Portada del sitio > LITERATURA > Literatura Juvenil > LA LIBRERIA DE LOS SUEÑOS
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

LA LIBRERIA DE LOS SUEÑOS

FRAGMENTO

Valentín Justel Tejedor

España



 

Aquella humilde librería de barrio, ubicada en los bajos de un desusado pasaje comercial, escondía un increíble y asombroso secreto. Los niños acudían allí acompañados de sus padres, con la finalidad de elegir libros, que sobre todo, contuvieran coloristas y bellas ilustraciones, e historias con personajes de su candoroso ámbito infantil. Todo estaba aparentemente bien catalogado y clasificado para el exiguo espacio de que disponía el local, aunque paradójicamente existía un sereno desorden. En apenas diez metros cuadrados, se amontonaban infinidad de obras antiguas y modernas de la literatura castellana. Los lignarios estantes de color verdeceledón y azulino excedían su limitada capacidad, con volúmenes, que se apilaban, comprimidos y hasta estrujados, tanto en vertical como en horizontal. Justo en medio de una de las dos salas, había una mesa con montañas de libros que emergían en cuidadosas apilaciones verticales, describiendo pequeñas torres, con la salvedad que en cada hilera de tomos, había ejemplares de diversos autores y materias. Aquel tablón apaisado, contenía una buena miscelánea de la cultura hispanoamericana, hasta el punto de que algún adulto bromeando, decía que aquellos rascacielos literarios, le evocaban un miniaturizado sky line urbano.
Así, al dar unos pasos contados, se accedía a la sala contigua, de iguales dimensiones que la anterior. Sin embargo, en este nuevo espacio, el orden era más categórico. Los libros convivían unos al lado de los otros, con estricta contextura y disposición.
Arne, La librera clasificaba siguiendo el sistema decimal de Dewey, todos los volúmenes que tenía sobre su mesa, junto al ordenador, cumplimentando con esmero y verdadera dedicación las fichas bibliográficas y hemerográficas.
Detrás de ella, en un rincón esquinado, se perfilaban las cuadrangulares líneas de un pequeño portón, con manivela. Aquella puertezuela pasaba inadvertida, para quien por primera vez entrara en aquella librería, pero eran muchos los niños, que sabían que tras aquella tranquera, había un mundo maravilloso y virtual, donde uno mismo podía convertirse en el protagonista de cualquier historia infantil llena de fantasía (…) 

Este artículo tiene © del autor.

177

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3242081 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 726 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0