Reynaldo González, Premio nacional de literatura 2003
Sábado 27 de diciembre de 2003.

El Premio Nacional de Literatura de Cuba correspondiente a este año recayó en el narrador, ensayista, poeta y antropólogo Reynaldo González Zamora, según se conoció hoy en la sede del Instituto Cubano del Libro.
Un jurado presidido por el escritor Lisandro Otero —laureado en la pasada edición del certamen— e integrado por Mirta Yañez, Ana Cairo, Miguel Mejides y David Mitrani resolvió unánimemente otorgar el galardón al autor de Al Cielo sometidos, novela ganadora del Premio Ítalo Calvino en el 2000.

El conjunto de la obra de Reynaldo es de gran importancia para la cultura cubana y, como si fuera poco estar ya entre nuestros escritores contemporáneos de mayor valía, recientemente se ha revelado como poeta de primer nivel, expresó Otero.

Por su parte, Ana Cairo, destacada ensayista, crítica e investigadora del idioma se refirió al aporte del agasajado en los terrenos de la antropología social y cultural cubana para lo cual citó como ejemplo La fiesta de los tiburones, uno de los títulos más significativos de la literatura testimonial en Cuba.

La especialista se refirió, además, a la prolijidad de detalles y argumentos que caracteriza a las creaciones de González tras cada una de las cuales "se aprecia una sólida cultura asentada en cientos de libros leídos y cuidadosamente estudiados".

El Premio Nacional de Literatura 2003 será entregado el próximo seis de febrero, como parte del programa de actividades de la Feria Internacional del Libro de la Habana.

A la edición de este año estuvieron nominados 11 personalidades relevantes de las letras cubanas, propuestas por 34 instituciones del país y ganadores de anteriores versiones del premio.

Reynaldo González Zamora nació en Ciego de Ávila, en 1940.

Entre las cualidades sobresalientes de su obra se halla un peculiar sentido del humor, a la vez seductor, polémico y en ocasiones sardónico, con el que aborda temas que transitan desde la memoria histórica hasta la inmediatez de los tiempos actuales.

A su talento se deben los ya devenidos clásicos Contradanzas y Latigazos —modelo de enfoque interdisciplinario sobre la obra de Cirilo Villaverde y la época en que vivió el autor de Cecilia Valdés— y Lezama Lima, el ingenuo culpable, visión crítica acerca de una de las figuras cumbres de la literatura cubana.

Galardonado anteriormente con el Premio Nacional de Periodismo, el Casa de las Américas y el Juan Rulfo de cuentos, además del ya citado Ítalo Calvino, González se desempeña actualmente como articulista de la revista Revolución y Cultura y del periódico Juventud Rebelde, entre otras publicaciones.

El Premio Nacional de Literatura fue entregado por vez primera en 1983, ocasión en que se le confirió a Nicolás Guillén.






Foro sobre esta noticia