Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > Honor a quien honor merece
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

Honor a quien honor merece

Naín Serrano

Honduras



HONOR A QUIEN HONOR MERECE

El abogado Ernesto Alvarado Reyna, es de esos pocos togados que destilan en su cabello experiencia, sabiduría compartidas y esos recuerdos de la infancia que encienden la luz de la memoria a quienes se aferran a e ellos con cariño maternal. Hizo sus estudios en la escuela pública “Centroamericana” ubicada en la ciudad de Tegucigalpa. Tuvo una niñez divertida, inocente, noble y saludable. Su vida profesional la forjó en la escuela del diario vivir desde los estratos más humildes, nunca renunció a sus sueños y con coraje y tenacidad alcanzó lo que ha querido. Desde muy joven se distinguió por ser un consejero moral y espiritual, para aquellas personas que iban en la dirección incorrecta. A partir del sexto grado empieza a leer con ahincó y entusiasmo, le gusto tanto la poesía que se convirtió en un experto en enamorar a puros versos. Hizo de sus los poetas de renombre sus mejores amigos a través de los libros por mencionar algunos: Rubén Darío, Juan Ramón Molina, Amado Nervo, Froylan Turcios y Rafael Heliodoro Valle. Su padre Ernesto Alvarado García fue también abogado e historiador, entre sus libros están: La Conquista Pacifica de Honduras, Historia Centroamericana, y el Significado Histórico de la Ciudad de Gracias a Dios. En sexto grado publicó un artículo llamado Honduras Infantil en una revista que dirigía Felipe Elvir Rojas. La secundaria la hizo en el Instituto Central Vicente Cáceres. Después junto con el poeta Livio Ramírez Lozano, Emilson Zelaya, Francisco Mondragón y José Luis Marín formaron un círculo de lectores. Cuando era un colegiante tenía como inquietudes escribir mucho hasta hacer llorar la pluma y leer hasta el cansancio y por supuesto sin olvidar el deleite de la oratoria, en tiempos en que las dictaduras silenciaban al pueblo con: Anastasio Somoza, Alfredo Stroessner, Rómulo Betancourt, Maximiliano Hernández y Tiburcio Carias Andino. En 1959-1960 formó parte de una huelga de estudiantes que exigía el cambio del sistema educativo en cuanto al Plan Básico. En 1962 ingreso a la UNAH y egreso en 1967, cuando era estudiante universitario ocupó el cargo de Secretario de Asuntos Culturales en 1965, luego fue director de la revista Vanguardia, Debido a que tenía un pensamiento progresista siendo estudiante universitario, el presidente de facto, Oswaldo López Arellano, le prohibió optar a cargos públicos. Recuerda con una sonrisa una anécdota en la que participaba en un concurso de oratoria, porque se refirió a la integración de los pueblos y no en sí al pueblo, perdió y eso a pesar que persuadió al público que a gritos pedía que él ganará. Luego ganó una beca en para estudiar una maestría en Derechos Humanos en México por medio de la OEA. Lo más importante en su vida es: Dios, el matrimonio, la familia y la correcta formación que se les debe dar. Es militante del Partido Liberal de Honduras con una ideología de centro izquierda. Entre sus libros preferidos esta el de José Ingenieros “El hombre mediocre”. Para él lo importante de la educación superior son las actividades y relaciones con la gente del sector intelectual para forjar las bases de un nuevo país más justo y equitativo. El amor en su vida es el aliciente que inspira la libertad y la inspiración para seguir adelante a pesar de las circunstancias adversas. La construcción humana es la base de la construcción para un núcleo social solido en la familia. No ve el futuro de Honduras de forma clara, porque la mejor gente del país no ha participado en su dirección. Considera que la empresa privada hondureña no es muy incipiente, no hay una formación en el ciudadano para invertir y crear ejemplos a seguir. El país necesita con urgencia justicia social y apertura democrática, la cual se consigue con la unidad nacional y eliminando el sectarismo político. Es admirador de John F Kennedy, Gandhi, el nacionalismo mexicano por identidad nacional y simpatiza con la esperanza liberal, Nelson Mandela y Barack Obama. Su último mensaje es que hay que creer en los hondureños. 
 

Naín Serrano.   Poeta de Olanchito, Yoro.   21 de septiembre de 2010.  caminandosobreelrostrodeltiempo@yahoo.com 
 

 

Este artículo tiene © del autor.

119

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 23

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3240273 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 727 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | Conectarse | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0