Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > TERRORISMO: MÁS ALLÁ DE LA PALABRA
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

TERRORISMO: MÁS ALLÁ DE LA PALABRA

César Rubio Aracil

España



Si de verdad queremos la auténtica paz, no la busquemos apoyando a quienes fomentan la violencia para defender los intereses de unos cuantos satanases.

Tal como normalmente se concibe, la palabra "terrorismo" carece de la significación semántica correcta. Terrorismo, según la definición del DRAE en su primera acepción (la segunda es una ampliación de la primera), reza así: "Dominación por el terror". Completamente de acuerdo. Sin embargo, por el uso y abuso condicionado de dicho término, en el ambiente popular no se contempla el terrorismo imperialista, de Estado, como el que practica la nación liderada por el omnipotente Bush, que tolera y subrepticiamente alienta la masacre palestina a cargo del ultraderechista Sharon. Ni se tienen en cuenta como tal "terrorismo" la invasión de Iraq, esgrimiendo como excusa para dominar el control de la energía mundial la posesión de unas armas de destrucción masiva que no se han encontrado; o el abandono de Afganistán después de haber sido aplastado y humillado por las fuerzas opresoras estadounidenses con el visto bueno de la C.E., ni mucho menos se acuerda casi nadie del papel denigrante de la CIA en Chile para derrocar al demócrata presidente Allende en favor del inhumano general Pinochet. Tampoco suele considerarse "terrorismo" la deuda exterior contraída por los países del Cono Sur a causa de la estrangulación económica de los pueblos sometidos al hambre generada por los EE.UU. Todas estas desventuras, lejos de estar subrayadas con la tinta/sangre de la dolida humanidad de tercera o cuarta fila, se someten a la consideración pública como si se tratase de una necesidad universal para detener la inconmensurable fuerza diabólica del terrorismo islámico, de la sinrazón de IRA, del despropósito de ETA o de cualquier otra formación polítca/religiosa -sin olvidar los nacionalismos disfrazados de democracia- al servicio de Satanás.

Antes, cuando la Unión Soviética (el comunismo) era respetada como una fuerza similar a la de los EE.UU. no había tanto terrorismo, ni sus prácticas eran tan virulentas como ahora. ¿Qué ha sucedido desde la caída del comunismo? Simplemente que, al no existir un equilibrio político internacional, se ha disparado el insaciable egoísmo imperialista que, valiéndose del hambre y la miseria de los pueblos sometidos, destina una gran parte de los recursos económicos mundiales para producir terror con las sofisticadas armas que los científicos del Pentágono crean para provecho de la oligarquía financiera.

A dos días de las elecciones legislativas de España, todavía no sabemos qué organización terrorista ha propiciado la muerte de casi doscientas personas inocentes y las heridas de 1400 ciudadanos del mundo, algunas de las cuales incrementarán el número de muertos libres de culpa.
El PP., acorralado por las circunstancias, clama por la unidad de los partidos políticos en defensa de la paz. Yo no me sumo a esa paz parcial, condicionada e indigna, que defiende la caída de un terrorismo unidireccional. Ni voy a asistir a la manifestación amañada por la que claman las formaciones políticas -incluida IU., a la que pertenezco-. Cuando se organice una manifestación que deteste de igual manera el terrorismo político/religioso como el de Estado me sumaré a ella, como he hecho en otras ocasiones, para defender la auténtica paz. Estoy harto de tanto engaño. He dado a los demás todo, absolutamente todo lo que poseía. Ahora, cuando estoy haciendo mi nido para despedirme de este mundo con nobleza, quiero recuperar la dignidad que he perdido por ser tan incauto, romántico y memo. Y que me perdonen los muertos y los vivos por ser como soy. Sólo confío en dos o tres personas. Es suficiente para sentirme dichoso de haber nacido. Insisto: Que me perdonen los muertos por no asistir a una manifestación engañosa, y que los vivos a quienes he servido con ingenuidad me dispensen el olvido que desde aquí les dedico.

César Rubio (Augustus).

Este artículo tiene © del autor.

857

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 16

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3242081 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 726 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0