Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > VIOLENCIA INCESANTE
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

VIOLENCIA INCESANTE

Camilo Valverde Mudarra

España



Si no educan los padres, ni la Escuela, ¿quién educa a los niños?

La tecnología, como siempre ha sucedido, también es aprovechada por el mal para extender sus garras y almacenar su cosecha de sangre y dolor.

 La agresión y la violencia no cesan. Ahora, se ha visto en televisión que un muchacho iracundo antifascista entra en el metro y le propina una brutal paliza a patadas y puñetazos a un neonazi sentado en su plaza; ambos, el agresor y su víctima, se conocían y se habían permitido lanzarse amenazas y ofensas en su comunicación por Internet, a través del sistema “Tuenti"; suelen estos fanáticos jóvenes de ideología extremista ir a reventar las concentraciones del otro bando con insultos, refriegas y agresiones. Aún, se recuerda el caso de aquellas dos niñas que andando de trifulca juvenil se amenazan de muerte y se citan por la Red, para perpetrar su ajuste de cuentas, en cuyo acto una cae herida y a golpes va a parar a un hoyo, donde, la otra, su asesina, la deja desangrándose y, a sangre fría, guardando silencio criminal, se aleja sin avisar a nadie.

 Una gran parte de la sociedad está vacía, anestesiada y enferma; le arrebatan sus fundamentos tradicionales y sus valores religiosos quedando desnuda y a la intemperie y calla, guarda silencio cómplice y cobarde, no rechista, no protesta. Se deja romper la familia y arrebatar los principios que la sustentan, la responsabilidad, la disciplina, el aguantar la contrariedad y respetar a los demás; y así se permite asentarse en la permisividad y la pasividad y deja crecer a los niños sin educación, al aire de sus instintos y de sus fáciles deseos, sin someterse a la norma y sin ejercitar la voluntad con la repetición de actos; de modo que no educa a los niños, anda en su trabajo, en sus cosas, en busca del placer y la vana felicidad; le rinde mísero culto al dinero. Es gente producto ya de la mala educación de las lúdicas LOGSE y LOE y, no pueden, no saben educar desconocen las consecuencias de tener hijos y que su educación es una función insoslayable de los padres; nadie les ha explicado que han de sacrificarse y esforzarse en su crianza pues, su dejación y descuido tiene efectos graves e irrecuperables para el desarrollo de la personalidad del niño.

 La incorporación de la mujer al mundo del trabajo hace que la familias estén dispersas y que los niños cada vez convivan menos tiempo con sus padres faltos de su atención y educación; a ello, se unen todas aquellas, que, por las condiciones de su trabajo, andan dislocadas en localidades distintas, o rotas por tantas inconsistencias y desamores y desechas por separaciones y divorcios; o emigrantes que para sobrevivir han trabajar sin descanso y no tienen a nadie aquí para cuidar de sus niños, lo que origina las pandas y las bandas; en esos casos, los hijos, los que más sufren estas situaciones, quedan desasidos y, quizás, sin el calor de quien los guíe y encauce. Ya no hay abuelos o están lejos, ni centros que los eduquen; la Escuela cree que sólo está para enseñar y no para educar; y hoy ni enseña ni educa.  

   Los padres han de guiar y corregir los errores de los hijos; la educación no está en conceder todos los gustos que les piden, con ello, no educan, malcrían al hijo, están haciendo un monstruo tirano. En caso de ruptura, los progenitores que les queden o la Administración han de arbitrar un sistema para guiar y conducir los instintos y caprichos de los niños. Los educadores deben sembrar en el niño los valores esenciales y los principios éticos y humanos, regarlos, laborearlos y cuidarlos con amor y firmeza constantes. El niño requiere cariño y reprensión, amor y disciplina, en una atención y reconducción diarias; con la orientación y corrección y con la disciplina y autoridad, y sobre todo con el ejemplo, va sabiendo el valor de la honradez, del trabajo, de la renuncia a veleidades y la responsabilidad en el cumplimiento del deber; este ejercicio es fundamental para el desarrollo de la persona.

 

C. Mudarra


Este artículo tiene © del autor.

48

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 23

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3292440 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 783 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0