Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > ESBOZO DE ANÁLISIS POLÍTICO DE LAS LEGISLATIVAS ESPAÑOLAS
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

ESBOZO DE ANÁLISIS POLÍTICO DE LAS LEGISLATIVAS ESPAÑOLAS

César Rubio Aracil

España



Considero un error atribuir los cambios políticos de gobierno a la sabiduría popular. El "cambio" es más bien una necesidad psicológica.

ESBOZO DE ANÁLISIS POLÍTICO SOBRE LAS LEGISLATIVAS ESPAÑOLAS

Con independencia de mi alegría por la recuperación del PSOE (cualquier movimiento sentimental desvirtúa el análisis), contemplo el resultado electoral de nuestras legislativas de 2004 no como un triunfo del intelecto (derrota de la improvisación y del sentimiento convulsivo) sino más bien como una necesidad psicológica de cambio. De la misma manera que de vez en cuando precisamos mudar los muebles de nuestro hogar de una a otra habitación o dependencia, y normalmente en toda larga relación de pareja llega el momento en que urge "beber" en otra boca, en política no podemos soportar demasiado tiempo una misma tendencia gubernamental. El progreso en la intención de voto favorable al PSOE iba perfilándose antes de que el brutal atentado ocurrido en Madrid acabara con la vida de 200 personas e hiriese a cerca 1500 criaturas inocentes. ¿Qué ha sido lo que ha propiciado tan espectacular cambio de la noche a la mañana? En mi opinión, la arrogancia, la manipulación informativa y las mentiras del PP. Pero antes de todo esto, insisto, ya se estaba gestando el vuelco político.
Atribuir tan rotunda mudanza al instinto del pueblo -al que no le niego su poder intuitivo- no creo que haya sido la causa determinante de la victoria socialista. Si de intuición, instinto y sabiduría popular se tratase el PP no hubiese alcanzado el poder en 1996, porque el pueblo raso tiene sobrada experiencia de cómo actúan las derechas. Sin embargo, me siento obligado a recurrir a la excepción en un caso concreto: el olfato político andaluz. Allí no ha habido cambio (sigue gobernando el PSOE, ahora con mayoría absoluta), porque nuestros sureños peninsulares llevan marcada en su piel la huella milenaria de los azotes recibidos de manos latifundistas en connivencia con la implacable derecha. ¿Ha triunfado allí el nacionalismo, tal como aparentemente ha sucedido en Cataluña? Todo lo contrario. El poco que había, ha menguado. ¡Brava Andalucía!
Respecto a Cataluña, territorio español que admiro, el triunfo nacionalista ha sido insignificante, pero algo ha sido. "Algo" de lo que quizá tengamos que arrepentirnos algún día. En la pasada legislatura CiU contaba con 15 diputados y ERC, 1. Ahora han sido 10 y 8, respectivamente. Diferencia: 2 diputados, que nos vemos forzados a atribuir al incremento participativo en las urnas. ¿Triunfo? Es evidente que sí. Pero triunfo de la radicalización del voto nacionalista, como apunté en uno de mis anteriores artículos: porque la mayoría de dichos sufragios son los fugados de CiU hacia ERC.. Y los dos diputados restantes, qué pena, los de la juventud y de los indecisos que en esta ocasión han tenido a bien participar. ¿Queda claro?
A J. L. Rodríguez Zapatero le ha caído la grandísima responsabilidad de: luchar contra el terrorismo internacional, recuperar ante la CEU el prestigio político que nos ha hecho perder el PP., regenerar de manera total el ministerio de Asuntos Exteriores, enfrentarse a los EE.UU. al haber prometido retirar de Iraq a nuestros militares, vérselas con los dinosaurios que aún quedan en su partido, gobernar sin coalición alguna y lidiar en el Senado con la fuerza mayoritaria del PP., enfrentarse a la Iglesia, encauzar debidamente la Educación y la Sanidad ... Demasiado trabajo y excesiva responsabilidad si no cuenta con la atenta mirada y el apoyo de los españoles que nos hemos comprometido con nuestro voto, y de la honestidad de una oposición responsable.
La política mundial -lo he reiterado en más de una ocasión- sólo tiene un camino: el trazado por los EE.UU. Quien intente abandonarlo -caso de Cuba- se las tendrá que entender con los embargos, cuando no con la armas- del gigante yanqui. Dicho camino es muy largo, pero de escasa anchura. Sin embargo, todo espacio tiene una parte derecha y otra izquierda. Esperemos que el PSOE se ajuste lo más posible al lado opuesto que eligió el PP. cuando comenzó a gobernarnos.

Seguiremos analizando a nuestro aire.

César Rubio (Augustus).

Este artículo tiene © del autor.

783

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 10

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3288346 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 778 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0