Portada del sitio > LITERATURA > Artículos literarios > NOTAS SOBRE "ÉPICA DE LOS DESHEREDADOS"
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

NOTAS SOBRE "ÉPICA DE LOS DESHEREDADOS"

Nuevo libro del poeta Fernando Vargas Valencia

Fernando Vargas Valencia

Colombia



Un homenaje poético a las víctimas de la Guerra en Colombia



Por: Fernando Cely Herrán

 

Recorrer los versos de este poemario es aproximarse a ese país permanentemente e intencionalmente evadido por la acostumbrada amnesia colectiva. Ríos de sangre y brutalidades humanas que enfrentan pueblos y veredas de remotas y cercanas geografías. Conmovedor compromiso del poeta al rescatar estos episodios que forman parte de una historia aún no escrita; testimonio asumido desde las voces que el juglar escuchó personalmente en sus periplos como jurista y guardó en sus retinas para convertir en versos bien logrados, las miradas absortas y perdidas, los impotentes recuerdos asumidos para que no se los trague el olvido.

 

Fernando Vargas Valencia, en su proceso de crecimiento poético, depura su acostumbrada sensibilidad, para brindarnos un nuevo trabajo esmerado y cuidadoso; nos compromete a la profunda reflexión frente a la “normalidad” que a diario nos presentan los medios de comunicación y nos invita a ser voceros permanentes de las comunidades que afrontan la barbarie.

 

EL SALADO I

 

“Los paramilitares que hace nueve años participaron en la masacre ocurrida en El Salado (Bolívar) obligaron a varias mujeres a desnudarse y bailar delante de sus esposos o padres, que después fueron asesinados”. Periódico El Tiempo.

 

La vergüenza de bailar

ante tantas miradas.

La vergüenza de mi piel desnuda

cuarteada por las sombras

de las aves tuertas.

El miedo que eriza mis senos

y que me hace temblar.

No puedo bailar así,

no con este olor a pólvora

y a muerte pospuesta.

Sé que voy a morir

y no quiero hacerlo bailando.

Mi madre me enseñó la danza

como juego de cortejos.

Nunca me habló de esta preñez fúnebre,

de esta sensación de terrible soledad sin música.

Este ejército de hombres

va a arrojar la rabia en cualquier momento.

No puedo, no quiero bailar

si la música es un golpe de luz

en la boca abierta de la noche.

Las ráfagas prometen venir pronto

y me parece demasiado impuro

recibirlas danzando.

No, no quiero bailar desnuda

si mi padre me observa.

 

Fernando Vargas Valencia - Épica de los Desheredados

 

 

 

PRÓLOGO A LA EDICIÓN COLOMBIANA DEL LIBRO “ÉPICA DE LOS DESHEREDADOS” DE FERNANDO VARGAS VALENCIA

 

Por: Álvaro Marín

 

 

¿Y qué es la poesía? Nadie lo ha dicho todavía. Lo que existe son acercamientos, inmediaciones donde el poema es sólo una nave, y si esta nave, el poema, no está conjurada, entonces su estructura puede averiarse, y disolverse sin hallar el sentido de su desplazamiento, sin dejar rastro en el océano de las palabras. El conjuro para que esta nave despliegue toda su fuerza con la que se desplaza ante una adversa gravitación está precisamente en la materia de la que está hecha: en las palabras. Con esta premisa del conjuro la nave se hace invulnerable al vacío, porque una palabra puede nombrar el mundo, o vaciarlo, la fuerza de las palabras prefiguran la realidad, o la destruyen.

 

Nada hay en la realidad que no haya sido previamente nombrado, el nombre de las cosas no es una llana titulación, es un llamado. El poeta es el que escucha el llamado y lo descifra en las palabras, el poeta conoce el tenebroso vacío de la palabra sin magia. Tal vez por esto dice Fernando Vargas Valencia “hay una terrible soledad que el poema no conjura”, no basta el poema, ningún poema es suficiente y además es necesario que sea suficiente el poema, es la paradoja de las palabras, quien escribe está balanceándose permanentemente en una paradoja, el contrasentido es el pulso de las palabras, si las palabras nombran la herida, es para que dejen de sangrar los cuerpos.

 

La poesía como conjuro del dolor es uno de los más buscados sentidos de la poesía colombiana, poesía que oscila entre el esteticismo que evade el mundo exterior y la llanura de la denuncia exteriorista, es decir, una cierta lealtad con la realidad que esta poesía reproduce y rechaza a la vez. De allí la dificultad del momento para el poeta colombiano que no quiere eludir su entorno, y al mismo tiempo busca recrear esa trama de realidad. El momento de la poesía de Fernando Vargas Valencia vive ese pulso, esas pendulaciones entre la necesidad del sueño y las contingencias propias de una vigilia amenazada. Los temas de la guerra, de los desplazados, de las masacres, del poder, son los temas más difíciles de tratar en la poesía colombiana, tal vez por su terror y su cercanía. María Mercedes Carranza intentó hacer un registro de las masacres en los diferentes lugares de Colombia, y sus palabras, sus poemas, se ahogaron en la sangre, esos poemas no fueron el conjuro de nuestra ominosa realidad, por esta razón esos poemas fueron prontamente olvidados después de su publicación.

 

Otro tanto busca Fernando Vargas Valencia con sus incursiones en el tema de las masacres, en un lenguaje sencillo, sin poses preconcebidamente poéticas. Fernando busca distanciarse de esa vertiente de la poesía colombiana buscando un propio horizonte, sin dejar de correr los riesgos que acompañan a esta clase de temas en la poesía. Hay algunos elementos en su estilo que llaman la atención, especialmente la contención imaginativa y la sobriedad en el lenguaje.

Este artículo tiene © del autor.

320

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3242081 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 726 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0