Portada del sitio > LITERATURA > Poesía > Un amor más poderoso que la muerte
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Un amor más poderoso que la muerte

Ulises Varsovia

Chile



 

 

Un amor más poderoso que la muerte

Selección (1979-1980. Inédito)

 

 

Un amor

 

Un amor más poderoso que la muerte,

un amor de las raíces hasta el cielo.

No llegar jamás a él, no conmover

su santo reposo con llantos y besos.

 

No tocar siquiera el ala de sus sueños:

quizás no volaron nunca, no florecieron.

Se quedaron esperando como una novia.

Nadie los quiso, nadie preguntó por ellos.

 

Sagrado como la muerte tu patrimonio.

Devuélveme los besos: soy el tiempo.

Pero no temas: jamás existimos.

Tú eres la que no fue, y yo el que ha muerto.

 

Hija de tanta inclemencia, cómo pudiste,

cómo no vino a romperte la vida el invierno.

Te veo bajo la lluvia, y tus hijos tiemblan.

Nadie ampara en la ciudad el dolor de tus huesos.

 

Un amor más poderoso que la muerte,

un amor de las raíces ascendiendo.

No la toquéis: viene cansada.

Duerme la pobre un dolor de tan lejos…

 

 

Cerradura

 

Abrir la cerradura

con una sola mano a tientas,

con un ojo fantasma

que deje la sombra en la sombra,

que no recupere los besos heridos.

 

Detrás, detrás de los años,

muy lejos mover las cenizas,

llamar con un susurro temeroso,

girar trepidando la llave enmohecida.

 

En el misterio de los calendarios

la paz de los muertos florece.

En el misterio los días, el tiempo imparcial

una flor destruida levanta y opone.

 

Al anhelo interrumpido

de los deseos difuntos,

a la vigilia tenaz del varón ardiente,

el héroe roto regresa y solloza.

 

(A la luz criminal de la ira

han caido los besos obscuros,

la piel hambrienta con cólera y llanto).

 

Una llama azul y roja se eleva con furia.

Detrás, muy lejos, en cenizas

el ardiente varón espera todavía.

 

 

Oficio terrible

 

Toda la noche busqué las palabras

para este poema,

recorrí el alfabeto uniendo, mezclando,

atento como un tigre a la escala de sonidos.

 

Pero emerjo esta mañana de un océano obscuro,

ciego en mi regreso del gran manantial.

Y me pregunto si no será mentira,

si mi acecho en la espesura no erró los horarios,

o mi instinto no sabe las claves del bosque.

 

Ay, es oficio terrible mi discipulado,

la soledad tiene voces que aún no conozco.

Y cómo perseverar si mi unidad se quiebra,

si llevo tantos caminos que no se encuentran.

 

Sé que es amor, sé que es amor la corona de espinas,

lo que doliendo acontece y perdura.

Acojo su harina, sus granos dispersos

de cuya substancia sabremos licores.

 

Pero emerjo esta mañana vacío,

ciego y hambriento, y pregunto,

pregunto si no será mentira,

si no será inútil mi perseverancia.

 

Y sin embargo me busco,

regreso al silencio y penetro

buscando sin fin la unidad de mi canto.

 

 

Avatares

 

Son muchos los seres que llevo conmigo

a través de imperceptibles avatares,

muchos que aman, odian o duermen,

o crepitan pidiendo su libertad,

como si mi vida fuera una cárcel cuyo amo

no escuchara pasar el tiempo.

 

Oh Señor, mi unidad se extravía

entre tanto clamor de habitantes rebeldes que llevo.

Les escucho exigir el mandato

de mis decisiones, y tiemblo,

tiemblo en la hora crucial de los actos.

 

¡Qué terrible llevar sobre mí tantas vidas

de seres que se fueron sucediendo!

No murieron de olvido, desprecio o desuso:

a cada acción acuden con todas sus fuerzas,

y llevan el sello mis actos de muchas edades.

 

Y en su recinto secreto, en la noche,

donde no me pertenezco ya,

oh Señor, ¡qué antiguas imágenes vuelven!,

¡qué voces siento sonar en mi abismo!

 

Seres míos que llevo irrevocablemente,

edades cortadas a pique por los sucesos,

venid a mí de golpe en una sola hora,

venid con vuestras míseras miserias y rencores,

venid a la unidad desde las viejas celdas,

y como arroyos dispersos o errantes por la noche

caed en este río para tocar la aurora.

 

 

Indefinible

 

Algo quiere definirse en mi interior,

algo busca asilo en mi memoria

como un ave enferma.

 

Apenas reconozco su color perdido,

sus ojos que me miran

para reconocerme.

 

Del subconsciente a la fría conciencia

hay aún largos paseos por las playas solas,

un dato de pronto arrebatado al sueño,

despertando en su rota extension, sobresaltado,

viejas fotografías con cólera interrogadas.

 

Si un niño grita de espanto

en medio de la noche multitudinaria…

Si aúlla, si aúlla el viento

a través de las cicatrices de la arquitectura…

 

Si llueve en la gran ciudad,

si llora el agua en el mundo

inconsolablemente,

y no hay nadie, nadie que hable,

nadie que aparte el terror de la noche

apenas, apenas hablando…

 

(Entonces un sueño atroz lo arrebató del mundo,

e imprimió en su región más obscura

imágenes febriles de incontenible existencia).

 

He aquí los testimonios

con que ahora acusa y comparece.

Un hilo invisible me penetra

hasta lo más profundo de los huesos.

lo siento entrar en mí, llamar, buscarme,

crecer, abrir su vida en mi existencia,

perteneciéndose pertenecerse.

 

Pero dime quién fue, quién ha sido,

no cierres tus ojos por donde

debo mirar el antiguo escenario.

 

(Entonces un sueño atroz lo arrebató del mundo,

y una voz amada y temida

le ordenó silencio,

le cerró los ojos para siempre).

 

Alguien en mí se va y regresa,

me busca, me encuentra y huye,

alguien me llama y se esconde.

 

Del subconsciente a la fría conciencia

hay imágenes febriles en acecho.

 

 

Áspera sed

 

Dame fuerzas, Señor,

para olvidar que existo,

como existo en la tierra, destruido,

todo lleno de una gran pasion,

y todo deshabitado.

 

Del cruel exilio en que yazgo

estiro las trémulas manos,

y toco los frutos sexuales terrestres

apenas con tacto asustado y enfermo,

iracundo mi férreo poder tumultuoso.

 

Áspera sed delirante,

rumor de un torrente

que gime en su loco transcurso,

oh ciego galope de potros salvajes

cruzando como una tempestad         sobre mi vida,

¡dejad, dejad dormir mi lacerado deseo!

 

Dejadme en el sueño inmortal de las piedras

yacer sin conciencia ni tiempo,

dejadme volver a la tierra

donde me aguardan sus claros idiomas.

 

Pero aquí, Señor, tiempo y conciencia,

dame fuerzas para no morir

ni seguir viviendo mientras exista.

Dame fuerzas para olvidar que existe.

 

 

Rastro de tinta

 

Creo que el tiempo sostiene mi vida

sin mucha pasión, cansadamente.

En su interior apenas existo.

Una hoja suelta soy que se gasta

sin volver a la tierra a regenerarse.

 

Siento caer la lluvia ancestral,

y qué inútil su lenta amistad,

qué amargo su antiguo sabor que regresa.

 

En verdad, si juntara mis días enmohecidos,

y soplara el viento sin misericordia,

nadie sabría jamás que existí,

nadie escrutaría en mis viejos cuadernos.

 

Y aún lo que amé

de incendiaria conducta dotado,

¿oiría en el viento cruzar mis canciones,

mi lúgubre amor allí aprisionado?

 

Creo que apenas un rastro de tinta

de mí quedará cuando el tiempo me niegue.

Un rastro de tinta temblando en el tiempo.

 

 


Este artículo tiene © del autor.

517

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 20

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3240273 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 727 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0