Portada del sitio > TRIBUNA LIBRE > ANÁLISIS POLÍTICO DE LAS LEGISLATIVAS ESPAÑOLAS DE 2004
Grabar en formato PDF Imprimir este artículo Enviar este artículo a un amigo

ANÁLISIS POLÍTICO DE LAS LEGISLATIVAS ESPAÑOLAS DE 2004

César Rubio Aracil

España



ANÁLISIS POLÍTICO DE LAS LEGISLATIVAS ESPAÑOLAS (II)

Decíamos en el artículo anterior sobre las legislativas españolas que, en general, el pueblo necesita cada cierto tiempo el "cambio" político como consecuencia de ciertas exigencias psicológicas más que como resultado del triunfo razonador (intelecto), lo cual sigo manteniendo. Sin embargo, no por ello se deja de pensar de vez en cuando en función de lo que se escucha y se lee, aunque sea bastante más de lo primero; escuchar resulta más cómodo que fijar la tención en un libro o en un periódico, excepto cuando se trata de las páginas deportivas o de las revistas del corazón. De ahí que a las masas se las maneje con facilidad. No obstante, cuando las maniobras políticas son tan burdas como las ejecutadas por el PP. tras el terrible atentado que acabamos de sufrir (creyendo algunos destacados gobernantes que el raciocinio de la inmensa mayoría de los sufridos votantes es ligeramente más elevado que el de los monos), la reacción de los afectados se convierte en proceso catalítico o acción activadora, que genera el voto de castigo -como le sucedió en su día al PSOE-, sin más elevada reflexión que la de sentirse burlados. Y ahora me pregunto: ¿Qué otra alternativa les queda a las multitudes, además de votar al PSOE y a los partidos nacionalistas en determinadas áreas geográficas? Cuando una formación como IU ha estado machacada sin piedad (pese al extraordinario papel representado por el PCE durante la Transición, con Santiago Carrillo al frente), siendo tildada de comunista por todo dios político, repito, ¿a qué otro partido se puede votar? De ahí que tengamos, como sucede en todas las naciones "democráticas" -con esto no decimos nada nuevo-, dos grandes bloques: el del poder y el del repuesto. Uno -el de "izquierdas"-, dispuesto a desempeñar la labor más ingrata: reconversión industrial, con los consecuentes despidos masivos; ordenación laboral en beneficio de los empresarios y de la Banca; depuración del Ejército; remodelación de las fuerzas represivas y, aguas abajo, todo lo demás para sanear la economía nacional en detrimento de los de siempre, y el otro bloque -las derechas-, a seguir las directrices de los EE.UU. Pero, ¡ojo!, esta ordenación inamovible es mucho mejor que una dictadura.
Pues bien, en parte como resultado de la tragedia acontecida, el pueblo ha dicho ¡Viva Zapatero!, incluido quien esto escribe. Porque nuestro flamante presidente venía aureolado de cierto talante permisivo, y como los ciudadanos más desfavorecidos -que somos la inmensa mayoría- deseamos la concordia, hemos pensado grosso modo: "¿Qué más da votar socialismo que PP"? Es decir: las personas sencillas lo que deseamos es tener paz, un televisor, un cochecito "leré" y unos cuantos euros semanales para gastarlos los domingos en un restaurante cualquiera. Lo demás: educación, cultura, solidaridad humana, unidad de las naciones y todas esas "bagatelas" no son más que obstáculos para complicarnos la vida. Por eso IU ha quedado descalabrada en estas elecciones -y seguirá con lo mismo-, ya que el "voto útil" es necesario para seguir manteniendo el orden internacional que exige Bush. Sin embargo, yo estoy satisfecho. Estoy contento porque veo en Rodríguez Zapatero a un hombre de bien que va a hacer todo lo humanamente posible por democratizar un poco más nuestro país y darle la dignidad mundial que merece, pese a que la prensa de más tirada sea la deportiva y la de las revistas del corazón. Al menos, que su gestión pueda ser tan exitosa como para retirar de la enseñanza la asignatura de religión, regularizar con decencia a los inmigrantes, velar por la seguridad ciudadana, potenciar la sanidad -no la privada-, racionalizar la Hacienda Pública para que paguen más lo que más ganan ... y basta. ¿Adónde vas con tantas pretensiones? Dentro de un par de legislaturas, si antes no se cometen errores de bulto, Rajoy estará en condiciones de encandilarnos con un pirulí. Porque el cambio -si se trata de "cambiazo" aún es más divertido- lo necesita el pueblo por razones psicológicas.

César Rubio (Augustus).

Este artículo tiene © del autor.

884

Comentar este artículo

   © 2003- 2015 MUNDO CULTURAL HISPANO

 


Mundo Cultural Hispano es un medio plural, democrático y abierto. No comparte, forzosamente, las opiniones vertidas en los artículos publicados y/o reproducidos en este portal y no se hace responsable de las mismas ni de sus consecuencias.

Visitantes conectados: 15

Por motivos técnicos, reiniciamos el contador en 2011: 3332346 visitas desde el 16/01/2011, lo que representa una media de 621 / día | El día que registró el mayor número de visitas fue el 25/10/2011 con 5342 visitas.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0