía de otoño aquella tarde estival1. Las calles de Slavia mostraban sus gríseos empiedres, surcados por longitudinales y rectilíneos raíles, que se prolongaban en la explanación cenicienta, hasta perderse en la urbana lontananza.
 
Caminos de hierro, que en ocasiones, se alabeaban formando cruces y desvíos, de sinuoso trazado. Ramales con carriles de alma fina y ligera, reforzados en sus bifurcaciones e intersecciones, por pequeñas y fuliginosas planchas de acero, que renegreaban el sombrío adoquinado de las avenidas.
 
En la altura, sobre las vías galgas, una laberíntica y nigérrima trama de cables, formaba una extraordinaria maraña, que integraba la línea aérea de contacto, o catenaria de los tranvías y trolebuses. Las señoriales y elegantes construcciones decimonónicas adyacentes, exhibían con donaire los sombreados contornos de sus primorosos careados. 
 
En aquel escenario pincelado en blanco y negro, se distinguía en la cercana distancia, el cuadrangular testero de la caja de un tranvía, con un potente foco orbicular en su frontal, que irradiaba una intensa y cegadora luz. Su fulgurante haz, esplendía tanto los paralelos y lientos raíles satinados por la lluvia, como los centenarios y desgastados adoquines. Así, tras recorrer el articulado eléctrico unas decenas de metros, un rechinante e inaudible estruendo, anunció su llegada al andén. En ese instante, otro tranvía de la misma línea, que circulaba por la vía contigua, en dirección opuesta, se cruzó, deteniéndose junto a la plataforma situada enfrente.
 
Así, tras una breve estada ambos tranvías reemprendieron la marcha cada uno en su sentido.
 
Una vez en el interior de nuestro tranvía, apareció ante nosotros un reducido universo de personas, que mostraban, en general, una distante empatía, y una esquiva, pero lisonjera mirada. Así varias paradas más abajo, la línea tranviaria finalizaba su recorrido, en una plazoleta elíptica, en la que había varios articulados eléctricos esperando su frecuencia, para encarrilarse en su línea de recorrido. La singular belleza de aquellos tranvías coloreados mitad en blanco, mitad en rojizo, les convertía en verdaderos signos de identidad de la capital checa, como también lo son los tranvías azules de la balcánica Zagreb, los “Amarellos” de la atlántica Lisboa, o los gríseos “Luas” de la gaélica Dublín (…)
 
 
 
1.- Aliteración con la que se pretende evocar el sonido de la lluvia. (T//LL)

Este artículo tiene © del autor.

212

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 24

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3240273 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 727 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0