Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > PROTEGIENDO LA NATURALEZA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

PROTEGIENDO LA NATURALEZA

Ernesto Alvarado Reina

Honduras



Un problema de profunda penetración social, científica, cultural y uniforme, 
lo constituye sin lugar a dudas, conseguir el nivel normal de nuestro
ecosistema.
En un país como el nuestro, hay que buscar con la inteligencia puesta al
servicio del pueblo, la ruta del desarrollo con dignidad.
En juicioso razonamiento impregnado de mentalidad serena, tenemos que reafirmar
los hondureños, la verdadera protección de los Recursos Naturales, tanto de
orden renovable como no renovable.
La iniciativa de declarar Zonas de Emergencia determinados lugares del 
Territorio Nacional, llevado de manera conjunta por favorable beneficio integral
y resolución de los problemas de las comunidades, es de suma importancia, por
las características que reviste una actividad de tipo formativa, mutua,
educativa, de salubridad, de higiene y de interés económico, que contribuya a
solidificar esta pretensión.

La reflexión prudente y analítica, presenta el bordado apropiado y correcto en
el delicado quehacer fundamental, siendo su plataforma una resolución
conveniente a los intereses nacionales.
El Agua, Los Bosques, Ríos, Lagos y otros Recursos Naturales, frente a las
consecuencias que genera su explotación irracional, constituye una acción 
política precedente de vigilancia y esencial, en el normal desenvolvimiento de
los pueblos. 

Las inundaciones y otros desastres o fenómenos, obligan a Las Autoridades
Competentes hacen esfuerzos en la construcción de canales de alivio, limpieza y
control, con la finalidad de tratar de descartar un marcado deterioro,
utilizando para ello el equipo necesario con la construcción y
restablecimiento de vertederos o salidas de agua.- Personal humano y otras
operaciones relacionadas con esta labor se efectúan apropiadamente por el
Ministerio de Agricultura y Ganadería. (SAG). 

La prevención es la clave para evitar desgracias futuras, mantenimiento casi
permanente esta frontal alternativa, en forma particular en la Zona del Valle
de Sula, Departamento de Cortes. Lo anterior no implica que se tomen otras
medidas similares en distintos lugares del territorio hondureño. 

Si se reconoce en nuestra Constitución de la República una normativa especial de
salvaguarda de la Floresta Hondureña, estableciendo un concepto moderno de
propiedad en su función social, se hace comprensible ello a todos los
beneficiarios de la tierra, ante un racional disfrute del suelo y de las
justas relaciones generales dentro de un argumento de realidad profunda y de
verdadera justificación política.
Una notable perseverancia en la conservación, distribución y aprovechamiento de
las cuencas hidrográficas, empleando técnicas encaminadas a conseguir el aumento
del caudal normal de los ríos, lagos, lagunas y demás componentes íntimamente
relacionados, hace permisible una obtención positiva de satisfactorios
resultados. Los afluentes y todas las aguas que corren por vertientes
naturales, son bienes nacionales de uso público.- En consecuencia, con las
limitaciones legales que existen por razones de orden necesario, hacen posible
el uso y disfrute que pertenece generalmente a todos los habitantes del país.-
Sin embargo, resulta imprescindible apuntar, que no se pueden sacar canales de
los ríos o realizar diversas actividades con fines y objetivos de índole
industrial, comercial o domestica sino es con arreglo a las leyes u ordenanzas
municipales respectivas. El dominio es intransmisible o duradero sobre los
mismos. 

Hay un hecho importante que hay que señalar, con el correr del tiempo en
determinados periodos estaciónales, los caudalosos ríos pierden su afluencia y
fuerza vital, convirtiéndose en insignificantes quebradas por el uso inmoderado
y el descombro de los bosques. Frente a este panorama triste y deplorable, es
evidente que los Gobiernos tienen el deber de tomar 

ciertas medidas enérgicas y proporcionadas, tendientes a impedir que se
continúen efectuando las grandes talas de nuestros bosques, reforestando al
mismos tiempo, las zonas geográficas mas afectadas e implementado una genuina
política de protección. 

Los innegables daños al ambiente, o al funcionamiento normal del ecosistema en
la proporción deseada, induce a pensar de manera serena y reflexiva, en la
finalidad de tomar las medidas de disminución patética, la pronta vigilancia y 
la esmerada solicitud reclamada por los pobladores de estos sectores
marginados de las metas de transformación y del adelanto sucesivo y seguro.

Hay que tratar de buscar un marco jurídico institucional de igualdad no
meramente formal sino que legitima y positiva en la Protección de nuestros
Recursos Naturales.
Pensamos que la intervención del Gobierno en materia de aguas, bosques y otros
medios o círculos análogos, se debe limitar al establecimiento de un
verdadero Régimen Legal de Protección al Ambiente, buscando el aprovechamiento
racional, la distribución justa, la conservación provechosa y el fomento de
los Recursos Naturales que afortunadamente tenemos a lo largo y ancho de
nuestro territorio. 

Correo Electrónico: ernestoalvaradoreina@hotmail.com

Este artículo tiene © del autor.

521

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 20

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3238656 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 747 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0